sábado, 27 de abril de 2013

Escrito por Karla Medrano en , , , | 2:07 p. m. 1 Comentario

Cuando no crecen los cuentos



¿Han escuchado hablar de las minificciones?, o ¿cuento súper corto?  Micro relato o nano cuento, como se le quiera decir, una minificción es eso, una historia contada en pocas palabras, nunca excediendo más una cuartilla.
Uno de las minificciones más nombradas y renombradas es “El Dinosaurio” de  Augusto Monterroso:

“Y cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.”


En 7 palabras, Monterroso nos da, una historia, e incluso utiliza la técnica narrativa del Efecto Coleridge.

La minificciones son una buena opción para cuando tienes una idea que no te da para cuento, quizá se sienten fáciles y a veces incluso absurdas, pero a mi punto de vista siempre son muy creativas y ocurrentes.

Aquí les dejamos algunas que Ale y yo escribimos en el taller de Escritura creativa impartido por la maestra Carolina Aranda.



Virtualidad
Iba cayendo por una profunda vertical, por fin iba a acabar con sus problemas y su miserable vida, de pronto alguien apretó el botón de reinicio.

Calentamiento Global
Y el oso polar despertó de su hibernación, y vio con gusto que en su patio estaba la alberca que siempre había deseado.

El burro.
María había sido invitada a comer a casa de su suegra, tenía apenas unos meses de casada. Su esposo Ramón y sus cuñados habían estado presentes durante la comida. Mientras ellos conversaban con su madre,  María recordó que su suegra le había prestado el burro para planchar la ropa unas semanas atrás y que por las prisas al salir de su casa se le había olvidado.
- Doña Meche – dijo María interrumpiendo la conversación que su suegra mantenía con sus hijos.
- ¿Qué pasó? – le preguntó Doña Meche.
- Allí tengo su burro, ya se lo voy a regresar – le informó María con una sonrisa nerviosa.
Uno de sus cuñados volteó a verla y después se dirigió a Doña Meche.
- Ya oyó ‘amá  - comentó – le quieren regresar al Ramón.

Por Alejandra Maraveles.

Travesuras.
 El viento soplaba con gran fuerza, y cuando menos lo imaginé vi como la corriente se llevaba mi nariz.

Mudanza.
La aparente verruga que acompaño su mejilla izquierda por toda la vida, simpática asomo 7 patitas para huir de la vejez.

Buen pescador.
 Hoy pesque un resfriado sin anzuelo, mi padres estaba tan orgulloso que me incitaron a servirlo en la mesa, para cuando la cena terminó, mi familia se deleitaba con el húmedo manjar.

Calor
Toda la semana mi cuerpo ha mantenido una temperatura cerca a los 70°, ni los doctores, ni mi familia sabían que hacer conmigo. Para cuando desperté de mi sueño vespertino, una olla de sopa se calentaba en mi ombligo, y en mis hombros mis hermanos asaban malvaviscos.

Por Karla Medrano.




Reacciones:

1 comentario:

  1. Hola!! Excelente nota y selección de microrelatos! Lo bueno, si breve, dos veces bueno. La minificción es mágica y muy atrapante. Es increíble la complejidad literaria que puede lograrse en solo un par de lineas

    Justamente también hable de los microrelatos en mi blog, donde menciono algunos detalles y características generales.



    Te invito a leer mi nota y comentarla!!

    http://www.viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/07/una-caracterizacion-vertiginosa-de-la.html


    También, si querés podés seguirme en:

    https://www.facebook.com/sivoriluciano


    Subo notas de literatura, cine, humor y cultura en general. Saludos!!

    Luciano

    ResponderEliminar

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter