sábado, 11 de mayo de 2013

Escrito por Karla Medrano en , , , | 12:46 p. m. Sin comentarios
Intensidad en el cuento

El día de hoy, Alejandra y yo optamos por postear los ejercicios que hicimos en un principio sobre la atmósfera.

La idea principal de estos textos, era dar una atmósfera sin mencionar a que queríamos evocar, creo yo, que este es uno de los recursos más importantes cuando escribimos, ya que si no sentimos la fuerza propia que la escena tiene, la intensidad ajena a lo que está pasando dentro de los personajes, nos será más difícil dar un tono, o que el lector lo capte.



Así que aquí les dejamos nuestros ejercicios:


Creando atmósferas

Sonó el despertador, manoteó buscando el botón para apagarlo, abrió los ojos y miró con desagrado que aún era de noche, suspiró y cerró los ojos nuevamente. El despertador que se había detenido momentáneamente volvió a dispararse. En esta ocasión prendió la lámpara de noche que estaba sobre el buró. Había dormido sólo 4 horas. De mala gana se dirigió al cuarto de baño, arrastró los pies hasta la ducha, se quitó la pijama lentamente y abrió el grifo del agua caliente, el vapor no tardó en llenar el pequeño lugar. El baño apenas duró unos pocos minutos. Se lavó el cabello y el cuerpo lo más de prisa que sus torpes movimientos le permitían. Una vez que estuvo limpio, tomó la ropa que había preparado desde la noche anterior. Se dirigió a la cocina sirvió agua en la cafetera, sabía que si al menos no se tomaba un café no soportaría el mantenerse despierto. Vertió el líquido en un termo y lo llevó consigo hasta la puerta. Tomó los papeles en los que había estado trabajando hasta muy tarde. Los colocó dentro del portafolios sin soltar el café haciendo malabarismos con una sola mano libre. Salió de su departamento, escuchó el click de la puerta que le indicaba que se había cerrado se subió a su carro, depositó su portafolios en el asiento del copiloto y después colocó la taza-termo en el portavasos. Un semáforo en rojo, después un atasco, le tomó más tiempo de lo normal llegar a la Oficina. Entró a ella llevando aún su termo y el portafolios, llegó a su cubículo, prendió la computadora, dejó el termo a un lado y del portafolios sacó los papeles. Las horas avanzaron lentamente, el trabajo que había terminado no había servido de nada, el proyecto había cambiado y tendría que iniciarlo nuevamente, seguramente esa noche volvería a quedarse hasta la madrugada terminándolo y día siguiente volvía a ser igual.



Por Alejandra Maraveles


Duda
Nací siendo inocencia, una inocencia líquida que con la más pequeña llama se convertiría en fuego. Nací pensativa, reflexiva, nací observadora, nací con manías ocultas y siendo un misterio encubierto de lo que algún día sería.
Nací siendo lo que soy, sólo que lo oculté en mi cabeza, creando abismos de pensamientos que intenté esconder, escondiendo a su misma vez quien era en realidad.
Nací siendo obscuridad, y en un pequeño intento por cambiar, deparé en que me gustaba esa parte de mi, y que no sólo era obscuridad, sino que también era luz.
Nací siendo miedo, el miedo me calaba hasta los huesos cuando por las noches, los sonidos de el aire jugaban en mis sábanas, el miedo carcomía mi cabeza creando mil leyendas que me trastornaban al borde de la locura.
Nací siendo fuerza, y aunque la vida me hizo más fuerte, los recuerdos de la debilidad se extrañan en mi cabeza, las ganas de necesitar que alguien me proteja, las ganas de sentirme pequeña, irrumpen en mi mente cuando siento que no puedo ser más fuerte, mas grande, mas alta.
Entonces comprendo, que nací siendo duda y que al igual la inocencia, la obscuridad, el fuego, el miedo, la duda también me origina y no la puedo controlar. La duda se encarna, se prende, se siente, y yo en mi leve intento por apagarla, uso mi fuerza viendo como se quema junto con la duda, veo como la luz, en vez de apagar el fuego, se une en una sinfonía para avivarlo, y ante mis ojos, veo como la duda se come todo con lo que nací.


Por Karla Medrano

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter