jueves, 9 de mayo de 2013

Escrito por Karla Medrano en | 11:17 p. m. Sin comentarios

La musa inconveniente

No les ha pasado?, muy a menudo solía sucederme que cuando dormía, en muchas ocasiones, entre la vigilia y el sueño, se me ocurría una idea, una que de seguro me llevaría a un cuento, y siempre pensaba que iba a ser uno muy bueno, en ese momento sólo tenía dos opciones: zzZZ, quedarme dormida o levantarme hasta el escritorio y tomar la pluma y la libreta.


Y es que cuando uno está dormido, el escritorio puede estar a pasos de distancia, y sentirse la cosa más lejana, las piernas están dormidas, pero por otro lado sabes que si vuelves a dormir la idea jamás volverá a ti, o por lo menos a mí me costaba mucho recordarla.

Recuero que un día no tenía de que escribir, y escribí de eso, de un señor que es atrapado por su pluma, obligándolo a escribir hasta altas horas de la noche, como ya hemos comentado, escribimos de lo que nos acompleja en ocasiones, y desde luego no iba a dejar pasar la oportunidad de enmarcar mi frustración por no poder dormir en paz.



Hoy en día aprendí a dormir con una libreta bajo el colchón, y una pluma en medio de las hojas, y aunque la musa ya no me despierta tan a menudo, creo que esa libreta encontró su lugar allí, en el colchón esperando por más letras.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter