domingo, 12 de mayo de 2013

Escrito por Karla Medrano en , | 5:59 p. m. Sin comentarios

Los vampiros que salen del ataúd


Con el reciente bum de los vampiros, se dieron entrada a muchísimas historias que hablaban sobre estos seres oscuros que beben sangre por la noche, una de las historias que a mi punto de vista, son sumamente originales, realistas y a pesar de su contenido “inmortal” pienso que esta serie está plagada de condición humana.

Nos encontramos en una sociedad donde los vampiros han salido a la vista de los humanos, todos saben de su existencia, los vampiros ahora se alimentan de un suplemento llamado “true blood”. Nuestra historia se centra en Sookie  Stackhouse, una chica que desde su nacimiento posee la capacidad de leer las mentes y en su encuentro con el vampiro Bill Comton.


La historia nos va llevando a través de varios temas centrales, desde un inicio podemos ver la conexión, atracción y amor que sienten el uno por el otro.  La primera temporada (actualmente se preparan para empezar la sexta) gira entorno a una serie de asesinatos, que han perjudicado directamente a Sookie.



En la segunda temporada se toca el tema de una Medea, lo interesante aquí es que podemos visualizar una tremenda cantidad de criaturas, desde hombres lobos, cambiantes, hadas etc.

La serie es conocida principalmente por sus marcadas y explícitas escenas de sexo, y aunque en algunos capítulos si se llega a sentir muy cargadas, creo que la historia como tal tiene una fuerza en cuanto a la atmósfera, los personajes tan bien logrados, y toda la cuestión y las características que hemos visto en la mitología vampírica.



Me gusta mucho, por el simple hecho de plagar a los vampiros de condición humana, en esta serie los podemos ver enfrentándose a la sociedad como lo es, tal cual, una sociedad en la que las personas no los aceptan, en la que se trafica con su ellos, pero también una sociedad que se está adaptando mercadotécnicamente a los vampiros, hoteles, spa, prostíbulos, bares, en las que la única exclusividad es tener colmillos, vampiros con deseos suicidas, y sobre todo una analogía medio escondida de “¿quién es más monstruo el humano o nosotros?”


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter