sábado, 22 de junio de 2013

Escrito por Karla Medrano en , , , | 6:48 p. m. Sin comentarios
Sin dejarme dominar.
En mi caso las palabras las empleé de forma distinta, no escribí un cuento, la musa bajó y decidí escribir poemas. 
 
Muerte
La muerte se posaba en la entrada
Esperando sigilosa mí descuido
Esperaba con gracia, y callada
A que yo hiciera algún sonido

Las criaturas de la noche se ponían en mi contra
Por la abierta ventana un Búho se asomaba
Extendía sus alas color ámbar, mientras la muerte se acercaba
Iluminaba la entrada con una mirada siniestra

Al ver su rostro obscuro y tenebroso; decidido e imponente
Por mi cuerpo se extendió un sentimiento ambivalente
Sentí miedo, un miedo sofocante, pero a la vez,
Las ganas, la alegría, la necesidad que me dejaba la vejez

Afuera el aíre helado y asfixiante era cada vez más insoportable,
Una planta de lúpulo que subía hasta mi ventana se agitaba contra el viento
Y por un breve momento, todo lo que a mi alrededor yacía se quedo inestable
La muerte penetro en la habitación, extendiendo por ella un inesperado calor

Por un pequeño momento, no supe lo que pasó, una caricia tocó mis ojos
Haciendo que me invadiera una sensación de liberación
Después de entrar a una leve y profunda levitación
En lo más obscuro de mi mente aparecieron unos notables bosquejos

Comencé a recordar tras los dibujos mi vida,
Sentía, olía, veía, andaba y era feliz
Un tierno olor a lavanda tan familia recorrió mi nariz
Y éxtasis de los sabores de la mermelada
Juguetearon en mi mente sin medida

Y después de ver todas esas cosas de ensueño…
Lo supe, recordé que eran pocas las cosas buenas
Que en mi vida había más calumnia y engaño,
 Las buenas, no me alcanzaban para cubrir una sola de mis penas

Muerte ven e invade mi cuerpo
 Hazme sentir tu frió aliento
Yo no quiero vivir en este tormento
Solo quiero que todo se lo lleve el tiempo

Muerte que no depara en nada
Solo te pido que pares mi alma
Ya ven, ya no me hagas llegar a la campanada
Muerte solo quiero estar en calma

¿Por qué te anhelo tanto muerte?
Te anhelo tanto por el horror en el que vivo
Porque el hecho de anhelar no me es suficiente
Ven muerte te recibo abiertamente

De pronto me sentí frio y comprendí que todo acabo
Me mire desde afuera de mi y lo que vi fue tranquilidad
Sentí como la muerte me invitaba a seguirla y tras pasar el limbo
Legue al que era mi destino,  encaje con lo que ahora era mi verdad

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter