viernes, 28 de junio de 2013

Escrito por Karla Medrano en , , | 11:52 p. m. Sin comentarios

Los recovecos de la poesía





El tema se debe al actual estado poético en el que todos los miembros del libro rojo nos encontramos, y es que las recientes tareas han tomado ese giro.


Lo cierto es que hay dos tipos de personas cuando hablamos de escritura (claro que debe haber más, pero sólo mencionaré estas). El narrador es aquel escritor que posé la capacidad de escribir, si bien algunas veces con imágenes poéticas y uno que otro tono poético, pero en su mayor parte en párrafo, y no sólo eso, de una forma quizá un poco más clara… o bien, usando un hilo conductor que nos dará la historia. Y el poeta es aquel escritor, que adopta siempre un código (forma en la que me gusta llamar a la estrofa), un código a base de imágenes, ritmo, juegos, pero quizá nunca veremos un hilo conductor, una idea clara… por otro lado, tendremos mucha belleza.

Quiero aclarar que amo y respeto ambos géneros, sin embargo, siempre he tenido mayor facilidad al escribir narrativa, conozco a pocos escritores (a los cuales en serio… mis respetos), que puedan dominar estos dos códigos de una forma magistral, es como si los poetas tuvieran un chip diferente al de los narrados y viceversa.

Como mencione en un inicio, ahora mismo nos encontramos escribiendo poesía, a lo cual Ale me comentaba en clase:
-Me dio mucha pena leer mi poema.


Lo cierto es que cuando uno escribe se desnuda, deja salir sus demonios, pero cuando unos escribe poesía, plasma las letras preso de todo eso, encerrado y revuelto con sentimientos, belleza, el todo de un artista. Concluimos que no era sorpresivo en absoluto que nos resultara más vergonzoso compartir textos que emergieron de esa condición de poeta pero que sin embargo, era una experiencia que queríamos tener.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter