viernes, 19 de julio de 2013

Escrito por Karla Medrano en , , , , , | 11:23 p. m. Sin comentarios
Impotencia literaria

Ya hemos hablado de algunas otras situaciones que impiden al escritor ejercer su divina tarea, hemos hablado de bloqueos, pero hay algo muy en común que suele pasar cuando el ambiente se torna "inadecuado".



Y lo cierto es que lo dije muy formal, pero una de las cosas que más a menudo me pasan cuando me llega la musa, es no poder recibirla porque hay personas haciendo ruido, intentando platicar conmigo o consultándome algo, entonces pasamos a la  segunda fase que llamo "ideas atoradas", y es que la idea está allí, pero no puedes plasmarla, quizá el calor, o el ambiente se vuelva el factor principal, y para mi, esta es la forma más fea de perder la oportunidad de escribir.

No es que me pase a menudo, no... para nada (SARCASMO), pero en cierta forma, otra de las cosas que pueden impedir a alguien escribir, es el tener que cumplir con algunas otras actividades. No poder hacer lo que en ese momento quieres, pero bueno, también es cierto que antes de escritores somos, hermanas, hijos, y personas con responsabilidades, ¡Yupi! (SARCASMO), que tienen que cumplir con otros compromisos. 



Escribir siempre tiene que ser sencillo para quien ama hacerlo, quizá en ocasiones uno se ponga moñudo, pero es más que nada sentir una confianza y seguridad con el ambiente, con todo, para poder dejar que las letras fluyan, aún no encuentro la solución a mi problema de espacio para escribir y mucho menos al de tiempo, pero sé que seguiré haciéndolo, quizá no en la cantidad que me gustaría, pero hacerlo, ya es más que suficiente.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter