viernes, 21 de junio de 2013

Escrito por Nicte Yuen en , , , | 5:36 p. m. 2 Comentarios


Cuando nace el escritor que llevamos dentro.



Todo escritor tiene un comienzo, el mío se remonta dieciocho años en el tiempo, cuando yo recién había cumplido los doce. Era una niña, por aquel entonces, con un gran amor por los libros; especialmente por aquellos que mis padres me proveían, pues en ellos habitaban antiguas leyendas mayas. Después de los libros, el séptimo arte era una de mis grandes pasiones, como aún lo es hoy en día. Añoraba sentarme en una de esas butacas en la última fila de la sala de cine, y presenciar una tras otra, ese desencadenamiento de escenas. Sentir las emociones escapando de la pantalla, introduciéndose en mi propia piel.

La búsqueda por buenas historias cinematográficas era constante, a veces llegaban a mí de las maneras más insospechadas, otras eran un simple tropiezo. Recuerdo una tarde, una amiga fue a visitarme a casa, llevaba una muñeca nueva, estuvimos  jugando sentadas en el pequeño jardín al final del pasillo: Anoche vi una película a escondidas, salían vampiros, y todos eran muy guapos, deberías de verla, dile a tu mamá que te deje verla, nomas asusta poquito. Y como mi mamá también era una gran cinéfila, no dudó en rentarme dicha película, su nombre: ENTREVISTA CON EL VAMPIRO.





Desde la primera escena la ame, ame todo de ella, la música que provocaba que mi cuerpo vibrara, los diálogos, las sombras, la sangre, Nueva Orleans, París, el teatro, y por supuesto, los vampiros: Louis, Lestat, Claudia y Armand. Debí verla una docena de veces. Aquel año, mamá terminó rentándome dicha cinta al menos una vez al mes. Y yo terminé recitando de memoria cada uno de los diálogos.


En el viejo mundo lo llaman el Don Oscuro, y yo te lo he dado.

Era una asesina feroz, capaz de buscar la paz con la tenacidad propia de los niños.

Habían pasado treinta años, y ella seguía siendo una niñita eterna, solo sus ojos revelaban la historia de su edad, mirando fijamente a los ojos con preguntas que necesitarían respuestas.

Yo deseaba que esas aguas fueran azules, pero eran negras, eran aguas de la noche, y como sufría tratando de recordar de qué color era la piel cuando joven.

Unos meses más tarde, mamá me regaló el libro. Recuerdo cuán feliz me sentí al entrar en contacto con semejante objeto, me quedé largo rato mirando la portada, y el nombre de la autora  en ella, Ann Rice.    




ENTREVISTA CON EL VAMPIRO se convirtió a partir de aquel memorable momento, no solo en mi película preferida, sino también en mi libro. Entonces quise ser como Ann Rice, tener esa capacidad para poder trasportarme a Nueva Orleans a través de la palabra. Quise ser escritora.


Obtuve una vieja máquina de escribir, tecleaba con un solo dedo tardes enteras, imaginando mundos donde los monstruos eran bellos, seductores e inevitablemente mortales.  Así fueron surgiendo mis primeras historias. Con el paso del tiempo, la máquina de escribir fue sustituida por una eléctrica, y años más tarde por una computadora de escritorio. Aunque nunca he dejado de tomar lápiz y papel cuando la inspiración me golpea de frente.     
Reacciones:

2 comentarios:

  1. Has escrito algun cuento de vampiros? o novela? veo que eres muy fan!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gusto recibir comentarios, saludos! Y respecto a tu pregunta, déjame contarte que sí he escrito varios cuentos sobre vampiros, y también algunos poemas sobre estos seres succionadores de sangre. Actualmente estoy escribiendo una novela al respecto.

      Escribir sobre vampiros es uno de mis grandes placeres.

      Eliminar

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter