miércoles, 8 de mayo de 2019

Escrito por Nicte G Yuen en , , , | 6:36 p. m. Sin comentarios



La mejor parte del universo literario al que tenemos acceso los lectores, es la infinidad de temas que podemos encontrar entre las páginas de un libro. Ustedes citen un género literario, un tema, ciertos personajes, un estilo narrativo o cualquier otra cosa que sobre la cual les gustaría leer, y seguramente encontrarán su novela ideal.  Y como durante el mes de mayo celebramos el día de las madres, seguramente más de alguno está  en busca de una historia interesante al respecto; por tal motivo y porque Madre solo hay una  en esta ocasión nuestro TOP 5 tiene justo lo que necesitan para pasar un rato agradable en estas fechas; cinco recomendaciones donde el personaje central de la trama es la mamá. Todos los libros que están incluidos en este Top los pueden encontrar fácilmente en su librería más cercana, o si lo prefieren pueden leerlos en versión digital e incluso algunos de estos libros ya tienen adaptación cinematográfica; además aunque todos ellos nos hablan sobre madres, las historias que abordan los autores en estas novelas son absolutamente distintas unas de otras. Sin más que agregar espero que se den la oportunidad de leer alguna de estas novelas, y si ya las leyeron nos pueden dejar en los comentarios sus impresiones.



1 PAULA

SINOPSIS: Cualquier libro de Isabel Allende es un acontecimiento. Paula lo es especialmente porque se trata del más conmovedor, personal e íntimo de todos los libros que ha publicado hasta la fecha. Cuando la gran autora Chilena se encontraba en España con ocasión de la presentación del plan infinito, su hija Paula entró en estado de coma. Junto al lecho de Paula, mientras seguía con angustia la evolución de su enfermedad, Isabel Allende comenzó a redactar en un cuaderno la historia de su familia y de sí misma con el propósito de regalársela a su hija una vez superara el dramático trance. Sin embargo, éste se prolongó durante meses y los apuntes de la autora acabaron convirtiéndose en un libro apasionante y revelador. Isabel allende ejerce aquí su prodigioso talento narrativo para recuperar y asumir sus propias vivencias como mujer y como escritora, así como las de su familia y las de la historia reciente de su país. Autorretrato de insólita emotividad al tiempo que exquisita recreación de la sensibilidad de las mujeres de nuestra época, Paula perdura en el ánimo del lector con la intensidad de una experiencia indeleble.


2 QUIÉN QUIERE SER MADRE
SINOPSIS: Esta es la historia de un deseo, de las expectativas, del ahora o nunca, de decisiones y renuncias, pero sobre todo de aprendizaje y honestidad con uno mismo cuando nuestros sueños más primarios nos retan. Dicen que detrás de toda mujer sin hijos hay una historia. ¿También detrás de las que los tienen la hay? Justo antes de cumplir los cuarenta años, Silvia se enamora y poco después pierde a su padre. Es entonces cuando decide quedarse embarazada. Siente que la vida le debe otra vida. Esta valiente novela autobiográfica va desgranando los hitos iniciáticos que atraviesa toda mujer cuyo deseo de embarazo se ve frustrado mes a mes: la urgencia biológica, la incertidumbre, el fantasma de la infertilidad, las reacciones de los seres queridos, el sexo mecánico, el desgaste de la pareja, los miedos y la reproducción asistida como horizonte. Pero no olvida lo bueno: el amor, la familia, los amigos y la pasión. Silvia Nanclares suma su nombre al boom de las nuevas voces femeninas españolas con un libro que es una combinación de poderosa memoir y novela de gran fuerza visceral e irónica inteligencia.


3 APEGOS FEROCES
SINOPSIS: Pocas veces en la literatura se ha retratado de manera tan humana, vital y honesta la relación entre una madre y su hija como en Apegos feroces, las memorias de la escritora y activista Vivian Gornick, ahora publicadas por primera vez en español desde que vieran la luz en inglés en 1987. Gornick, una mujer madura, camina con su madre, ya anciana, por las calles de Manhattan, y en el transcurso de esos paseos llenos de reproches, de recuerdos y complicidades, va desgranando el relato de la lucha de una hija por encontrar su propio lugar en el mundo. Desde muy temprano, Gornick se ve influenciada por dos modelos femeninos muy distintos: uno, el de su madre, una mujer neurótica, terca e inteligente que dedica toda su energía al cuidado de su familia, que coloca el amor en el centro de su existencia y renuncia a cualquier otro ideal; el otro, el de Nettie, la joven vecina apasionada, inexperta y dependiente, viuda y madre de un bebé, que sólo se siente segura frente a los hombres, consciente de que es sensualidad en estado puro. Ambas, figuras protagónicas en el mundo plagado de mujeres que es su entorno, representan modelos que la joven Gornick ansía y detesta encarnar, y que determinarán su relación con los hombres, el trabajo y otras mujeres durante el resto de su vida.


4 TAMBIÉN ESTO PASARÁ
SINOPSIS: Cuando era niña, para ayudarla a superar la muerte de su padre, a Blanca su madre le contó un cuento chino. Un cuento sobre un poderoso emperador que convocó a los sabios y les pidió una frase que sirviese para todas las situaciones posibles. Tras meses de deliberaciones, los sabios se presentaron ante el emperador con una propuesta: «También esto pasará.» Y la madre añadió: «El dolor y la pena pasarán, como pasan la euforia y la felicidad.» Ahora es la madre de Blanca quien ha muerto y esta novela, que arranca y se cierra en un cementerio, habla del dolor de la pérdida, del desgarro de la ausencia. Pero frente a este dolor queda el recuerdo de lo vivido y lo mucho aprendido, y cobra fuerza la reafirmación de la vida a través del sexo, las amigas, los hijos y los hombres que han sido y son importantes para Blanca, quien afirma: «La ligereza es una forma de elegancia. Vivir con ligereza y alegría es dificilísimo.» Esta y otras frases y el tono de la novela, tan ajena a cualquier concesión a lo convencional, evocan aquella Bonjour tristesse de Françoise Sagan, que encandiló a tantos (y escandalizó a no pocos) cuando se publicó en 1954. Todo ello en el transcurso de un verano en Cadaqués, con sus paisajes indómitos y su intensa luz mediterránea que lo baña todo.


5 LA CASA DE BERNARDA ALBA

SINOPSIS: La casa de Bernarda Alba constituye un exponente más de la capacidad de Federico García Lorca para aunar la tradición y la vanguardia por medio de un teatro simbólico de índole muy personal que le sitúa entre los valores más destacados del canon internacional. El autor granadino continúa en el camino de la experimentación con temas, personajes y géneros de la tradición teatral, a los que presenta desde inusitadas perspectivas y filtra por el tamiz de unas modernas técnicas expresivas deudoras de las más renovadoras vanguardias del momento, junto con una profundización en las posibilidades connotativas de los símbolos.


viernes, 26 de abril de 2019

Escrito por axlmar en , , , | 11:05 a. m. Sin comentarios





Cuando leemos un libro, muchas veces lo que más no gusta no es la historia en sí, incluso hay veces que la historia es mala, pero hay algún personaje que se queda clavado en tu cabeza, ése que hace que llores y te emociones. Esos son los personajes memorables.

Ahora bien, por lo general, es normal que recordemos a los protagonistas de las historias, sobre todo, si éstas nos encantaron, pero ¿qué sucede con aquellos personajes que podrían ser lanzados al olvido? Aquellos quienes no son principales, no obstante, es imposible olvidarlos.

¿Cuáles son sus características?

Por lo general cumplen ciertas características. Son personajes muy reales, es decir, su personalidad podría compararse con gente de carne y hueso. Por lo tanto, te hacen sufrir, llorar, reír, es decir, emocionarte.

Su peso en la historia fue fuerte incluso si no fue protagonista. Los autores tratamos de darle nuestra atención al actor principal de nuestra obra, pero a veces sucede que creamos a alguien que no sólo se gana importancia, sino que demanda la atención. A muchos escritores estos personajes nos toman por sorpresa, y a todos nos ha pasado, quieres escribir la historia sobre A, pero D, salta del papel, te asombra y es cuando sabes que debes desarrollarlo más.

A veces ellos mueren, el escritor, una vez que reconoce quien es memorable, puede incurrir en asesinato, matar a este tipo de personaje, provocará dos cosas: que el protagonista tenga un trauma que superar, un conflicto extra en su vida y la segunda, el personaje quedará para siempre en la memoria del lector.

Mis personajes favoritos no protagonistas.

A lo largo de los años, he leído bastantes libros. Sería difícil que recordara con exactitud los nombres de las historias, con mayor razón de los personajes principales. Sin embargo, hay algunos que sin ser protagonistas, se han quedado grabados como si fueran tatuajes.

Beth March, de “Mujercitas” aunque la protagonista es Jo, Beth es entrañable, es por mucho, la chica más agradable de las cuatro hermanas, es una joven buena, no causa problemas, es simpática y lamentablemente de las que más te hacen sufrir.

Los gemelos Weasley, de la Saga de Harry Potter, en una saga con tantos personajes, la mayoría te dirán que ellos son los mejores, los gemelos George y Fred, son en extremo simpáticos, completan las frases uno del otro, con mente ágil y lengua suelta. Durante los 7 años que comprende la saga, hacen su aparición y obviamente se ganaron mi corazón como el de miles de fans.

Samsagaz Gamyi, de la saga del Señor de los anillos, es un personaje secundario, pero es uno de los que tiene un cambio positivo en la historia, además se vuelve el testigo principal de lo que hace el protagonista, comienza siendo un tanto cobarde, pero al paso de los libros esto cambia, y realmente se queda en la cabeza del lector.

Mammy, de “Lo que el viento se llevó”, sabemos que Scarlett O’Hara es super memorable,
ella es la protagonista, sin embargo, me llama la atención que teniéndola cerca, Mammy, su esclava negra, su nodriza cobre tanta fuerza, porque es la voz de la razón, es quien la cuida, quien está con ella de principio a fin, es como la sombra de esa muchacha irresponsable que va madurando, no bajo los ojos de su madre, sino de esta mujer fuerte que es la única que se atreve a decirle sus verdades.

Jacob Black, de la saga de Crepúsculo, el personaje ni siquiera es protagónico, pero podría decir que es mejor que los principales, tiene una historia redonda, él tiene evolución, al grado que en el último libro, prácticamente se lleva el peso del desenlace de la saga.

Goyo Vyc y Domingo Revolorio, de “Hombres de maíz” estos personajes, forman parte de un libro que maneja también muchos nombres, sin embargo, en lo personal se vuelven memorables cuando tratan de negociar con aguardiente de forma bastante graciosa, que no es sorpresa cuando fracasan en su intento.

Hay más, pero no quiero que esto se vuelva inacabable, aun así, podrán darse una idea a qué me refiero con que hay personajes que se roban el protagonismo. Así que si eres escritor, ten cuidado con ellos y si eres lector, atesóralos, no en todas las historias encontrarás a uno.

domingo, 21 de abril de 2019



Mi parte favorita de tener amigos lectores son las recomendaciones tan acertadas que me dan. Y en el caso del libro que les recomendaré en esta ocasión, llegó a mis manos, justamente porque me lo recomendó Ale cuando estábamos organizando algunos libros infantiles para reseñar por el día del niño durante el mes de abril. ¿Ya leíste El Libro Salvaje? Me preguntó Ale, yo me quedé con cara de no sé de qué me hablas. ¿El Libro Salvaje de Juan Villoro? Me insistió, pero yo ni siquiera sabía quién era Juan Villoro, seguramente lo había escuchado en alguna conversación con anterioridad, no más. Poco tiempo después de esa reunión de trabajo, Ale  y yo fuimos a la FIL a tener un divertido día de compras locas de libros, y fue ahí que decidí comprar El libro salvaje en el stand de Fondo de Cultura Económica, junto con otros libros infantiles que también me recomendó Ale, quien tiene mucha experiencia lectora con la colección A la orilla del viento (libros infantiles organizados por edades). Ahora, un par de meses después de haberlo adquirido y de haber disfrutado enormemente con su lectura, me toca a mí recomendárselo a ustedes. De más está decirles que amé cada uno de los capítulos que integran El libro salvaje, y que fui feliz en compañía de Juan y de tío Tito.


¿DE QUÉ TRATA?
            SINOPSIS: Juan ya tiene planeadas las vacaciones de verano. Sin embargo, su madre ignora sus planes y lo deja en casa de tío Tito, un bibliófilo empedernido que hace ruido cuando come y que le teme a los osos de peluche. Ahí, escondido entre los miles ejemplares de la biblioteca de su tío, Juan tendrá que encontrar el libro salvaje, un libro rebelde que se resiste a la lectura y que guarda entre sus páginas un secreto destinado al lector que sea capaz de atraparlo.


            El libro salvaje es una novela infantil del escritor mexicano Juan Villoro, publicada en el 2008 y reeditada en el 2013 por la editorial Fondo de Cultura Económica. Se trata de una historia de fantasía y aventuras que está narrada en primera persona, desde el punto de vista de Juan, un  adolescente de 13 años que vive en la ciudad de México junto a sus padres y su hermana Carmen.

Voy a contar lo que ocurrió cuando yo tenía 13 años. Es algo que no he podido olvidar, como si la historia me tuviera tomando del cuello. Puede sonar extraño, pero incluso siento las manos de la historia sobre mí, una sensación tan precisa que hasta sé que se trata de manos con guantes…
                                                                        EL LIBRO SALVAJE
                                                                       JUAN VILLORO

            Todo comienza cuando Juan se da cuenta que sus padres tienen problemas familiares y se van a divorciar, por lo que su madre decide dejar a Juan un par de semanas en casa del tío Tito, esto durante las vacaciones escolares, mientras resuelve todos los problemas de la separación. Juan se niega rotundamente a irse a vivir con su tío, a quien ha visto pocas veces, argumentando que es un hombre bastante raro y solitario, pero de cualquier forma su madre lo lleva con él.  Ya instalado en casa de su tío, éste le regala una pequeña campana para no perderse, pues la casa esta convertida en una biblioteca con infinidad de laberintos, donde un niño fácilmente podría perderse. Con el pasar de los días, Juan decide que es tiempo de recorrer la casa y es entonces que se da cuenta que los libros que su tío tiene en los estantes cambian de lugar cada noche.  Posteriormente  un día que su tío enferma de gripa, Juan tiene que ir a la farmacia que se encuentra justo frente a su casa por las medicinas, y es ahí donde conoce a Catalina, una niña de su edad que comparte su gusto por la lectura, y de quien termina enamorándose.


Hay gente que cree que entiende un libro sólo porque sabe leer. Ya te dije que los libros son como espejos: cada quien encuentra ahí lo que tiene en su cabeza. El problema es que sólo descubres que tienes dentro de ti cuando lees el libro correcto…
                                                                        EL LIBRO SALVAJE
                                                                       JUAN VILLORO

            Su tío Tito le cuenta a Juan que existe un libro que jamás nadie ha podido leer en su casa, un volumen bastante feroz y escurridizo: el libro salvaje. Juan lo visualiza un par de veces pero jamás logra alcanzarlo, por lo cual decide dejarlo en paz por un tiempo, al menos mientras piensa en una idea para atraparlo.

viernes, 12 de abril de 2019

Escrito por axlmar en , , , , , | 12:14 p. m. Sin comentarios



A lo largo de la historia, la escritura ha cambiado, la tecnología ha invadido también el ámbito de los escritores, por lo que parece que los utensilios utilizados por los mismos han variado al paso de los años.

¿Qué necesita para ejercer su oficio el escritor hoy en día?



Una computadora.
Aunque hay algunos que están evolucionando y han entrado a la idea de escribir incluso en sus teléfonos celulares, la mayoría aún nos decantamos por la computadora, de preferencia, con un buen procesador de textos. Es mucho más fácil desarrollar historias con un teclado en forma, donde nuestros dedos no se tropiecen unos con los otros.

Una libreta y pluma.
Aunque muchos pueden despreciar este método, hay una simbiosis maravillosa entre la pluma y el papel, un poco más sensorial que despierta la imaginación del escritor, la textura y el olor del papel, así como el de algunas tintas, revolotea en la mente de quien se dispone a contar una anécdota o darle vida a algún personaje.

Internet.
Sí, yo sé, existe una queja constante de que el internet te distrae más de lo que te ayuda, pero en lo particular encuentro fascinante cuando quieres saber un dato y está disponible a un click de distancia. Esta información antes costaba mucho obtenerla. Si lo vemos desde ese punto de vista, el internet es una herramienta estupenda. Obvio, debemos aprender a no distraernos con la diversión y el chisme que también representa.  

Grabadora de voz.
Yo tengo una que fue regalo de cumpleaños cuando dije que sería escritora. Es hermosa en color rosa y funciona a la perfección, Aun así, con las aplicaciones que existen en los smartphones ahora, esta función puede realizarse con un celular. Muchos ignoran lo asombroso que funciona, cuando escuchas en voz alta tus propias ideas, puedes eliminar aquellas que suenan extremadamente ridículas y desarrollar más las que tienen sentido.


Lentes.
Me dirán que eso sólo es para quienes lo necesitan, bueno, en parte así es, la verdad es que la mayoría de mis amigos escritores usan lentes, pero incluso los que no los utilizan, es bueno mantener lentes para la computadora y cuidar la vista, además hay que recordar que el tiempo no perdona a nadie, por lo que tarde o temprano terminaremos usando lentes para lectura, así que es un utensilio que algunos usarán toda la vida, y otros a partir de cierta edad.

Ánimos.
Sonará un poco extraño que coloqué esto en la lista, tal vez, porque estamos tan embebidos con la idea romántica del escritor que se sienta delante de su máquina de escribir cuando tiene el corazón roto y termina con la mejor novela del mundo. Es muy diferente en la vida real, cuando has tenido una pérdida, tienes que llevar un duelo, igual que los demás… una vez que el tiempo pase, entonces sientes la necesidad de escribir, eso es el ánimo, las ganas o el mood. Tal vez un escritor no haga una historia de inmediato de algo doloroso, pero tarde o temprano lo hará, como dicen por allí, “Ten cuidado con los escritores porque si los hieres terminará en alguna historia”.

Un lugar para escribir.
Ciertamente ya hablé de esto en algún momento, pero no puedo omitirlo en esta lista, es algo necesario, un lugar donde te sientas libre, con seguridad, con confianza y sobre todo, cómodo. Escribir puedes ser algo de minutos, de horas, de días, de semanas, de meses y de años. Cada quien a su tiempo lo va haciendo. Hay autores que tardaron hasta 20 años escribiendo un libro, hay quienes claman que en meses lo hicieron, eso en lo referente a libros completos. No obstante, cuando se escriben cuentos, puede ser de minutos a horas. En cualquiera de los casos es necesario estar en una posición cómoda, con luz adecuada y un ambiente propicio para desatar la imaginación.

Silencio.
Ya mencioné las distracciones del internet, pues las distracciones no sólo aparecen de forma virtual, porque es horrible estar emocionado escribiendo cuando alguien te hable por teléfono o los ruidos de las camionetas que venden o compran cosas por la calle, los perros ladrando, el vecino con su carro viejo o la música a todo volumen. En general, si no puedes encontrar momentos de silencio es recomendable buscar música calmada, un buen par de audífonos que eliminen el ruido exterior y escuchar un violín o piano armonioso en su lugar.


Bebidas.
Hay amigos míos que para empezar a escribir se sirven una copa de vino, en lo personal prefiero el café o si hace mucho calor, un vaso de refresco con mucho hielo, no obstante, creo que la mayoría tenemos alguna manía en lo referente a tener algo para beber a un lado, habrá quien prefiera un té o alguna limonada, quien un vaso de vino o una cerveza... mantenerse hidratados si es con algo que te agrada, es probable que las historias vengan más fácilmente. 

Inspiración.
Creo que ésta es la más deseada de las herramientas, sin embargo es la más difícil de obtener, así que muchos escribimos aún sin ella, y hacemos caso a lo que escuchamos todo el tiempo, que mientras estés tecleando o con la pluma en mano te llegue de repente.

Y tú, ¿qué necesitas para escribir?

viernes, 22 de marzo de 2019

Escrito por axlmar en , , , , , , | 11:27 a. m. Sin comentarios




Cuando se lee un libro, si está bien escrito, es entendido que debe provocar algo en el lector, desde una emoción, evocar un recuerdo o invocar algo que estaba escondido en el mismo. 

Obtener este tipo de emociones y sentimientos, es la aspiración máxima de un escritor, pues como autores esperamos que cada lector viva en carne propia lo que se está escribiendo, mantenerlo pegado a las páginas del libro, que se sienta relacionado con la historia, o que bien empatice con alguno de los personajes. 

Entonces, ¿qué pasa cuando un escritor consigue esto? Pues podemos entender que esto sería la buena literatura, no obstante, para el lector puede llegar un mar de sentimientos que a veces no logra descifrar y, en ocasiones, le deja pensando después de la lectura. 

Aquí les dejamos un listado de las principales frustraciones de un lector. 



1. Matan a tu personaje favorito. 
Es bien sabido que los buenos escritores no temen matar a sus personajes, muchas veces como lector, tu peor miedo, sobre todo, cuando ya te encariñaste con un personaje, es que el autor haya decidido matarlo y que a medida que pasan las páginas, compruebes que tu miedo se hizo realidad.

2. La historia no termina bien. 
Somos una generación Disney, por lo tanto, esperamos que las historias terminen con un “y vivieron felices por siempre”, sin embargo, los escritores en sus libros hacen un reflejo de la vida, y recordemos que la vida no siempre es justa. Es muy probable que los personajes no encuentren la felicidad… lo que provoca una frustración a los lectores. 

3. Odias al protagonista.
Muchas veces, cuando nos encontramos un libro que nos evoca muchos sentimientos, tiene un protagonista odioso o incluso repulsivo, te dan ganas de ahorcarlo y desaparecerlo de la historia… y lo peor del asunto, es cuando este tipo de personaje se sale con la suya, entonces aquí entran dos tipos de frustración, no tiene un final que te guste y gana a quien odias. 

4. No te puedes sentir identificado con ningún personaje. 
A veces, hay historias muy buenas, pero no las disfrutas como debería, porque no te puedes sentir identificado con nadie, no sientes empatía por los personajes, ya sea porque son muy distintos a ti, o por la cantidad de equivocaciones que cometen… y sí, sucede, puedes sentir emoción por lo que pasa pero cierta indiferencia por los actores de los sucesos.

5. Tu pareja favorita termina separada.
Ocurre también, que la historia termina bien, no matan a tu personaje favorito, no odias al protagonista y te sientes identificado con más de un personaje, pero tu pareja favorita termina separada, o incluso decidieron no estar juntos, o las circunstancias los aparta… y eso es sumamente frustrante. 

6. La peor pareja termina junta.
Por el contrario del punto anterior, resulta que, en ocasiones, la peor pareja, la que no te agrada para nada, es la que se casa, la que incluso tiene hijos, ese par que tú sabes no saldrían bien librados ni de una cita romántica, pero que el autor se empeñó en juntar y que por hacerlo, viene todavía la peor pesadilla, deja separados a los que si deberían estar juntos. 

7. La historia es una saga no avisada.
Comienzas a leer súper a gusto un libro, pero a medida que lo vas leyendo, te percatas de que hay muchos conflictos, no han resuelto ni la mitad y ya estás a unas páginas del final, entonces, cuando llegas a la última página ves que no hay final. Y más adelante el autor anuncia que es la primera parte de una saga. 

8. La historia no tiene final. 
Todavía peor que leer una saga no anunciada previamente, está el leer un libro sin final, que no tiene continuación, por lo que jamás sabrás qué pasó después de la última página y te dan ganas de ir a buscar al autor para que te diga qué sucede con los personajes. 

9. El libro tiene un final abierto.
Aunque algunos consideran muy elegante el dejar un final abierto, para muchos lectores es una pesadilla, porque la historia no termina ni bien ni mal, simplemente te han dejado confundido como si fuera un examen de opción múltiple. 

10. El libro te encantó, pero no encuentras con quien platicar.
Los puntos anteriores podrían ser malos y aun así, como lectores podemos soportarlo, sin embargo, lo peor que nos puede pasar es haber descubierto una historia, un autor, encontrar el personaje más entrañable y no tener con quien discutirlo, está es una de las razones por las que los clubes de lectura y del libro son creados, porque no hay una insatisfacción más grande que el querer compartir algo maravilloso y no encontrar con quien platicar al respecto. 




En fin, éstas son algunas de las frustraciones de los lectores, aunque hay que entender que provienen de libros bien escritos, por lo general si el libro está mal escrito, la mayor frustración es la de estar corrigiendo la ortografía, la gramática o incluso la sintaxis mal usada, en lo personal, cuando así me pasa, dejo la lectura, porque leer para mí debe ser una delicia, un disfrute, y si me pongo a corregir y a pensar en lo mal escrito que está un texto, pues deja de ser disfrutable o tan siquiera entretenido. ¿Y para ti, cuál es tu peor frustración como lector?

viernes, 8 de marzo de 2019




Una vez que se entra al mundo de las letras, siendo mujer, parece una obligación que tus escritores favoritos sean de tu mismo género, y se llevan una sorpresa cuando alguien te pregunta sobre recomendaciones y les respondes con una serie de autores hombres.




El gusto o el deber.

Para mí ha resultado un problema, tal vez, para un escritor hombre no lo represente de la misma manera, en mi caso, la mayoría de los escritores que me gustan son hombres, pero esto es, en medida, porque crecí leyendo a los clásicos. Y con el entendimiento de que el movimiento feminista tiene un poco más de cien años de iniciado.

Antes del siglo pasado, era difícil que se les permitiera a las mujeres estudiar, mucho menos realizar labores “exclusivas” del género masculino. Aunque bien es cierto que hay textos antiguos escritos por mujeres, la escritura, al igual que otras muchas actividades habían sido dominadas por el hombre.

Otro de los puntos, es que el gusto por la lectura es de cada quien, y que yo como mujer no debería de ser cuestionada si dentro de mis favoritos no apareciera ni siquiera una autora, obligar a una persona que por su género sólo guste de artistas de su propio género, es una discriminación igual, creo que lo que han buscado con el movimiento feminista, no es la superioridad sino la igualdad en derechos y la misma libertad, coaccionar esa libertad es un retroceso.

Las primeras escritoras.

Si hablamos de las autoras clásicas, debo reconocer que sólo conocía a unas cuantas, las hermanas Brönte, Lois May Alcott y Mary Shelley, además de las poetas, tampoco era que tuviera una gama impresionante de dónde escoger. Como ya mencioné en algún momento, a Jane Austen la conocí recientemente.

Durante mucho tiempo me agrado Lois May Alcott, de hecho, ella fue una de las razones por las que yo pensé que podría llegar a ser escritora. Y a veces escucho fuertes críticas sobre los temas tocados superficialmente, por su carácter moralista y la calidad casi autobiográfica de su obra. Sí, es difícil, las críticas la despedazan hoy día, sin embargo, ella fue una de las pioneras, si ella no se hubiera atrevido a escribir en su momento, tal vez, hoy día no habría tantas mujeres que se dedican a las letras.

De Jane Austen, dicen lo mismo, desde que no escribía bien, hasta el hecho de que sólo tocaba temas banales y asuntos ridículos, pero si tenemos en cuenta la época en la que vivió, podemos entenderla, no sólo a ella, sino a las mujeres y los problemas típicos por los que pasaban.

Mis autoras favoritas.

Y sí, aunque en mi lista de favoritos, hay muchos hombres, también hay mujeres, y
mientras más tiempo transcurre, voy descubriendo autoras, algunas que entran dentro de mi gusto y otras que difícilmente entraran, pero que no me quita la idea de seguir descubriendo escritoras y de promocionar cuando encuentro una que considero brillante.

Entre mis autoras favoritas están Jane Austen, Agatha Christie, Maya Angelou, Alfonsina Storni, Rosario Castellanos, Margaret Mitchel, Anne Rice, Margartet Atwood, Rosa Montero, Laura Gallegos Cornelia Funke y JK Rowling. Y deseo que esta lista se haga más grande.

En fin, sé que hay más autoras, no todas las mujeres que escriben me gustan, y tampoco es mi obligación que me gusten, pero siempre apoyaré a las mujeres que lo hacen, porque repito, la idea no es que me gusten, sino que cada quien ejerza la libertad de hacer lo que quieren en la vida, y tal vez, en algún momento el número de escritoras será igual al de escritores que tenga en mi lista de favoritos.

viernes, 1 de marzo de 2019


La pregunta que nos han hecho varias veces es: ¿cómo acercar a los adolescentes a la lectura?, para muchos maestros y padres es una inquietud. Hay varias maneras y lamentablemente las más efectivas debieron ser impuestas mucho tiempo antes de llegar a la adolescencia.



1.    Con el ejemplo.

Los niños imitan, así que si en una familia, los padres son lectores, los hijos también lo serán. Y es por dos razones, ven que es una actividad que pueden compartir con ellos (aunque cada quien lea cosas diferentes) y no es una imposición sino algo que harán por su propio interés.

2. Platicar sobre libros.

Cuando no estamos en el primer caso, es decir, no se tuvieron padres lectores, entonces tenemos un problema más complicado, porque en una edad de por sí difícil, hay que tratar de interesarlos en algo que no es común y que muchos encuentran aburrido. No obstante, se puede conseguir de varias maneras.

En mi experiencia personal, he tenido mucha efectividad cuando les platico de un libro, evidentemente, aquí tienes que contarles una historia que conozcas bien (de preferencia que te guste para que puedas transmitir ese gusto mientras hablas de la misma), al momento de hacerlo debemos evitar demasiados detalles, pero tocar los puntos clave con la intención de que el argumento se entienda.

Por lo general, si la síntesis de la historia está bien elaborada y hablas con emoción de ella, lograrás captar la atención de más de uno, y si no es inmediato, al cabo de unos días tratarán de leer el libro.

3. Conocer a la persona.

La lectura es una especie de regalo. Y de igual manera que cuando se hace un regalo, hay que conocer los gustos de a quien se le va a recomendar un libro.

Si es alguien que no lee nada y nunca ha leído algo fuera de los libros de texto, debemos averiguar las películas y programas de televisión que ve, porque así podrás saber qué género de la literatura podría interesarles. Hay que recordar que los géneros del cine nacieron de la literatura, por lo que vamos a encontrar libros para cada uno de ellos.

4. Historias breves.

Sé que nuestro interés prevalece en que alguien lea clásicos, ansiamos ver a alguien que nunca ha leído con “El Quijote” en sus manos, sin embargo, eso no tiene sentido. Debemos tomar el caso de un joven no lector, parecido a un caso de anorexia, a una persona anoréxica, por más que nos gustaría verla comiendo un filete, si tiene mucho tiempo sin comer, debemos conformarnos con que coma un paquete de papas fritas. De igual manera, con un no lector, debemos conformarnos con que lea historietas.

Con el tiempo la persona anoréxica irá comiendo mejor hasta llegar al filete, pues igual con el no lector, de las historietas pasará a libros pequeños y eventualmente entrará a los clásicos.


5. No imponer una lectura.

La adolescencia es un periodo de transiciones, de revolución hormonal, donde los jóvenes tienden a la rebeldía, si se les impone la lectura como obligación, será lo último que harán, así que decirles hay que leer tal o cual libro, hará que ellos sientan cierta aversión hacia el mismo. Debemos conseguir que por sí mismos deseen leer, no imponerles la actividad.


6. Historias de acuerdo a su edad.

Estamos en un momento importante para la lectura, porque ahora tienen muy bien definido el público para quienes van dirigidas las historias, hace años había libros para niños y libros para adultos, pero ya ha cambiado eso, en las librerías tienen ya bien clasificados los públicos, hay secciones para cada una, infantil, juvenil, adultos jóvenes, adultos contemporáneos, adultos mayores. Si eres alguien no lector y quieres que tu hijo lea, entonces podrías sentir que no sabes ni qué comprar o por dónde empezar, así que es momento de ir a una librería, dirigirte a la sección juvenil, allí verás las sagas juveniles o adolescentes, que están encaminadas para chicos entre 13 y 20 años, hay sagas que ya están terminadas y sagas que están en proceso de escribirse, si la portada no te dice mucho, en la contraportada podemos encontrar una sinopsis de la historia.

Estos libros ya tienen la clasificación porque están diseñados en específico para que sean leídos por jóvenes de esas edades, es como la ropa en una tienda departamental, no llevarás a tu hija de15 años a comprarse ropa de adulta, pues exactamente eso sucede con los libros, hay historias para cada edad.


7. Dejar los clásicos para el final.

En mi caso, yo crecí leyendo los clásicos, Mark Twain, Julio Vernes, Emilio Salgari, Charles Dickens, Lois May Alcott... Por eso de repente se me hace casi increíble que haya personas que no los disfruten. Mas al paso del tiempo, me he dado cuenta de que en una sociedad consumista donde la brevedad es la sensación, los clásicos parecen quedar a un lado. Los libros contemporáneos, aunque a primera vista se vean gruesos, la mayoría (sobre todo, sagas o bestsellers) están escritos con palabras simples y de uso común, que no representarán un reto para el lector.

En el caso de los clásicos utilizan palabras y tiempos verbales compuestos, son muy descriptivos y, a veces, no tienen tanta acción como los libros actuales.

Esto no quiere decir que sean malos, sólo que son libros que tienen que ser apreciados, son clásicos por algo, porque han logrado atravesar la barrera del tiempo, porque emplearon técnicas que fueron precursoras a lo que se escribe ahora, porque fueron pioneros en géneros literarios o porque las historias se han vuelto una referencia para los escritores de todo el mundo.

Por lo que llegar a los clásicos, tiene que ser de forma orgánica, sin presiones, para que cuando pase sea una satisfacción leerlos.






Ahora bien, éstas son algunos pasos a seguir para llevar a un adolescente a leer. Ya más adelante hablaremos de títulos de libros que pueden ser interesantes para las nuevas generaciones.

jueves, 21 de febrero de 2019

Escrito por Nicte G Yuen en , , | 7:05 p. m. Sin comentarios
Ya estamos terminando el mes dedicado al amor y la amistad, por lo que no queríamos dejar pasar la oportunidad de recomendarles cinco novelas cuyos protagonistas seguramente los harán llorar con sus trágicas historias y sus amargos desenlaces.  
Ah


                                                                        I.        LA DAMA DE LAS CAMELIAS

Novela escrita por Alejandro Dumas (hijo) y publicada en 1848, la obra  pertenece al movimiento literario conocido como realismo, siendo una de las primeras novelas que formaron parte en la transición del romanticismo al realismo. La historia está ambientada en París en el 1840, durante la monarquía de Luis Felipe de Orleans, la duración de la trama es de tres años, los principales temas son la prostitución, reflejada en la vida de la protagonista Margarita Gautier, sus costumbres y amistades; también se critica los prejuicios sociales, los celos y la venganza. Todo comienza con la muerte de una cortesana y el hecho de que sus bienes están siendo subastados para cubrir sus deudas, la difunta: Margarita Gautier.
 En vida, Margarita, era de singular belleza, le gustaba asistir a todos los estrenos de la ópera y del teatro y tenía una extendida fama como cortesana. Armando Duval, el enamorado de Margarita va contando desde su lecho los acontecimientos de la historia entre ambos y de sus propios sentimientos hacia esta mujer.

“Y yo, que habría querido sufrir por aquella mujer, temía que me aceptara excesivamente de prisa y me concediera excesivamente pronto un amor que yo hubiera querido pagar con una larga espera o un gran sacrificio. Los hombres somos así; y es una suerte que la imaginación deje esta poesía a los sentidos y que los deseos del cuerpo hagan esta concesión a los sueños del alma…”

Armando cuenta como después de conocerla y ser presentados en la ópera la intentaría ver varias veces, pero que al ella caer enferma de tuberculosis no habían permitido  que la viera. Tendrían que pasar dos años para que volvieran a verse, aunque el amor que Armando sentía por ella no había disminuido.



                                                                                II.        LA LETRA ESCARLATA

Novela escrita por Nathaniel Hawthorne y publicada en 1850, está ambientada en la puritana Nueva Inglaterra de principios del siglo XVII, la historia trata sobre Hester Prynne, una mujer que es acusada de adulterio y condenada a llevar en su pecho una letra “A” de adúltera. Hester rechaza revelar la identidad del padre de su hija, y  trata de vivir con dignidad en una sociedad injusta e hipócrita. El esposo de Hester, quien llevaba tiempo desaparecido en el mar, aparece a tiempo para presenciar el castigo y enterarse del adulterio de su esposa, encolerizado, se hace pasar por el médico Roger Chillingworth para intentar descubrir al amante de su esposa. El tiempo pasa y la niña Pearl se convierte en una chica caprichosa  y los miembros de la iglesia sugieren que la niña sea apartada de su madre. Hester apela al reverendo Dimmesdale en la desesperación, y el ministro convence al gobernador para que la niña permanezca al lado de su madre.
La mayoría de los críticos de la época alabaron el libro, pero los líderes religiosos condenaron los temas  que aborda la novela: el pecado y la culpa.



                                                                                                  III.        LA TREGUA

Novela escrita por Mario Benedetti en 1959 y ambientada en Montevideo, Uruguay. La historia está escrita en forma de entradas en el diario personal del protagonista, Martín Santomé; en donde se relata un período de su vida como un empleado viudo, cercano a jubilarse y la aparición de una relación amorosa.  El romance lo comienza con Laura Avellaneda, una joven de 24 años que entra a trabajar en la empresa para la cual trabaja Martín. Poco a poco, la relación entre ellos va aumentando en intensidad amorosa, hasta que viven juntos en un departamento que él alquila exclusivamente para sus encuentros. Con el tiempo Martín decide proponerle matrimonio a Laura, pero sus intenciones se ven truncadas debido a la repentina ausencia de ella en la oficina, pues ha caído enferma por una gripe. En este punto de la historia los anotaciones en el diario se vuelven confusas, finalmente con enteramos que Laura ha muerto. A continuación, Martín explica su vida después de Laura.



                                                                                                    IV.        RAYUELA

Novela del escritor argentino Julio Cortázar y publicada por primera vez en 1963, constituye una de las obras centrales del llamado boom latinoamericano. La historia nos habla sobre Horacio Oliveira, el protagonista, quien se encuentra en parís, vagando por los puentes de la ciudad en busca de su amante, una mujer uruguaya de nombre Lucía, más conocida como La Maga. La relación entre ambos es apasionada pero asimétrica, ella es de temperamento pasional y está enamorada de Horacio, mientras él no quiere involucrarse emocionalmente con ella. Oliveira disfruta de la compañía de la Maga, pero es un hombre de una educación privilegiada que adora las discusiones intelectuales. Ambos se reúnen frecuentemente con unos amigos en común, los miembros de un grupo apodado Club de la serpiente, un círculo de artistas, escritores y músicos, que se la pasan bebiendo y escuchando música. El club demuestra afecto por Lucía, pero casi siempre de una manera condescendiente.  Horacio y la Maga llevan ya algún tiempo viviendo juntos cuando la salud del bebé se torna delicada.
      A esta obra de Cortázar se le considera una de las primeras obras surrealistas de la literatura argentina, por lo que suele llamársele como antinovela o contranovela (según el propio Cortázar señala), pues pone en juego la subjetividad del lector y tiene múltiples finales.


                                                                                               V.        TOKIO BLUES

Novela del escritor japonés Haruki Murakami y publicada en 1987, obra nostálgica que aborda temas como la pérdida y la sexualidad. La historia está narrada por su protagonista Toru Watanabe, quien evoca el la novela cuando residió en Tokio durante su primer año como estudiante universitario, es a través de los recuerdos de Toru como el lector es testigo del desarrollo de sus relaciones con dos mujeres muy distintas, Naoko, una chica bella con una vida emocional agitada, y por otro lado Midori, muy sociable y animada. La acción se desarrolla en el Tokio de finales de 1960, momento histórico en que los estudiantes japoneses estaban involucrados en protestas contra el orden establecido.

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter