domingo, 30 de septiembre de 2018

Escrito por Unknown en , , | 1:32 p. m. Sin comentarios


Como dicen por ahí, cada quien habla como le fue en la feria”, traduciéndolo al universo literario, cada uno de nosotros hablamos del libro que hemos leído según nuestra propia percepción, damos nuestra opinión sobre la historia y los personajes, sobre el escritor y su forma de narrar a través del filtro de nuestros gustos y deseos. Todos tenemos predilección por cierto género literario, por cierto tipo de personajes, por tal o cual escritor; unos amamos las novelas, otros prefiere los cuentos o las  minificciones, o se inclinan por la poesía o el teatro; y eso es justamente lo que hace tan enriquecedor el mundo de las letras, hay una opción para todos los gustos, incluso para los más exigentes. Sin embargo, es importante no solo dejarnos guiar  por la opinión que nos creamos sobre un determinado libro, sino que exista además un análisis objetivo como base. 

            En el segundo video que ya pueden encontrar en nuestro canal de YouTube, les hablaremos justamente de cómo analizáremos las obras que se irán abordando a lo largo de las semanas, pues aunque si les daremos nuestra opinión sobre el libro que leímos, comenzaremos con su análisis, para que ustedes tengan los elementos necesarios para tomar la decisión de  comprar o no comprar cierta novela. 


Este nuevo proyecto, esta extensión del blog EL LIBRO ROJO, lo estamos haciendo de todo corazón, así que esperamos que lo disfruten y les sea de utilidad dentro de su vida lectora. Todos sus comentarios son bienvenidos.


jueves, 27 de septiembre de 2018

Escrito por axlmar en , , , , , | 2:20 p. m. Sin comentarios




Escribir, te lo enseñaron desde tus primeros años de vida, algunos desde el kínder, para otros en la primaria, cómo sujetar el lápiz, en cuadernos pequeños, y con letra grande. Sí, como todos los demás, así comienzan los escritores también.

Al paso del tiempo, es que comienzan a verse las diferencias, los escritores desarrollamos una necesidad intrínseca de escribir, de plasmar sobre el papel nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestros sueños y nuestras vivencias.

Algunos escuchan el llamado y lo desoyen, otros lo escuchan y comienzan a escribir de inmediato, pero como dirían los griegos, si es tu destino no puedes huir de él, porque tarde o temprano, el que nació para este oficio se enfrentará a él.

Cuando tomas conciencia de lo que eres, decides aumentar el nivel de conocimiento, por medio de instituciones, en talleres o de forma autodidacta, que te ayudarán para este efecto, para conseguir las herramientas necesarias.

No obstante, aunque aprendas a hacerlo rodeado de compañeros, el proceso de la escritura es solitario, tal vez, ésta sea la razón por la cual la mayoría de los escritores amamos la soledad, no todo el tiempo, pero la soledad se vuelve una sana compañera para cuando estás en obra, ya sea pensando, planeado, o en su última instancia, plasmando las historias sobre una hoja en blanco.

Por esto, encontrar un lugar para escribir se vuelve una odisea, cada uno es distinto; hay quienes pueden escribir en medio del ruido; otros, necesitan silencio absoluto; otros requieren cero distracciones, no teléfono, no redes sociales, no nada, que pueda hacerles perder la concentración; y hay quienes forman una especie de burbuja, que te desconecta de todo.

El lugar designado para la actividad de escribir, ha variado con los años, así como han ido desarrollándose tecnologías nuevas que ayudan en el proceso, en la antigüedad, la mayoría de los escritores, designaban un espacio con un escritorio lo suficientemente amplio para tener un montón de hojas, plumas y tinta, lugar con buena iluminación para escribir durante el día, y un buen recaudo de velas para quienes lo hacían de forma nocturna.


Esta situación cambió con la máquina de escribir, de allí en adelante, era indispensable contar con una de ellas, y si no tenían dinero para comprar una, como en el caso de Ray Bradbury, acudían a lugares donde las rentaban por horas, o en el caso de JK Rowilng que compró una usada que tenía algunas de las letras pegadas, lo que caracterizó los primeros borradores de "Harry Potter". Las máquinas fueron evolucionando, desde muy finas y bromosas, hasta esas portátiles, pero el uso de las mismas tenía que ser exclusivo del día, porque eran muy ruidosas, sólo aquellos autores quienes vivían solos y sin vecinos quejumbrosos.

La máquina eléctrica vino a suplir la mecánica, menos ruidosa, más eficiente, aunque eso sí, más cara, pero aún exigía un escritorio para su uso, una silla cómoda. Pero con la posibilidad de estar horas y horas en la noche, ya sin ruido y con un buen foco para iluminar.

A partir de finales del siglo pasado, la situación volvió a evolucionar, la computadora personal y los procesadores de texto, hicieron que el escritor pudiera trabajar hasta en la oscuridad, la pantalla con luz propia hacía posible este cambio, el ruido casi inexistente de los teclados hacían el trabajo casi imperceptible.

No obstante, con las laptops, esto revolucionó el lugar del escritor, porque volvió innecesario el tener un escritorio, el estar anclado a un lugar, ahora se puede escribir en el jardín, en el parque, en la playa, en el café, en la sala, en la cocina, en la cama, además de que los procesadores ya tienen sus propios diccionarios, ya ni siquiera se requiere llevar uno consigo.

Me gustaría no hablar de aquellos que ni siquiera usan una laptop, hoy días, de aquellos que escriben en sus smartphones, si la idea de no tener un lugar establecido me preocupa, el suplirlo por el teléfono me parece que vuelve más difícil establecer una rutina, una disciplina real.



Los escritores clásicos, tal vez carecían de la tecnología, pero sabían lo que requería el oficio, un lugar tranquilo y específico para escribir, para dedicarle horas a esta labor. Los escritores de hoy, hemos obviado el tener un lugar exclusivo para realizar nuestra actividad, por eso, nos resulta fácil distraernos, por eso exigimos silencio, y no podemos concentrarnos ni siquiera con el ruido común de la naturaleza.

Tal vez sea necesario redescubrir un lugar para escribir, uno propio, uno que nos permita hacernos a la disciplina, porque hay que recordar que el talento si no se cultiva no sirve de mucho, y para disciplinarnos, encontrar el lugar ideal para desatar nuestros pensamientos, emociones, historias y sueños, debe ser tan importante como el de obtener las herramientas y técnicas que nos ayuden con este proceso.

domingo, 23 de septiembre de 2018

Escrito por Unknown en , , | 10:12 p. m. Sin comentarios


Nuestro amor por las letras, por los libros, por las buenas historias y principalmente, nuestro amor y deseo de escribir, nos trajo desde hace más de seis años a este blog “El libro rojo”. A lo largo de todo este tiempo hemos reseñado nuestras novelas preferidas, hemos hablado sobre aquellos autores que nos inspiran, hemos abordado infinidad de temas, de los cuales hemos dado nuestra más sincera opinión; y seguramente lo seguiremos haciendo por mucho tiempo más, pues los libros forman parte importante de nuestras vidas. Y andado por este camino, Ale y una servidora, sentíamos la inquietud de ampliar los horizontes, buscando llegar a más lectores, iguales a nosotras, lectores con quienes poder platicar de aquellas historias que tanto nos emocionan, o asustan, o enamoran o nos hacen soñar; fue así que decidimos iniciar  un canal en You Tube, el cual también se llamará “El libro rojo”.
El proceso fue largo, pasamos varias semanas organizando el tipo de contenido que se abordaría, registrando tanto sus ideas como las mías, checando los puntos en común, con los  cuales ambas nos sintiéramos satisfechas. Queríamos darlo todo para que nuestro canal  fuera auténtico y tuviera nuestro sello; lo último que deseábamos era tener un canal sin identidad propia. Posteriormente solo resto afinar detalles finales y buscar algunos días a la semana para reunirnos y comenzar a grabar. Hoy finalmente llego el día en que podemos anunciarles que ya pueden pasar a visitar nuestro canal de You Tube, en la parte inferior estará el enlace directo a nuestro primer video.


Todos los comentarios son  bienvenidos y se los agradeceremos, pues nos servirán para saber si les están gustando los videos y el tipo de contenido, para estar al pendiente de en qué debemos mejorar y qué temas les gustaría que abordemos.

viernes, 14 de septiembre de 2018

Escrito por axlmar en , , , , | 11:57 a. m. Sin comentarios




Bien es sabido, sobre todo, aquí en México, si quieres vivir del oficio de escritor, tienes que ganar un premio literario, incluso si te arriesgas a sacar una edición de autor, los editores te dirán, “si quieres ser reconocido, debes ganar un concurso”.

Suena muy fácil, pero la realidad es muy distinta. Porque a medida que pasa el tiempo, vas viendo, que ganar un concurso, es como encontrarse una aguja en un pajar.

Si es tu primera vez en el mundo de los concursos literarios, puede que participes con mucha esperanza, que busques en internet las convocatorias, leer los requisitos, cumplirlos y entrar a concurso, pensando que obtendrás el premio… el tiempo pasa, y cuando dan los resultados, ni siquiera obtuviste una mención honorífica, sientes que como escritor no vales la pena, te dan ganas de dejarlo como en un simple hobbie y no volver a aspirar a ser un escritor.

Sí, es devastadora, la primera vez, pero hay que recordar varias cosas, y no dejarnos vencer ante el primer obstáculo.

¿Por qué no se ganan los concursos?

Hay varios elementos que pueden influir para que no ganes un concurso literario.

  • Tu escrito tiene errores de redacción u ortografía.

Si tu texto no está cuidado, y tiene errores, difícilmente va a ganar un concurso literario, sabemos que existen los editores, pero un juez va a preferir un texto limpio que evite trabajo de más, a uno que tenga que pasar por la guillotina para que quede presentable.
  • Escogiste un concurso donde el premio es de una remuneración muy elevada.

Mientras más elevado es el monto que ofrecen, menor posibilidad tendrás de ganarlo, porque en este tipo de concursos, entran muchos escritores profesionales. Incluso en algunos de ellos, las editoriales hacen campaña para que los autores que pertenecen a su sello, resulten ganadores. Cabe la posibilidad, de que haya arreglos de antemano y entonces, la participación de un escritor novel o de uno amateur, jamás obtendrá algo.
  • No es lo que estaban buscando los jueces.

Buscaste un concurso sin tanta remuneración y que era específico para nuevos escritores, ¿entonces, ahora qué pasó?, bueno, a veces los jueces tienen una idea en mente, no es sólo que el texto esté bien escrito, sino que el tema a tratar, aunque en la convocatoria, rece “tema libre”, una editorial, sobre todo, si hay de por medio una publicación, buscará temas que estén de moda, que llamen la atención, porque la idea es que el libro se venda. Aunque esto depende, hay que tratar de pensar en quién está convocando, ya que, si es un concurso de parte de una escuela católica, una temática controversial, no ganaría, mientras que si es una convocatoria de una editorial, sí. Debemos tratar de buscar en donde nuestro texto tendría cabida, o bien, escribir sobre un tema comercial.
  • Evita los concursos arreglados.

Hay ciertos concursos que están un poco manchados por la palabra corrupción, es decir, que se sabe previamente que los jueces tienden a favorecer a sus conocidos, si no conoces a alguno de los jueces, mejor ni entres a esos concursos. Si no sabes si a la convocatoria a la que quieres responder es uno de estos casos, verifica la fecha límite de entrega de trabajos y la fecha de resolución, y haz matemáticas, si es muy cercana la fecha, debemos calcular cuánto se tarda alguien leyendo y si el tiempo que están disponiendo hace sentido en el hecho de que un juez debería leer a todos los participantes, si los cálculos no te hacen sentido, es probable que el concurso esté arreglado.
  • A tu texto le hace falta trabajo.

Y por último, el que más miedo da, saber que tu texto aunque esté limpio, esté entendible, tenga un buen tema y su presentación sea impecable, existe la probabilidad de que necesites trabajarlo más, porque puede ser que su nivel no es el suficiente para ganar un concurso, hay que estudiar, leer mucho, incrementar vocabulario, practicar las imágenes metafóricas y seguir escribiendo.


Es difícil concursar, en algunas convocatorias requieren varias copias del texto impresas y engargoladas y a esto se suma el costo de paquetería… pero no todo es cuestión económica, pues tenemos también el desgaste emocional, primero de la angustiosa espera y después del decepcionante resultado. No obstante, recuerda, que quien no participa, nunca tendrá la oportunidad de ganar.



Así que aquí te dejo algunas recomendaciones para que sigas participando.

  • Lee bien la convocatoria, los requisitos, los temas, la extensión, el formato y fechas límites, así organizas tu tiempo, tus ideas y lo que tardarás escribiendo.
  • Evalúa los costos de impresiones, copias, engargolados y paquetería, para que determines si vale la pena entrar o no.
  • Checa quiénes han ganado previamente ese concurso, sobre todo si es tema libre, así te darás una idea de qué están buscando los jueces.
  • Revisa tu texto, dos veces, tres, cuatro, corrige la ortografía, pídele a tus amigos que te ayuden con la lectura, que te den su opinión, valora sus comentarios y haz cambios, si los crees necesarios.
  • Registra tu obra, antes de enviarla, queremos creer que quienes arman las convocatorias tienen buena fe y destruirán el material de los autores que no ganaron, pero para no dejar cabos sueltos, es mejor tener registro, para evitar cualquier mala sorpresa.
  • Espera con paciencia, y si no ganas, revisa en qué podrías estar fallando. 

En fin, éstas son sólo algunas recomendaciones, para que no se desanimen de escribir, recuerden que el oficio de escribir nos llama y que al final, un premio no nos va a quitar ese llamado, el espíritu o el talento. Hay que recordar que muchos grandes escritores, jamás ganaron un premio y que muchos de ellos fueron rechazados numerosas veces por editoriales. Lo más importante es empezar a escribir, no dejar de hacerlo y evidentemente si quieres ganar un premio, pues seguir participando.


lunes, 3 de septiembre de 2018


El reto para el mes de agosto, era leer un libro que tuviera más de 100 años de antigüedad, en el mes leí muchísimos libros con esas características, pero decidí hablarles del Kalevala, por ser un libro poco conocido.




¿De qué trata?

Es un libro escrito por Elias Lönrot, y es una epopeya finlandesa, fue una recopilación que él hizo sobre cantos populares que concentran las leyendas y mitos del pueblo finlandés. En la historia podemos ver a tres héroes que tendrán muchas aventuras, mostrándonos la memoria y concepción filosófica de los antepasados de Finlandia.

Trama:

La historia nos presentará a tres héroes, cada uno de ellos, está caracterizado por una etapa distinta del ser humano, a diferencia de lo que podríamos pensar, el primero que encontramos es Wainamoinen, un anciano, que por medio de cantos, sabiduría y madurez propia de alguien de su edad, tiene varias aventuras, así como ayuda a su pueblo contra aquellos que los lastiman.

En segunda instancia, veremos a Lemminkäinen, un joven apuesto, que representa la edad de la juventud, al igual que esa etapa, él es inmaduro, arrojado, muestra una osadía típica de su edad, cree que puede comerse el mundo, y sufre bastante por estas características, aun así, conserva la capacidad de ayudar a los demás.

Y por último, pero no menos importante, tenemos a Ilmarinen, un hombre maduro, que ha nacido con poderes sobrenaturales y que ayudara a Wainamoinen y a Lemminkäinen en las dificultades que enfrentarán, para liberar al pueblo de las maldades de Louhi.

}Con los tres personajes, tendremos presente, el amor, el arte, las habilidades y sobre todo la valentía, ya que ellos se enamorarán, lucharán por sus respectivas amadas y sobrevivirán a las pruebas que tendrán que pasar.

Opinión.

Es un libro, que muestra la filosofía de vida del pueblo finlandés, es muy interesante ver, cómo manejan las tres etapas en la vida de un hombre, el respeto que muestran hacia los ancianos, el asombro hacia la juventud y lo imponente de la etapa de la madurez.

Cada uno de ellos tiene su papel dentro de la historia, tiene sus enseñanzas. Un libro que debe leerse con calma, y con la fascinación de conocer más sobre un país como Finlandia, que hoy día es nombrado como uno de los más adelantados en cuestión de civilidad y educación.

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter