martes, 25 de febrero de 2014

Escrito por Nicte Yuen en , | 6:30 p. m. Sin comentarios

Continuemos con la Historia del Nobel



DATOS CURIOSOS SOBRE LOS PREMIOS NOBEL:
*Alfred Nobel fue un científico y empresario sueco, responsable de 355 descubrimientos, el más famoso de los cuales es la dinamita. 


*Justamente esto escribieron los periódicos en 1893, cuando erróneamente publicaron una noticia sobre la muerte de Nobel. El hecho le hizo preguntarse cómo quería ser recordado por las futuras generaciones, y decidió dejar toda su fortuna a la ciencia. Siguiendo su última voluntad, después de su muerte fue creado un fondo que desde el año 1901 empezó a otorgar premios por descubrimientos en cinco áreas: medicina, física, química, literatura y la promoción de paz. Desde el año 1969 se otorga también un premio en economía. 
*No se sabe exactamente por qué Nobel no incluyó las matemáticas en la lista de las áreas premiadas. Existe la leyenda de que tenía una amante que lo dejó por un matemático. Sin embargo, esta historia tiene poco fundamento. 

*Como todos los años, el anuncio de los ganadores se recibe con mucha expectativa ya que la lista de los candidatos se mantiene en secreto. La ceremonia de la entrega de premios siempre tiene lugar el 10 de diciembre, fecha de la muerte de Alfred Nobel.
*El laureado más joven fue Lawrence Bragg de 25 años, que recibió el Premio Nobel de Física en 1915.
*El laureado de más edad fue Leonid Hurwicz, quien recibió el premio de Economía en 2007, a los 90 años de edad.

*La edad promedio de todos los laureados es de 59 años.
 
*En 1964 Jean-Paul Sartre rechazó el Premio Nobel de Literatura al igual que rechazó todos los premios que se le otorgaron.

*En 1973 a Le Duc Tho le fue concedido el Premio Nobel de la Paz junto al secretario de Estado de EE.UU. Henry Kissinger por las negociaciones de paz en Vietnam, pero renunció porque consideró que no era digno de recibirlo: la guerra en Vietnam aún no había acabado.
 



Y continuando con los escritores que ganaron el premio Nobel de Literatura, en esta ocasión toca el turno de un alemán. No dejen de leer porque grandes plumas desfilan por el libro rojo, solo aquí conocerán información básica sobre su vida, y principalmente sobre las obras que los hicieron merecedores de tan prestigiado premio.


1910: Paul Von Heysen
PAÍS: Alemania
            La intención de este escritor era dar clases de filología, para lo cual estudió lenguas clásicas en la Universidad de Berlín; sin embargo, en 1885 publicó la rabiosa un relato conmovedor sobre una muchacha que se ve envuelta en un intenso drama provocado por la torturada vida de su madre; la trama está enmarcada por la existencia cotidiana de los pescadores napolitanos. El éxito de esta primera obra fue de tales dimensiones que Von Heysen, decidió dedicarse de lleno a la literatura, y lo hizo con enorme brillo. Fue autor de 120 cuentos, seis novelas, 60 obras de teatro y versos.


OBRA MÁS IMPORTANTE: La rabiosa.

lunes, 24 de febrero de 2014

Escrito por axlmar en , , | 10:16 p. m. Sin comentarios



Escribir sobre lo que te gusta.



Hemos hablado mucho sobre leer sobre lo que te gusta o con algo que te sientas bien al hacerlo, pero no es algo de lo que nos hablen mucho cuando entras a clase de escritura.

Una vez que entras a la escuela de escritores, comienza a resultar difícil porque comienzan a darte tareas, es decir temas “sobre los que se ha de escribir”, cada semana hay que escribir sobre algo que no es lo que normalmente escribirías… como ejercicio es interesante y también descubres cosas sobre ti mismo, porque al escribir sobre algo distinto a lo usual, te encuentras con ideas y cosas que tal vez formen parte de uno, a veces algo que te comienza a agradar.

En lo general, hay cosas sobre las que si me gustó escribir, pero no todo, en teoría un buen escritor debe poder escribir sobre cualquier tema, pero en definitiva escribes mejor sobre lo que te gusta.

Después de dos o tres años escribiendo sobre temas diversos que no escogiste, has hecho de eso una costumbre, y entonces aparece lo malo… olvidas que temas son los que te agradan, y cuando por fin puedes escribir de esos temas libres, no sabes que escribir.

Esta situación, puede ir de menos a más, pero en el peor de los casos, se convierte en un bloqueo semipermanente, por no decir permanente. En otros casos tomar la pluma es una batalla interna por volver a descubrir los gustos propios, lo bueno que hay en uno, lo que uno quiere expresar.

Ahora que estoy en las clases avanzadas veo ese problema,  conmigo, con mis compañeros, escribiendo por escribir, sin estar seguros que eso es lo mejor para nosotros, si eso es lo que queremos expresar.

Es evidente que uno cambia con los años, pero en cuestión creativa, el no dejarte escribir de temas libres antes creo que hace este gran muro entre la creatividad y nosotros mismos.
En lo personal me está costando trabajo, he tenido que hacer cambios y por fin me estoy reconciliando con la escritura, pero el proceso ha sido duro y me ha tocado derramar lágrimas para volver a reencontrarme con la escritora que llevo dentro, con aquella que me hizo llegar a la escuela de escritores en primer lugar…

Mi consejo sería, no olvides porque comenzaste a escribir, porque al final será quien te mantenga a flote.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Escrito por Nicte Yuen en , , | 6:00 p. m. Sin comentarios

La Dama del Sudario


Aunque Bram Stoker (1847-1912) debe principalmente la fama a su inmortal Drácula, el amante de la literatura fantástica no debe dejar de leer otras obras, no menos inspiradas e interesantes del autor, como lo son: La madriguera del gusano blanco, el misterio del mar, la joya de las siete estrellas, y especialmente la dama del sudario. Recordemos que Stoker define la transición de la tradición novela gótica británica, con autores como M. G. Lewis, Ann Radcliffe, Mary Shelley y Horace Walpole; a la moderna novela de aventuras fantásticas, que caracterizó los últimos tiempos de la época victoriana.


¿DE QUÉ TRATA LA NOVELA?
La dama del sudario está ambientada en un mítico país de los Balcanes, en los inicios del siglo XX, la historia está aderezada con cartas privadas, diarios, informaciones de prensa, para sumergirnos en una trama gótica llena de aventuras extrañas e inquietantes, como la aparición de la dama envuelta en un sudario. Se nos cuenta sobre un joven de condición modesta, quien se hace poseedor de una inmensa fortuna, pero con la condición de establecerse en el castillo de Vissarion, enclavado en el brumoso y bárbaro país de las Montañas Azules.

La novela fue publicada  por primera vez  en 1909, y el relato comienza con  la descripción del objeto que va a suscitar  las sucesivas experiencias terroríficas que proporcionan el sentido y valor  de esta novela.  La aparición de una imagen blanca  rodeada de una oscuridad que todo lo abraza, una mujer envuelta en un sudario navegando  por un mar sumido  en unas tinieblas cerradas, una visión que ofrece el hilo de tensión que sostiene  una serie constante de experiencias horribles. La duda sobre la naturaleza de la sombra blanca se instala inmediatamente sobre el castillo de Vissarion.




¿DÓNDE CONSEGUIRLA?
Si ustedes son amantes de esta clase de novelas, Stoker no los dejará decepcionados, el misterio se mantiene a lo largo de la historia, cautivándonos, e impidiéndonos dejar de leer. Pero, se preguntarán ustedes, dónde conseguir esta joyita, porque cuando uno visita las librerías los estantes están repletos de Los más vendidos. Yo compré este título bajo la editorial El Club Diógenes, a un precio bastante accesible, más o menos cien pesos, la edición es de bolsillo y tiene alrededor de 500 páginas. Aunque si ustedes prefieren pueden leerlo en PDF, solo descárguenlo vía internet; y si consiguen otras novelas de Stoker, dense la oportunidad de explorar algunas de sus historias más allá de Drácula, yo en lo particular he leído varias novelas de él y todas me han gustado mucho.



ESPERAMOS SUS COMENTARIOS SOBRE LAS NOVELAS DE STOKER  O CUALQUIER OTRA DUDA  O SUGERENCIAS QUE QUIERAN HACERNOS. 

sábado, 15 de febrero de 2014

Escrito por Nicte Yuen en , , , , | 5:33 p. m. Sin comentarios

Carmilla


En esta ocasión toca el turno de hablar de un cuento clásico de vampiros, escrito por Sheridan Le Fanu: Carmilla. Después de leer Drácula de Stoker y quedar fascinada con el universo vampírico, compré una antología que recopilaba “los mejores cuentos de vampiros”; ahí descubrí por primera vez esta singular historia, donde los personajes principales son mujeres. Y para todos aquellos que aún no se han dado la oportunidad de leer este cuento, aquí les va una probadita:

La muchacha estaba desfallecida, pero ciertamente no estaba muerta. Mi padre, que a veces presumía de médico, presionó con sus dedos el cuello de la chica y aseguró que el pulso era perfectamente detectable aunque un poco débil e irregular…

¿DE QUÉ TRATA EL CUENTO?
Laura es una joven que vive con su padre y unos criados en un antiguo castillo en las lejanías de Estiria (Austria). A menudo, recuerda que cuando era una niña y estaba dormida en los brazos de una joven y se despertaba al sentir dos agujas en su cuello. Su vida da un giro cuando, delante del castillo donde viven, un carruaje sufre un accidente y la dama y su hija, que viajaban en él, se instalan en el castillo hasta que puedan emprender, de nuevo, el viaje. Laura y la joven, Carmilla, traban amistad, a pesar de que la nueva inquilina muestra rarezas en su comportamiento: se despierta después de mediodía y se encierra en su cuarto sin dar señales de estar en él.
La historia muestra muchas características del terror gótico y resalta el estereotipo popular del vampiro y la perplejidad de los personajes frente a los sucesos sobrenaturales, y la aumenta hasta convertirse en éxtasis y terror a la vez. También se debe destacar que la sutil influencia de contenido erótico que se relaciona con los vampiros, es de carácter lésbico; Sheridan Le Fanu tomó ese tema, un tabú para la época, pero supo cómo plantearlo de tal forma que el lector de la época se fuera acercando al tema.

¿POR QUÉ ES CONSIDERADO UN CLÁSICO?
Yo diría por casi nada, veamos, casi todos los relatos de vampiros tienen la estructura básica de Carmilla, empezando por la parte de “ataque” pasando a “muerte – resurrección” por parte del vampiro, y finalmente a la parte de “caza – destrucción” donde la criatura es perseguida para destruirla. Le Fanu se basó en la legendaria historia de la hermosa Condesa Elizabeth Báthory ("la Condesa Sangrienta") para crear a la bellísima Carmilla; detalles como la descripción física de Carmilla, el oscuro carruaje en donde pasea por la noche para seducir a sus víctimas, su tutora (madre o tía) muy parecida a Dorotoya Csentens (Darbula), o que Mircalla fuera la última de su dinastía maldita, ejemplos evidentes y similares entre historia real y literaria, al igual que el lesbianismo o bisexualidad de los personajes real y ficticio, o la aparición del gato en ambos casos, ya que se decía que en el Castillo de Elizabeth Bathory había un ejército de diabólicos gatos negros que ella conjuraba, y adquiriendo, según se cuenta, la forma de éstos para atacar, tal como hace Carmilla. Hay que hacer hincapié en el aspecto físico del personaje real y el literario: dama perteneciente a la alta nobleza, muy alta y con un elegante porte que roza la melancolía, pelo exquisitamente largo y negro, grandes ojos felinos llenos de misterio y muy negros, boca roja sensual y menuda, manos largas como agujas y piel blanca.


Por mi parte yo estaba muy entusiasmada por tenerla en casa y poder convivir con ella en cuanto el doctor lo permitiera. Tal vez para ustedes, que son gente que vive en comunidad, no sea comprensible la importancia que tenía para mí la aparición de una nueva amiga, en las condiciones de soledad en las que vivía…
Fragmento de CARMILLA.

ACERCA DEL AUTOR:

Joseph Thomas Sheridan Le Fanu (1814-1873) nació en Dublín y fue autor de múltiples cuentos de terror y novelas del género gótico. Su narrativa se caracterizaba por  su elegancia en la prosa. La más famosa de sus obras es sin duda: Carmilla, que se convirtió en un patrón literario para muchos trabajos del género vampiríco. Le Fanu muestra una especial sensibilidad para discernir la compleja psicodinámica del vampirismo, y con frecuencia se cita a Carmilla, como la primera expresión literaria en la que se asocia el amor homosexual con la situación vital de los “no muertos”.  Carmilla apareció públicada por primera vez en 1864. 

lunes, 10 de febrero de 2014

Escrito por axlmar en , | 11:23 p. m. Sin comentarios






Hace tiempo había iniciado una entrada que se llamaba la receta perfecta para escribir, el día de hoy retomé el tema porque durante las clases en SOGEM surgió una discusión sobre escribir a la perfección. 

Somos seres humanos y por eso no somos perfectos, podemos aspirar a la grandeza mas no a la perfección. Así que hoy decidí tratar el tema pero con un título distinto, ya no es una receta, sería mejor dicho una fórmula para escribir bien.

La literatura es un arte, y como todo arte es subjetivo, el mismo libro uno puede odiarlo y el otro amarlo, así como hay cuadros de pintura que unos aman y otros aborrecen, todo cambia de acuerdo al cristal con que se mira.

Teniendo en cuenta eso, entonces volvemos al tema principal ¿Cómo se escribe bien? Me suena a cuando se le preguntó a Einstein ¿cuál era la clave del éxito? Él al ser matemático lo puso por medio de una ecuación… “la clave del éxito es x + y + z”,  a lo que le preguntaron… ¿Qué sería cada una de las variables y entonces él respondió “x es el esfuerzo, y es la suerte… y la z… la z es quedarse callado”… podrán estar o no de acuerdo, pero creo que tenía razón.

En cuestión de escritura sería igual… tendríamos a + b + c + d + x + y, sí… me robaré las variables  de Einstein. En este caso cada variable obviamente representa una cosa distinta…

El valor de “a” sería, una buena redacción, saber redactar, es decir saber poner tus palabras de forma escrita sería la primera variable, el poder expresar tus ideas con claridad sería parte de una fórmula para poder escribir bien.

El valor de “b” sería una buena idea, no tiene que ser la idea del siglo, sólo tener una idea precisa sobre lo que quieres escribir.

El valor de “c” sería, uno o más buenos personajes… ¿con buen personaje que quiero decir? Sería un personaje con el que puedas empatizar, un personaje que tenga una base sólida, que podrá ser un personaje odioso pero que puedas entender porque es odioso, que si es apático sepas porque es apático… tener sentado su origen, todo lo que el personaje ha pasado en vida, tener su análisis psicológico fundamentado para que no caiga en incongruencias.

El valor de “d” sería, una buena atmósfera, ya tienes la redacción, la idea y los personajes… sólo falta el caldo en que se tiene que mezclar todo, crear una atmósfera apropiada donde todo tomará vida…

Podrán tener otros aspectos, pero en general, si tienes esas cuatro cosas, ya estás del otro lado, y entonces es ponerle esfuerzo… esforzarse y ser disciplinados, así terminas un cuento, una serie de cuentos, una novela o un ensayo… el resto se lo dejamos a la suerte… pero teniendo lo anterior si no eres publicado al menos sabrás que tienes un buen escrito… teniendo algo bueno es el inicio de la buena suerte.

Sin embargo si tomamos en cuenta a los grandes escritores y sus mejores obras, encontraremos en todos ellos, personajes memorables, una buena redacción, atmósferas envolventes e ideas que si no fueron extremadamente originales, fueron llevadas con acierto…

En fin, recuerden  no existen fórmulas secretas ni el hilo negro…  y al final la literatura es subjetiva.

jueves, 6 de febrero de 2014

La hora del té

Dentro de los parámetros de humor que existen dentro de la comedia y la parodia, el británico (me atrevo a encajonarlo de esa manera) es uno de los más sofisticados de todos. Solo me basta recordar los episodios de Mr. Bean (Rowan Atkinson)  para que una sonrisa acuda a mi rostro, y quien no ha visto o platicado las decenas de chistes cínicos que Dr. House (Hugh Laurie) dijo durante todas las temporadas de la serie (si, la serie es norteamericana, pero creo que sin este actor británico no sería para nada lo mismo).  



Pero no solo la televisión cuenta con obras altamente cargadas con este tipo de humor; la literatura también cuenta con varias obras en este contexto (una escrita por el propio Hugh Laurie). 

Si a la mezcla de cinismo, retórica y lenguaje corporal, que compone este tipo de humor, se le agrega la llegada del anticristo; tenemos como resultado el libro "Buenos presagios". 


Las buenas y acertadas profecías de Agnes Nutter


De acuerdo al libro escrito por esta profeta del siglo XVII el mundo terminará un sábado, justo antes de la cena. La mayoría de los seres humanos, buenos, malos y todos aquellos que caben en una escala de gris, no lo saben, pues el único libro cuyas profecías son acertadas, fue un fracaso en ventas. 




El argumento de esta historia comienza cuando un ángel (Aziraphale) y un demonio (Crowley) se dan cuenta que esto del Apocalipsis no es una buena idea después de todo y deciden sabotear el día del juicio final. 

Grandes personajes bíblicos hacen su aparición a lo largo de está narrativa, ángeles, demonios, los jinetes del día final, el sabueso del infierno, monjas satánicas que solo lo son durante el horario laboral y, por supuesto, el propio anticristo. 

En el libro rojo se ha destacado una frase; "condición humana". Buenos presagios es un libro que se burla altamente de la condición humana de todos los personajes (sean místicos o humanos o perros infernales o jinetes del Apocalipsis) y eso lo hace único.  


Los autores


En plural. Neil Gaiman y Terry Pratchett son los autores de está cómica visión del final de los tiempos. Ambos son prolíficos escritores, siendo Neil Gaiman el más accesible (en cuanto a stock de libros) en nuestro país. Gaiman se destaca en sus historias por la fantasía, el manejo de personajes peculiares y sus historias poco ortodoxas. Quizá recuerden una de sus obras llevada al cine, Coraline. Terry Pratchett por otro lado, escribe de manera irreverente, satírica y constante. Su más grande saga (mundo disco) cuenta con alrededor de 40 libros y sigue en aumento. 


Terry Pratchett (izq) y Neil Gaiman.

Según relatan los propios autores, no recuerdan el momento exacto cuando empezaron a trabajar en esta obra. Se dio de manera tan natural y poco organizada, que al final no sabían con exactitud que parte había escrito cada uno. Sea esto una verdad o una historia para ensalzar la novela, lo realmente importante es que estos dos grandes se unieron para entregarnos uno de los libros más ingeniosos acerca del día del juicio. 


Como la mayoría de las obras de ambos autores. Es difícil encontrarla en español (en formato físico), sin embargo en internet se puede conseguir fácilmente el PDF. 


Aquí un link: https://app.box.com/shared/143vblex7v



miércoles, 5 de febrero de 2014

Escrito por Nicte Yuen en , , , | 6:34 p. m. Sin comentarios

Una técnica narrativa, un cuento

En está ocasión quiero presentarles un cuento que escribí basándome en una técnica narrativa, la cual consiste en narrar una historia de atrás hacia adelante, o sea, en sentido inverso; el primer párrafo que se escribe es el propio final de la historia, y el último párrafo es el inició de la misma. En mi opinión es algo complicado llevarla a la práctica, y cuando tuve que escribir un cuento basándome en ella, le sufrí para narrarlo porque no quería que resultara confuso, y que el lector no comprendiera ni disfrutara la historia. Un magnífico ejemplo de dicha técnica narrativa es el cuento Viaje a la semilla de Alejo Carpentier, si ustedes ya lo leyeron o lo van a leer, podrán darse cuenta que todo va en retroceso. Y sin más los dejo con mi cuento, espero les guste.



Réquiem para olvidarte
Fue un adiós cobijado por los acordes del piano, el mismo que parecía soltarte algunas notas  burlonas, desde la esquina donde habitaba. Te detuviste junto a la puerta, sin atreverte a despegar tu mirada de sus dedos, danzando sobre las teclas blanquinegras.  Aquella melodía provocaba en ti, unas violentas ganas de soltar el llanto en su presencia.  Podías escuchar su respiración,  serena, sosegada; como si no acabara de pedirte que te marcharás de su vida, claro con un intenso beso como preludio, un beso que inició en tus labios y terminó al fondo de tu blusa platinada. Le sonreíste, pero él, inmerso en  el culmen de aquellas notas, ni siquiera lo notó. Entonces te percibiste a ti misma como un fantasma, anclada como estabas entre esas cuatro paredes, la ventana que daba a las escaleras de caracol,  y el piano en la esquina derecha de su recámara.  Tu sonrisa se convirtió en  oleaje salado reventando contra los acantilados, cuando bolso en mano, cerraste tras de ti aquella puerta.
Olvidaste cerrar la puerta tras de ti, porque sus besos te sorprendieron llave en mano; y tú, acalorada como estabas, hundiste los dedos en el castaño de sus cabellos, robando caricias entre un beso y otro.  Caminaste en un caritativo desprendimiento de prendas, esquivando las sillas del comedor, los sofás, el restirador sin uso, la estufa, las macetas con flores disecadas del corredor, las ventanas abiertas desprovistas de cortinas. Caminaste así, hasta caer contra la cama, cubierta exclusivamente de caricias y besos. Olvidaste cerrar la puerta, pero él lo recordó a mitad de un suspiro tuyo, y descalzo como estaba, fue a cerrar como Dios manda, para que ningún vecino apareciera cuando nadie lo requería. Lo recibiste todavía con aquel suspiro en la comisura de tus labios desteñidos, sonriente en la oscuridad de su recámara, sonriente en la melodía que emanaba de su voz.
Su voz te tranquilizó el alma, apenas abrió el portón y soltó tu nombre en repetidas ocasiones. Borraste de tu memoria la semana que ocupaste  extrañándolo, entre  recorridos al trabajo, preparación de meriendas y desvelos inevitables. Sentiste que apenas un minuto antes, lo habías visto despedirse y tomar el autobús. Recorriste con tus ojos aquel rostro, ya no te cupo duda, estabas segura que el espacio entre el último beso y el reciente era tan angosto. Brevedad. Sacaste del fondo de tu bolso una cajita con palanquetas y alegrías, misma que depositaste en sus manos. Él, deseoso como estaba por llenarse de tu presencia, te sentó sobre sí y se entretuvo dándote trocitos de aquellos dulces. Para la caída de la tarde, ambos dormían entrecruzados sobre el sofá, sus sueños estaban inundados de la presencia del otro.
Otro paseo bajo los robles del parque, con las nubes vociferando tormenta, las manos de ambos aferradas, charlas inconclusas porque de pronto surgían nuevas conversaciones. Besos tímidos sobre la banca pintada de rojo, expresiones recién nacidas  en tu rostro, en su rostro. Esa necesidad por susurrarle “te quiero”, “te amo” “te adoro”. Una necesidad que él alimentaba con las melodías que le arrancaba a su piano, largas sesiones donde tú eras la musa que movía sus dedos sobre las teclas. La musa a la cual le había pedido que fuera su novia.  No concibo mis días sin ti, nena , debes estar cansada de dar vueltas en mi cabeza, de iluminarme con esa hermosura que te pintas, ¿quisieras ser mi novia?.  Sus palabras te habían dejado tan asombrada, que al menos el primer minuto o los primeros,  no sabías si responder con un simple si quiero, o pasar a darle un beso y lazarte a un prolongado abrazo; que viniera a recompensarte todas las madrugadas, con esa incertidumbre de ser o no ser correspondida. Para cuando llegó el primero beso, también sentiste que te estabas consumiendo en vida.
La vida te lo presentó,  cuando llegaste temprano a ese curso que no estabas muy segura de querer tomar;  del cual no pudiste arrepentirte porque fueron llegando los compañeros y la maestra. Taconeabas insistente, porque la ansiedad devoraba tu paciencia; escribiendo,  borrando y volviendo a escribir sobre tu cuaderno de espiral. Tan ansiosa estabas, que aquella primera hora de clases ni lo notaste, observando por encima del hombro. Luego una duda llevó a otra, el intercambio de nombres y apellidos, el correo, los números telefónicos, las miradas, especialmente esas miradas cazadoras de suspiros, de sonrisas. Te subiste al camión, la noche caía pesadamente sobre ambos, los asientos se te antojaron enormes, porque deseabas tanto pegarte a su hombro, a su mejilla, a sus ojos, los mismos que recorrían tu silueta charlándole. Un instante, la parada donde debías bajar estaba ahí en la siguiente esquina; dejaste el asiento y le echaste una última mirada, lamentando el tiempo repleto de su ausencia.
Tu ausencia la notaron todos aquel viernes,  tu cubículo quedo vacío, excepto claro, por esas pertenencias que olvidaste llevarte de contrabando el día anterior. No regresarías al trabajo, el hastió estaba asesinando hasta tu última sonrisa. Jamás había sido aquella tu vocación, pasar las horas detrás de un escritorio, la monotonía instalada a tu lado, burlona, siempre burlona  de lo que hacías pero detestabas hacer. Leíste ese anuncio en el periódico, una docena de veces en el pasar de aquel jueves. Querías tomar ese curso, agarrar las riendas de tu vida y hacerlo por puro gusto, no porque te dejara una buena remuneración económica,  simple placer. Sin embargo, la indecisión te carcomía, por eso lo releíste tantas veces. Y te dejaste llevar por tu instinto, a ciegas, sin oponer resistencia.


martes, 4 de febrero de 2014

Escrito por axlmar en , , , , | 11:42 p. m. Sin comentarios


Como parte de una actividad en SOGEM, tuvimos que escribir entrevistas ficticias, así que aquí les comparto la mía. Espero que la disfruten.

"He cometido muchos errores”
Entrevista con Scarlett O’Hara
Scarlett O’Hara
A sus treinta años, cuenta con tres matrimonios, el primero con Charles Hamilton, el segundo con Frank Kennedy, ambos fallecidos, y el tercero con Rhett Butler, de quien está divorciada, de sus tres hijos aún le sobreviven dos: Charles y Ella. Con ascendencia francesa e irlandesa, fue criada en el Sur de los Estados Unidos, a quien le ha tocado vivir muchos cambios políticos. Sobreviviente de la guerra de Secesión. Después de haber estado viviendo en Atlanta, actualmente reside en Tara, una plantación cerca de Jonesboro, dentro del Estado de Georgia.

¿Cómo te describirías a ti misma?
S. Soy una mujer de carácter fuerte, con quien muchos hombres se sienten intimados.
¿Crees que podría ser distinto si no te hubiera tocado vivir una guerra?
S. Probablemente seguiría intimidando a la gente, aunque tal vez tendría un carácter un poco más suave.
¿Qué opinas sobre lo que dice la gente, que no eres una persona inteligente ya que has cometido muchos errores?
S. Nunca me he considerado a mí misma como alguien muy inteligente, y he cometido muchos errores, porque eso es lo que hacer a gente aprender, así que simplemente soy una persona que ha acumulado mucha experiencia.
¿Podrías entonces considerarte una persona sabía?
S. No, jamás… tal vez algunos quieran ver la experiencia como sabiduría, pero detrás de la experiencia vienen cosas tristes y dolorosas, mientras que una persona sabía, habría evitado tanto dolor y tristeza.
Y tus hijos, ¿cómo te ven?
S. Wade se ha vuelto un poco más independiente, pero sigue ansiando estar cerca de mí, Ella, sigue igual de asustadiza y retraída.
¿Por qué cuando hablas de tus hijos no lo haces como otras madres?
S. Supongo que porque veo en ellos lo contrario a lo que yo soy, veo a Wade todavía como alguien cobarde y a Ella la veo poco agraciada. No soy como otras madres que están cegadas y que ven todo por ese cristal llamado amor.
¿Quieres decir que no amas a tus hijos?
S. Podría decirse que no los amo ciegamente, ya que no fueron fruto de matrimonios de amor, y tal vez es lo que me diferencia de otras mujeres, cuando sus hijos nacieron en medio de una relación de amor, se cegaran en lo referente a ellos y obviaran  sus defectos.
¿Es lo que te sucedió con Ashley Wilkes?
S. Podría decirse que sí. Estaba cegada con él, no vi sus defectos porque estaba enamorada, lo que fue realmente malo.
¿Quieres decir que lo lamentas?
S. Claro, fui como aquel que se pierde en un desierto y anhela un oasis tanto que ve espejismos, entonces invierte todas sus energías y tiempo persiguiendo algo que no existe, amar algo falso es una pérdida de tiempo y esfuerzo.
¿Crees que si Charles no hubiera fallecido en la guerra, algo habría cambiado?
S. No lo creo, lo habría hecho miserable, aunque era una persona tan leal que lo más probable es que hubiera vivido tratando de hacerme feliz.
¿Eso no hubiera sido suficiente para que te enamoraras de él?
S. Tal vez sí, pero lo habría negado, si hubiera muerto antes que mí, en ese momento me habría dado cuenta y entonces hubiera sido lamentable.
¿Lo dices por qué eso fue lo que sucedió con su hermana Melanie?
S. En parte, siempre pensé que la ayudaba por obligación, jamás pensé que lo hacía porque la quería, ya que ella era el ejemplo del tipo de mujer que yo admiraba y jamás podría llegar a ser.
¿Dices que Melanie era el tipo de mujer que fue tu madre?
S. Sí, toda mi vida he admirado como fue mi madre, una mujer decidida y justa, que no dejaba de ser dulce y cariñosa, alguien a quien todos admiraran y buscaran consejo. Melanie era así y creo que por lo mismo a veces la rechazaba, porque ella era todo lo que yo no podía ser.
¿Lamentas su muerte?
S. Claro, si ella aún viviera me ayudaría en todo lo que pudiera.
¿A qué te refieres?
S. Ella era alguien a quien Rhett admiraba y escuchaba, me habría ayudado a que él regresara a mí.
¿Crees que algún día él regresará contigo?
S. No estoy segura, tal vez suceda, pero la experiencia me ha mostrado que no existen los finales felices, y no estoy dispuesta a perseguir un espejismo una vez más.
¿Por eso volviste a Tara?
S. Sí, de todo lo que alguna vez amé, es lo único que queda en pie, por eso me aferré a ello.
¿Eso no ha representado algún problema con Suellen y Will?
S. No, Will no podrá estar de acuerdo con todo lo que hago, pero me admira, y Suellen no puede decir nada, ella mejor que nadie sabe de los sacrificios que he hecho por Tara, es mi casa más que de ella.
¿Algún día te volverás a casar?
S. No sabría decirlo, pero una mujer divorciada no es bien vista, pero una nunca sabe lo que puede traer el día de mañana…
¿Crees que aún te queda mucho más por vivir?
S. Espero en cierta manera, que lo que me resta de vida sea más tranquila, he vivido demasiadas cosas para una mujer de mi edad, y mientras aún tenga algo a que aferrarme seguiré luchando, como lo es luchar por Tara.

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter