miércoles, 24 de octubre de 2018

Escrito por Unknown en , , | 6:59 p. m. Sin comentarios


ESPECIAL DE HALLOWEEN: Cerrando este especial dedicado a la buena literatura de terror, hablaremos de las brujas, la superstición que rodea el tema y en especifico de Las brujas de Salem, la obra de teatro escrita por Arthur Miller. ¿Qué sería de un especial de Halloween sin hablar de brujas?
            En los Estados Unidos y en todo el mundo anglosajón, la superstición  es algo muy persistente, desatando pasiones principalmente en la época de Halloween, la cual se celebra por varios días en torno al 31 de octubre. De hecho es costumbre que la gente se  caracterice como brujos, duendes, fantasmas o cualquier otro ser sobrenatural, jugando a amenazarse unos a otros. Por supuesto esto se hace en un ambiente festivo, y nadie piensa que las brujas pudieran ser otra cosa que las ancestrales ancianas horrendas que volaban en sus escobas, siempre en compañía de un gato negro, pronunciando conjuros, preparando sortilegios y modelando figuras de cera para hechizar a sus enemigos. Si esta clase de personajes estereotipados hubieran existido tal y como se les pinta, hubieran sido un verdadero problema para el pueblo.
            Los juicios de Salem por brujería aluden a un famoso episodio del período de colonización de los Estados Unidos en 1692 en la aldea de Salem, en el actual estado de Massachusetts, en el que fueron condenadas a muerte 19 personas acusadas de brujería, todas mujeres, y se encarceló a un  número  mucho mayor, entre los 200 y 300.  Muchos estudiosos del tema intentan explicar por qué la comunidad de Salem explotó en ese delirio de brujas y perturbaciones demoníacas.  Quizá la más conocida insiste en afirmar que los puritanos, quienes gobernaban la colonia desde 1630 hasta 1692, atravesaban un periodo de alucinaciones masivas e histeria provocada por su propia religión.  


LAS BRUJAS DE SALEM: Es una obra de teatro de Arthur Miller escrita en 1952 y estrenada en 1953, ganadora del Premio Tony. Está basada en los hechos que rodearon a los juicios de brujas de Salem. Miller lo escribió como una alegoría de la fiebre persecutoria y la represión. En prólogo de la obra, Miller señaló que empleo una licencia poética para condensar el número de personas involucradas en los procesos, y que aumento la edad de Abigail de 12 años para que el argumento pudiera salir adelante. Enfatizando que el objetivo es mostrar la naturaleza esencial de uno de  los episodios más extraños y horribles de la historia de la Humanidad.
            La historia trata de un grupo de jovencitas irritadas por la sofocante atmósfera a la que las someten sus padres, se ponen a bailar  desnudas en los bosques, una de ellas, Abigail Williams, bebe una pócima encantada para inducirla a matar a la mujer del granjero John Proctor, con quien ha perdido la virginidad. Y de repente, el diablo parece apoderarse de Salem. Las jóvenes brujas son descubiertas e incitadas por sus terribles acusaciones, todos los habitantes del pueblo son presa fácil de una extraña e incontenible histeria colectiva. Se inicia un juicio, en el que una a una, las víctimas inocentes van cayendo en la trampa de culpas y denuncias.


            La obra Las brujas de Salem o el Crisol, presenta varios temas conectados entre sí, en primer lugar tenemos la histeria de las chicas, al ser sorprendidas bailando por la noche en el bosque por el reverendo Parris, las chicas se asustan y se enferman. Míster Hale, otro reverendo, es requerido para el caso y, sin saberlo, ofrece a las chicas una manera de salir del problema y escapar del castigo: la caza de brujas. El reverendo Hale les dice que si vieron a alguien con el diablo deben decirlo. Esto tiene  un gran impacto en las chicas. Otros temas que se abordan son la intolerancia, el honor y el puritanismo.

jueves, 18 de octubre de 2018

Escrito por Unknown en , , , | 6:18 p. m. Sin comentarios




ESPECIAL DE HALLOWEEN: La novela gótica El monje escrita por Matthew Gregory Lewis se publicó por primera vez en 1796. El autor la escribió cuando aún no cumplía los veinte años y tardó diez semanas en escribirla. Está considerada como una de las novelas góticas más tenebrosas y adelantadas a su época, teniendo a un sacerdote como villano, sirviendo esto como modelo para otros trabajos literarios como Nuestra Señora de París. Algunos de los temas que se manejan en la novela son pactos demoníacos,  violaciones, incesto y la inquisición  española; volviéndose una especie de compendio de todas las desconfianzas hacia la iglesia católica, principalmente hacia su autoritarismo político y religiosa y a un estilo de vida enclaustrado. Es importante tomarse en cuenta que su autor era un joven antipapista y obviamente anticatólico, sumándole a lo anterior antiespañol. Sin embargo, su buen planteamiento narrativo termino convirtiendo a su obra como una de las novelas más populares del romanticismo.

¿De qué trata?
         La anciana Leonila y su sobrina Antonia, una joven bellísima e inocente, llegan un día a la iglesia de la orden monacal de los capuchinos en Madrid. Al ver la belleza de Antonia, dos caballeros les ceden sus asientos. Uno de ellos, Lorenzo de Medina, se ofrece a la joven para servirla durante su estancia en la capital, a donde ambas mujeres acaban de llegar para pedir a Raimundo, conde de Las Cisternas, heredero del recientemente fallecido marqués de Las Cisternas, abuelo de Antonia, que le renueve la pensión que el difunto le había asignado a su madre, hija de un zapatero cordobés que se había casado a escondidas con el hijo del marqués. Muerto el hijo, el marqués asignó dicha pensión a la madre de Antonia a condición de no volver a oír hablar de ellas. Lorenzo, que conoce a Raimundo, se compromete a abogar en su favor ante él.

       Ambrosio, prior del monasterio, conocido como El Hombre Santo, y admirado por su elocuencia, va a dar un sermón, motivo por el cual el lugar está abarrotado. El prior, que siendo niño fue abandonado en la puerta de la abadía, se dedicó desde joven al estudio y a la mortificación de la carne. Ahora, a sus 30 años, abandona su reclusión únicamente para dar sermones en la iglesia. Antonia queda fascinada al verlo y oírlo, no así Leonila, a la que no le gusta su aspecto de serenidad. Cuando ambas mujeres se marchan, Lorenzo le dice a su amigo, don Cristóbal, conde de Osorio, que algún día se casará con Antonia. Ambos amigos se despiden y Lorenzo queda solo en la iglesia pensando en su amada, y quédase así dormido. Sueña con la boda, que es interrumpida por un ser monstruoso que intenta raptar infructuosamente a la novia, que cual ángel alado asciende hacia el techo abierto de la iglesia. Al despertar, observa a un hombre embozado en su capa que deposita una carta al pie de una estatua. Al salir, Lorenzo vuelve a encontrarse con su amigo, quien le dice que, gracias a la portera, amiga suya, verán pasar sin velos a la abadesa de Santa Clara y a su séquito de monjas, que, aprovechando la oscuridad nocturna, vienen a la abadía a ser confesadas por Ambrosio antes de que éste se recluya de nuevo. Una de las monjas recoge con sigilo la carta dejada por el misterioso desconocido, y al hacerlo, Lorenzo, oculto junto a su amigo, reconoce en ella a su hermana Inés, a quien habría ido a visitar al convento ese día si no se hubiese quedado dormido. Cuando las monjas terminan de pasar por el recinto, Lorenzo, airado, corre al encuentro del desconocido que, tras permanecer oculto, se dispone a abandonar la iglesia. Se entabla una reyerta con espadas, a la que don Cristóbal pone fin. Se descubre entonces que el embozado es Ramón de Las Cisternas, que promete contarles las razones de este proceder. Por su parte, al regresar a la hospedería, Leonela y Antonia se cruzan con una gitana que les lee las manos. A Leonila le dice que asuma su edad y olvide amores imposibles (ésta habíase sentido atraída por don Cristóbal) y a Antonia le dice que su fin está cerca y que desconfíe de alguien que ante ella se mostrará amable.
         Tras el sermón, Ambrosio regresa a su celda, sintiéndose superior a los que le rodean. Fascinado por un retrato de la Virgen, cree ser inmune a la tentación de la carne. Rosario, un novicio misterioso, con la cara siempre oculta por la capucha, es el único que le merece aprecio. Ya en el confesionario, tras confesar a varias monjas de Santa Clara, le toca el turno a Inés, a la cual se le cae la carta y el prior la recoge, leyéndola para horror de Inés. Descubre así que ésta piensa fugarse con su amante y que está embarazada. Ambrosio, sin un ápice de compasión, entrega la misiva a la superiora, que promete ser estricta con Inés. Para olvidar el incidente, el prior baja al jardín de la abadía. Allí, en la ermita, encuentra a Rosario, que le confiesa su deseo de ser ermitaño, disuadiéndole Ambrosio de tal intención. Rosario le cuenta que tuvo una hermana, Matilde, que se enamoró de un tal Julián, que la rechazó por estar ya comprometido, y ella murió por ello. Entonces, Rosario le revela su secreto: él es Matilde y Julián es Ambrosio. Ella, desdeñando a los numerosos pretendientes, pues es rica, por encontrarlos intelectualmente inferiores, vio, oyó y se enamoró de él cuando dio su primer sermón. Lo ama por sus virtudes, con un amor puro. Nada desea sino estar a su lado. Pero Ambrosio no acepta tal situación. Matilde saca una daga y amenaza con matarse si la delata. Ante esta amenaza, y ante la visión a medias de sus pechos, donde amenaza clavarse la daga, el prior acepta que se quede. Pero al día siguiente, tras sueños turbadores, temeroso de no resistir la tentación, vuelve a pedirle que se marche. Ella acaba aceptando. Le dice que se recluirá en un convento para siempre. Sólo le pide que de vez en cuando piense en ella, así como una rosa de un rosal cercano para llevarla siempre consigo. Al coger la flor, Ambrosio es mordido por una serpiente venenosa. Cae desmayado. El cirujano de la abadía le da sólo tres días de vida. Pero milagrosamente la herida desaparece y Ambrosio sana. Ya a solas, Matilde, creyéndole dormido, le vuelve a hablar de su amor puro por él, y al descubrir que está despierto, se sobresalta, lo que provoca que la capucha caiga hacia atrás. El prior ve admirado su rostro, idéntico al de la Virgen del retrato. Éste es en realidad su propio retrato, que ella hizo llegar hasta él. Ambrosio le da tres días de plazo para que se marche. Luego piensa que es mejor vencer la tentación que evitarla, y permite que se quede. Pero Matilde cae enferma. Le revela que la causa es que succionó con sus labios cuando él dormía el veneno de la herida que le provocó la serpiente. También le dice que si viviera, no podría reprimir su cada vez más intenso deseo carnal hacia él. En este momento, él flaquea, y ambos se abrazan y besan.





      Siendo la novela gótica un género literario estrechamente relacionado con el terror, precursor de la novela de terror actual; podemos notar  en El monje un claro ejemplo del género. Las características principales son su ambientación romántica: paisajes sombríos, bosques tenebrosos, ruinas medievales y castillos con sótanos, criptas y pasadizos llenos  de fantasmas; personajes extraños, grandes peligros y jóvenes inocentes en apuros, además de elementos sobrenaturales. Nuevamente, la  novela de Matthew Lewis cuenta con todas las características; así que no pueden dejar de leer El monje en este mes de monstruos y brujas, un clásico imperdible.

domingo, 14 de octubre de 2018

Escrito por Unknown en , , , | 7:51 p. m. Sin comentarios



  1. Según Zopfius, el sabio, los vampiros salen  de sus tumbas en las noches, van hacia las camas de la gente que duerme, les chupan toda la sangre y con ello las matan. Los vampiros carecen de edad y de sexo. Aquellos que caen en su maligna influencia se quejan de sofocación y debilidad del espíritu, con lo que caen en enfermedad y al poco tiempo expiran.
  2. Los estudiosos sobre el tema señalan a la Grecia cristianizada como posible origen de las leyendas de vampiros, pero la verdad es que se pueden rastrear supersticiones de este tipo desde tiempos anteriores. De hecho el camino más corto para explicar esta creencia es referirla directamente a los  principios de la civilización, hasta el animismo salvaje. Bien podemos observar que muchos elementos son elaborados de la misma manera en diferentes regiones, y que los vampiros no son solamente el  producto de la fantasía desbordada, sino interpretaciones de hechos sangrientos.
  3. El vampirismo encuentra también un lugar en la mitología babilónica, y en las tradiciones y el floclore de muchos países del Cercano Oriente. La creencia se difundió en Arabia y en las tribus precristianas.
  4. MONTAGUE SUMMERS: cazador de vampiros del siglo XVIII, cuyos libros  el vampiro: su prosapia  y jerarquía 1928, los vampiros en Europa 1929; se han convertido en textos indispensables para los modernos estudiantes del vampirismo.
  5. En la tradición rumana no solamente existen vampiros muertos, sino también vivos. En el caso de los vampiros vivos, estos se confunden con los brujos y no se asustan con la salida del sol.
  6. El método más común para inhibir la actividad vampírica es clavar una estaca en el corazón del cuerpo del sospechoso. Un método alterno es sacar el corazón del cadáver y luego quemarlo; también sirve si el corazón es hervido o cortado en trozos pequeños.
  7. John William Polidori (1795-1821) publicó muy poco sobre el tema de los vampiros, pero su aportación literaria a la conceptualización del vampiro todavía sigue vigente. Su cuento El vampiro fue publicado por primera vez en 1819 en el New Monthly Magazine, aunque sin la autorización de Polidori.
  8. LA OPERA NO TERMINA HASTA QUE CANTA EL VAMPIRO: basándose en la historia de Polidori, Heinrich Marschner compuso la ópera “Der Vampyr, esta pieza fue representada por primera vez en Leipzig en 1828.
  9. Carmilla apareció publicada en 1864, como parte de una antología de su autor Le Fanu, llamada Glass Darkly. Se considera esta novela como la obra  maestra del autor.
  10. El destino de madame Cabanel, es una historia que son frecuencia se cita como una metáfora feminista, porque de alguna manera alude a la represión de la mujer. Sin embargo, Eliza Lynn Linton, la autora, no era defensora de la corriente de “las nuevas mujeres” que estaba en boga en su época, lo que si defendía era la igualdad sexual.



Espero que este listado sobre algunas curiosidades acerca de los vampiros les haya entretenido, y servido como preámbulo para la lectura de un clásico imperdible dentro de la literatura de terror gótico: Drácula. 

En nuestro canal de Youtube podrán encontrar un video sobre este tema, donde se analiza, esta novela de Bram Stoker.

miércoles, 10 de octubre de 2018

Escrito por Unknown en , , | 6:36 p. m. Sin comentarios



ESPECIAL DE TERROR: Como se dice coloquialmente, no hay día que no llegue ni plazo que no se cumpla, y aquí estamos un año después, a poco tiempo de celebrar Halloween,  buscando que disfraz usaremos para el último día de octubre y pensando en que libro leer que realmente nos cause pánico. Aquí en México la tradición es celebrar el día de muertos el 02 de noviembre y disfrazarnos de catrinas o calaveras y comer pan de muerto; sin embargo, no importa si celebras Halloween o el día de muertos, o ambas; una buena historia de terror nunca está de más en estas fechas fantasmales. Y para muestra un botón, en esta ocasión les hablaré de la novela en la cual está basada la famosísima película “el exorcista”, espero que sean  valientes y se animen a leer esta joya del género del terror.



EL EXORCISTA es una novela de terror del escritor William Peter Blatty publicada en 1971, la cual está basada en un exorcismo efectuado en 1949, y del que, según cuenta el autor, oyó hablar en 1950 cuando recibía clases en la Universidad de Georgetown, una escuela jesuita. Según se cuenta dicho exorcismo fue realizado por Mount Rainier, Maryland; donde varios periódicos locales informaron del sermón del sacerdote donde éste afirmaba haber realizado un exorcismo a una joven de 13 años de nombre Regan Mannheim, el cual duró más de seis semanas, concluyendo el 19 de abril de 1949.

“Como el fugaz destello condenado de explosiones solares que sólo impresionan borrosamente los ojos de los ciegos, el comienzo del horror pasó casi inadvertido: en la locura que vino después, de hecho fue quedando olvidado y tal vez, no se lo relacionó de ningún modo con el horror mismo. Era difícil juzgar.”
EL EXORCISTA
WILLIAM P. BLATTY

LA TRAMA: El padre Lankester Merrin es un anciano jesuita estudioso de las antigüedades que dirige una excavación arqueológica en el norte de Irak. Tras el hallazgo de una arcaica figurilla del diablo Pazuzu (semidiós Sumerio) y una moderna medalla de San Cristóbal, una serie de siniestros presagios le hacen intuir inminente enfrentamiento con fuerzas malignas. El sacerdote jesuita lleva tiempo realizando exorcismos por toda África.  Por otro lado, en Georgetown, una joven Regan que vive con su madre contrae una repenti9na y desconocida enfermedad. Tras una serie de fenómenos paranormales, la hija atraviesa terribles cambios físicos y mentales que hacen sospechar que está poseída por un espíritu diabólico. Tras  diversos tratamientos médicos y psiquiátricos, la madre de regan acude a un sacerdote local en busca de ayuda. El padre Damien Karras, quien atraviesa una crisis de fe causada por la muerte de su madre, pero que acepta visitar a Regan como psiquiatra, negándose a admitir la posibilidad de una posesión diabólica. Tras varias visitas a la niña, el padre dicide solicitar al obispo el permiso de realizar un exorcismo. El obispo le designa al experimentado Lankester Merrín, tras su regreso de Irak; y Karras será su asistente. El prolongado exorcismo pone a prueba a los sacerdotes.


“Se paró en el borde  del solitario andén del  subterráneo y esperó oír el estruendo del tren que apaciguaría ese dolor que siempre lo acompañaba. Como el pulso. Se lo oía solo en el silencio. Cambió de mano su valija y contempló el túnel. Focos de luz. Se estiraban en la oscuridad como guías hacia la desesperanza.”
EL EXORCISTA
WILLIAM P. BLATTY



viernes, 5 de octubre de 2018



Pare este mes el reto era leer un libro de un autor clásico, aunque leí otros libros de autores clásicos, tenía este libro en mi librero desde hace ya más de un año, del autor Mark Twain, yo había leído la edición de clásicos ilustrados juveniles, que era una especie de historieta donde hacían un resumen de la misma, pero hace un poco más de un año encontré una edición de ésta y decidí comprarlo.



Argumento:

Antes de la Guerra de Secesión de los Estados Unidos, David Wilson llega a un pequeño pueblo, donde pronto se ganaría el mote de “cabezahueca” o “mentecato”, por sus ideas un tanto fuera de lo común, y mismo lugar en que Roxy una esclava de piel blanca realiza un cambio en la cuna de dos niños, su propio hijo un blanco con un 1/32 partes de negro, y el hijo de su amo, para proporcionarle a su hijo el destino distinto para el que nació.

¿De qué trata?

El libro también es conocido con el nombre de Cabezahueca Wilson o la Tragedia de Wilson Cabezahueca. Twain nos ubica en Estados Unidos antes de la guerra de secesión, lugar donde todavía había esclavos, con más precisión en Dawson’s Landing, un pequeño pueblo cerca del río Mississippi, allí veremos como David Wilson un abogado llega al pueblo, y de inmediato es catalogado con el apodo de “cabezahueca” o “mentecato”, ya que sus ideas científicas de vanguardia, lo colocan en una posición extraña ante una sociedad cerrada y repleta de tradiciones.

En este pueblo vive Roxy, una esclava de piel blanca del venerable Sr. Percy Driscoll. Ella es sólo 1/16 de negra, pero por esa fracción de sangre no ha podido desprenderse de su estigma de negra, quien acaba de dar a luz a Valet de Chambre, conocido por todos como “Chambers”, además es la nana de Tom Driscoll, hijo de su amo, el niño ha quedado huérfano de madre al nacer, por lo que desde su nacimiento Roxy lo ha estado cuidando.
Wilson, quien ha caído en desgracia por sus comentarios extravagantes, ahora sobrevive llevando contabilidades, y al mismo tiempo comienza una afición que continuará a lo largo de la historia, la recolección de huellas dactilares de toda la población, incluidos los dos niños, así como Roxy.

Un buen día, los negros de la casa donde sirve Roxy cometen un robo, y al ver el trato que les da el amo, Roxy sufre y más al pensar en el destino de su hijo, no quiere verlo vendido ni que sea esclavo, aunque el niño sólo sea 1/32 negro y su piel sea tan blanca como la nieve, sus cabellos rubios como el oro y sus ojos azules como el cielo, no lo exentará del destino de los negros.

Así que con temor, pero decidida, cambia a los dos niños en la cuna, su hijo se convierte a partir de ese momento en su amo Tom, y su amo tomaría el lugar de Chambers, el hijo esclavo nacido de una esclava. Ella se siente segura porque el amo ni siquiera mira mucho a su hijo y el parecido entre ambos niños también es grande.

Después del cambio, todo parece ir bien, al menos en un principio, porque a medida de que los niños fueron creciendo, las diferencias entre ambos también lo hacen, Tom (Chambers) se vuelve débil, déspota y malcriado, mientras que Chambers (Tom) se vuelve fuerte, noble y sencillo. Cuando están por entrar a la adolescencia, Percy Driscoll muere, le da la libertad a Roxy y deja en manos de su hermano el Juez Driscoll la educación de su hijo. Roxy, cansada de los malos tratos de su hijo hacia ella, decide tomar su libertad para trabajar como doncella en los barcos que navegan por el río, cosa que hace durante 8 años. En ese tiempo, Tom (Chambers) se vuelve más malicioso, entra a estudiar a Yale, donde aprende modales, sarcasmo y adquiere el vicio del juego y el alcohol. Lo que se volverá un problema más grande, puesto que sus deudas de juego comienzan a superar los ingresos que le proporciona el Juez.

Para poder cubrir las deudas, Tom (Chambers)  no ve otra salida que cometer robos, para evitar sospechas se disfraza de mujer cuando los realiza, lo que vuelve al pueblo de cabeza, puesto que la policía y el mismo Wilson quien ha tomado la labor de detective, no logran descifrar quién está robando. Y en ese momento su afición de Wilson por tomar huellas dactilares comienza a cobrar importancia.

Por ese tiempo llegan al pueblo varias personas, primero Roxy, quien después de trabajar durante ocho años, sufre un terrible revés al ver que el banco donde tiene sus ahorros ha quebrado, por lo que va a buscar ayuda en su hijo, quien en un principio la desprecia y esto obliga a Roxy a contarle la verdad sobre su nacimiento, con la promesa de que reformara su madre decide no contarle nada al juez. Así mismo, también llegan un par de condes italianos, que se vuelven famosos, y Tom (Chambers) les toma cierta aversión, que desembocará en una ofensa, misma que se tiene que tratar en el campo del honor, es decir por medio de un duelo de pistolas, el joven, miedoso e irresponsable, decide huir.

El juez cansado de la conducta de su sobrino, le amenaza con sacarlo del testamento, Roxy se enoja mucho con su hijo, porque su actitud hará que eche por la borda su sacrificio y el sufrimiento que ha padecido. Además de que la sombra de que alguien más averigüe quién es en realidad Tom (Chambers) comienza a pesar por sus cabezas.

Opinión.

Bueno, traté de resumir la historia, pero la verdad hasta que lo intenté me percaté de lo compleja de la misma. Aun así, hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto una lectura, puedo decir con certeza de que Mark Twain logró atravesar la barrera de tiempo, y que no paró de asombrarme con su narrativa y la evolución de la historia, así como la psicología de los personajes, todos estos elementos van tejiendo una red de la que parece el falso Tom tomará ventaja.

No sólo el autor me vuelve a sorprender con su idea del doble, que ya había leído previamente en el libro “El príncipe y el mendigo”, sino por sus descripciones tan concretas y ricas, algo que lo separar de los autores de la época que rebosaban en descripciones largas y poca acción, mientras que Twain, más parecido a los escritores contemporáneos, en un párrafo puede resumir la personalidad de un personaje y  esto sumado a todos los acontecimientos sucedidos, pues no es una novela muy larga para la cantidad de acción que tiene.

También hace énfasis en la situación vivida por los negros, el racismo, un tema tan de moda hoy día, lo pinta de forma realista y podemos ver la crueldad de la división de razas, los privilegios por un lado y las desventajas por el otro. Y cómo aquí va más allá de la apariencia, porque tenemos a dos negros de piel blanca, y uno de ellos de ojos claros que podría pasar por un blanco, pero que tiene marcado su destino por esa mínima parte de otra raza que corre por sus venas. Una raza despreciada y esclavizada.

Hace además, una crítica mordaz a las tradiciones de la época, los duelos, el honor y en pocas palabras las mentes cerradas de la gente, lo que nos contrasta con la sagacidad, la mente curiosa del personaje de Wilson, quien por cierto, aunque tiene un papel más bien secundario, cobra importancia en el transcurso de la historia.

No les quiero platicar el final, porque la verdad vale mucho la pena que lean el libro. Que se adentren al humor característico con el que Twain narra historias, que se adentren a ese mundo racista que pareciera tan lejano, pero que es tan actual y a una novela de misterio con tintes policiacos que estoy segura disfrutarán tanto como yo.

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter