jueves, 22 de agosto de 2013

Escrito por axlmar en , | 7:06 p. m. Sin comentarios



Y los valientes heredarán la tierra…



Esa debería ser una de las instrucciones con que viniera la vida, sin el afán de sonar como un escritor de superación personal, es algo que me ha pegado en los últimos días. La gente muchas veces se pregunta mientras se sume en depresiones o mientras duerme en su dolor ¿por qué? ¿Por qué las cosas no me salen bien? Y tal vez esa pregunta se hace más fuerte cuando vez gente que en nuestra propia opinión no tiene capacidad suficiente, o incluso podemos conocer cosas un poco oscuras de los mismos, y aun así obtienen cosas que son muy buenas.  Sé que mucha gente llamará a esto envidia. Pero cuando conoces demasiado a ciertas personas muchas veces sabes que han obtenido cosas de forma demasiado fácil.

Es más sencillo para uno revolcarse en su rencor y ver pasar eso pero al final no hacer nada al respecto excepto quejarse, lo que la verdad no arreglará nada. ¿Entonces?

Bueno,  muchas veces a esa gente que las cosas se le dan “fáciles” es por una razón, esa gente tuvo la valentía (tal vez imprudencia) de tratar cosas nuevas, de pararse en el momento indicado, de no perder la oportunidad que la gran mayoría dejamos de lado por “pensarlo bien” en lo que tardamos en tomar una decisión, alguien más lo hizo sin pensarlo.

¡Vaya! No creí que iba a sonar tan “hazlo hoy”, juro que no soy una de esas personas del club de lo optimistas ni nada por el estilo, creo más bien eso… delante de nuestros ojos muchas veces pasan las oportunidades, pasa la vida y no la tomamos, hace unos días una persona cercana a mí me platicó que le preguntaron varias veces sobre porqué fue novia de un cuate que a vista de todos era nefasto… ella después de pensarlo respondió “porque se atrevió a pedírmelo”.

Así es, muchas veces damos por sentado muchas cosas, creemos que sólo dando “señales” todos a nuestro alrededor saben que queremos… es más fácil sólo pedirlo, en fin… eso es harina de otro costal.

Sigo pensando en eso de la valentía, no entendemos, vemos en el cine películas, leemos en libros y oímos en la radio, pero aun así no entendemos… la valentía es eso, hablar de lo que queremos… hay un refrán que reza “Quien no habla, Dios no lo oye”, allí está encerrado. La valentía no eso de ponerse a pelear y de embarcarse en una aventura sino en las pequeñas cosas que queremos.

Había una vecina que llevaba tres meses trabajando, ni siquiera tenía un contrato fijo, cuando uno de los jefes pregunto “¿alguien sabe llenar estos formatos?” no era algo del otro mundo, pero en una oficina con cinco gentes más, nadie dijo yo, ella levantó la mano y se animó, le subieron el sueldo, con un ascenso y contrato fijo. Tal vez la suerte influyó un poco, pero ella fue valiente al aceptar hacerlo, por cierto, ella no sabía llenarlos, mientras los iba llenando tuvo que estar investigando como se hacía, porque así es. Cualquiera diría que las cosas se le dieron fáciles, pero ella tomó el momento apropiado para levantar la mano. Tomó la oportunidad que los demás dejaron ir.

En cuestión de escribir también sucede… recuerdo hace unos cursos una de las maestras
nos preguntó si creíamos que a partir de estar estudiando habíamos cambiando, de qué manera y si era de forma positiva o negativa. En ese momento le respondí, muchas cosas positivas vinieron a partir de estudiar, te dan armas para escribir pero también te quitan audacia. Antes de entrar me gustaba experimentar con lo que escribía, una vez dentro me llegaron a decir cuando hacía esos experimentos que no les gustaba, que era poco entendible y más cosas. Comenzó a darme tanto miedo que deje de tener la valentía de probar.

Supongo que aquellos grandes inventores, esos poetas reconocidos, esos afamados escritores, esos talentosos artistas, sobresalieron porque tuvieron la valentía de probar nuevas cosas, de expresar lo que sentían, de trabajar por algo que todos decían iban a ser un fracaso…

Repito, no es mi intención hacer un escrito de superación personal, simplemente, sigo pensando que la instrucción de la valentía a alguien se le olvidó ponerla en las instrucciones de vida.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter