martes, 17 de diciembre de 2013

Escrito por Nicte Yuen en , , , | 8:36 p. m. Sin comentarios
HABLEMOS DE UN GRANDE



Yo al igual que muchos jóvenes alrededor del mundo, conocí a Tolkien a raíz del estreno cinematográfico de la película El Señor de los Anillos. Recuerdo haber salido de la sala de cine totalmente fascinada, mis pies ya no pisaban el suelo, flotaban presa de aquel hechizo elfico. Y no hubo marcha atrás, aquella historia que hablaba de la Tierra Media, de los enanos, los elfos, los hobbits y una infinidad de seres míticos; se había adherido a mi piel y a mi corazón, amante de la Literatura. Entonces compré la trilogía del Señor de los Anillos, dispuesta a leerlos a penas llegara a mi casa, que digo leerlos, devorarlos, cual carnívora ávida de las letras; sin embargo, mi mamá se apoderó de ellos, como solo lo pueden hacer las madres mágicas, que saben de hechizos y conjuros. Fue ella quien los leyó antes que yo pudiera abrirlos, y cada que tenía oportunidad, me lo echaba en cara, esta libro está increíble. Poco después comencé a investigar más acerca de otros libros escritos por Tolkien, y una cosa me llevó a la otra, descubrir a un Grande dentro de mundo de la Literatura.


¿QUIÉN ES TOLKIEN?
John Ronald Reuel Tolkien, a menudo citado como J. R. R. Tolkien o JRRT, fue un escritor, poeta, filólogo y profesor universitario británico, conocido principalmente por ser el autor de las novelas clásicas de la fantasía como son: El hobbit  y El Señor de los Anillos. De 1925 a 1945, Tolkien fue profesor de anglosajón, ocupando la cátedra Rawlinson y Bosworth en la Universidad de Oxford y, de 1945 a 1959, profesor de lengua y literatura inglesa en Merton. Era amigo cercano del también escritor C. S. Lewis y ambos eran miembros de un informal grupo de debate literario conocido como los Inklings. Tolkien fue nombrado Comendador de la Orden del Imperio Británico por la reina Isabel II el 28 de marzo de 1972. Después de su muerte, el tercer hijo de Tolkien, Christopher, publicó una serie de obras basadas en las amplias notas y manuscritos inéditos de su padre, entre ellas El Silmarillion y Los hijos de Húrin. Estos libros, junto con El hobbit y El Señor de los Anillos, forman un cuerpo conectado de cuentos, poemas, historias de ficción, idiomas inventados y ensayos literarios sobre un mundo imaginado llamado Arda, y más extensamente sobre uno de sus continentes, conocido como la Tierra Media. Entre 1951 y 1955, Tolkien aplicó la palabra legendarium a la mayor parte de estos escritos.
  


TOLKIEN Y SU OBRA:
Tolkien nunca había esperado que sus historias se volvieran populares pero, por casualidad, otro libro que había escrito en 1932 para sus propios hijos y al que había llamado El hobbit pasó de mano en mano sin el permiso del autor hasta llegar a Susan Dagnall, una empleada de la editorial londinense George Allen & Unwin. Ésta le enseñó el libro al presidente de la empresa,Stanley Unwin, quien se lo dio a su hijo pequeño, Rayner, para que lo leyera; la historia le gustó tanto que decidieron publicarlo. En este libro se narran las aventuras del hobbit Bilbo Bolsón que, junto con el mago Gandalf y una compañía de enanos, se verá envuelto en un viaje para recuperar el reino de Erebor, arrebatado a los enanos por el dragón Smaug. Si bien se trata de una historia infantil, el libro atrajo también la atención de lectores adultos y se hizo lo suficientemente popular como para que Stanley Unwin le pidiera a Tolkien que trabajara en una secuela, más tarde conocida como El Señor de los Anillos.


Aunque no se encontraba inspirado para tratar el tema, la petición de Stanley Unwin de una secuela para El hobbit impulsó a Tolkien a comenzar la que sería su obra más famosa, El Señor de los Anillos, una novela de fantasía épica subdividida en tres volúmenes y publicada entre 1954 y 1955. Tolkien invirtió más de diez años en la creación de la historia y los apéndices de la novela, tiempo durante el cual recibió el apoyo constante de los Inklings, en particular de su amigo más cercano, C. S. Lewis, al que prestaba o leía los borradores que iba escribiendo para que los juzgara. Tanto los acontecimientos de El hobbit como los de El Señor de los Anillos están enmarcados en el contexto de El Silmarillion, pero en una época bastante posterior. La intención original de Tolkien al empezar a escribir El Señor de los Anillos era que éste fuera un cuento para niños al estilo de El hobbit, pero poco después recordó el anillo encontrado por Bilbo Bolsón y decidió centrar la historia en torno a él y su devenir, convirtiéndose en un escrito más oscuro y serio; por ello, a pesar de ser una continuación directa de El hobbit, fue dirigido a un público más maduro. Por otro lado, Tolkien aprovechó más en esta novela la inmensa historia de Beleriand, que había ido construyendo en años anteriores y que finalmente fue publicada de forma póstuma en el El Silmarillion y otros volúmenes. El Señor de los Anillos se volvió tremendamente popular en la década de 1960 y se ha mantenido así desde entonces, situándose como una de las obras de ficción más populares del siglo XX a juzgar por sus ventas y las encuestas de lectores, como la realizada por las librerías Waterstone's de Reino Unido y la cadena de televisión Channel 4, que eligió a El Señor de los Anillos como el mejor libro del siglo.


SI  AÚN QUEDAN ALGUNOS POR AHÍ QUE NO SE HAN DADO EL TIEMPO DE LEER ALGUNA O TODAS LAS NOVELAS DE TOLKIEN, HAGANLO, PORQUE NO QUEDARÁN DEFRAUDADOS. 
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter