martes, 30 de abril de 2013

Escrito por axlmar en , | 5:43 p. m. Sin comentarios



¿Cómo soportar las críticas desastrosas?



Les hemos hablado de muchas de las mieles que trae el formar parte de un taller literario, y ciertamente tiene muchísimas cosas buenas, desde el conocer mucha gente que tiene los mismos gustos, que escriben y que tienen mucho que contar. Sin embargo no todo es tan bueno.

Cuando se pertenece a un taller literario. Expones demasiado de ti. Ya Karla nos comenta que cuando se escribe, pones mucho de ti mismo en los textos. Es por eso que muchos consideran a sus escritos como sus hijos. Y para todos los que son padres, no haya nada peor que alguien les critique a sus hijos. Ahora imagínense poner a tus propios hijos para ser criticados, a voluntad.

Por esta razón, aunque hay muchas cosas que se necesitan para estar en un taller, una de las principales es la humildad. ¿Por qué? Porque allí es como en cualquier escuela o trabajo. No escoges a tus compañeros, así como puedes tener unos que sean amables, habrá aquellos que traigan consigo tanta amargura que la sudan. Entonces  será como entrar en un campo de batalla.

Los talleres literarios funcionan así: te explican el tema, y te piden que escribas ya sea poesía, cuento, ensayo etc… a la siguiente sesión es leerlo en voz alta, frente a los compañeros para que ellos oigan y critiquen.

En este momento estoy en un taller con compañeras que he tenido por varios años, con quienes me llevó bien fuera de clase, y a quienes aprecio por su sinceridad en los comentarios, pero para llegar a ese grupo, fue tener que aguantar de todo, desde “divas” que se creen reencarnación de grandes escritores, pasando por aquellos que aún te preguntas como es que les dejan escribir cuando alguien debería prohibírselos, hasta llegar aquellos que son tan buenos escribiendo que en tus adentros sabes que llegarán tan lejos como ellos se lo propongan.

Así pues, leer en voz alta para aquellos que son tímidos, pues ya es un estigma a romper, pero allí no termina, porque después de eso vienen los comentarios. En lo personal me ha tocado de todo, tenemos que repartir copias para cada compañero del texto a leer, sin embargo en el momento se les pide que te den su opinión. Si hay algo que no me gusta es la gente cobarde y en estos grupos me los he encontrado a montones. Cuando se pide que se dé la opinión en voz alta, a veces nadie quiere hablar, pero cuando regresan las copias vienen todas rayadas y generalmente con comentarios bastante negativos.  Claro está que sin poner nombres. Es algo así como en internet que muchos aprovechan el anonimato que provee, para dejar correr el veneno que traen dentro que si tuvieran que decirlo cara a cara no lo harían.  Pues aquí pasa igual.

Es muy raro que alguien en persona te de una mala crítica, yo por el contrario pocas veces me quedo callada, sé que algunos maestros conociendo eso me ponían a dar mis opiniones porque sabían que no mentiría y que sería lo suficientemente valiente para no guardarme lo que pensaba. Tal vez piensen que soy mala por hacerlo, pero creo que ese es el objetivo del taller, decir lo que se piensa, con esto no quiere decir que se sea grosera o insultar, sino tratar de dar una crítica de forma imparcial y saber exponer porque algo te gusta y porque otras cosas no te gustan.

Las peores críticas que yo he recibido han sido de parte de los maestros, tal vez por lo que les he dicho que casi nadie se atreve a decir lo que realmente piensa. ¿Me ha afectado? Sí, claro que te afecta cuando alguien te da una mala crítica. Pero también es como dicen allí, depende de quién te la diga.



Es como dicen por allí “no te hiere quien quiere, sino quien puede”… es decir, si alguien a quien tu consideras que no es bueno escribiendo te da una mala crítica, difícilmente va a afectarte, pero cuando es alguien a quien consideras bueno escribiendo y que además de eso alguien como un maestro con trayectoria y reconocido, te dice algo malo, en verdad duele…

También varían, las críticas, está la que es constructiva… “tu texto está mal aquí y aquí, pero tienes estos puntos buenos que se pueden desarrollar” o la destructiva “tu texto parece plagio de tal película” o “no le entendí a nada”… creo que al saber diferenciar una crítica de otra es importante, saber a cuál darle relevancia y a cuál no. No hundirte por las críticas destructivas y tomar lo que puedas de las constructivas.

De hecho, la mejor manera de superarlo, en lo particular ha sido, aprender de los errores, fijarse en los puntos débiles que se tienen en el texto… y para la siguiente ocasión escribir mejor, o al menos tratarlo, no rendirse, seguir escribiendo… esa es la solución. Porque si te dejas caer a la primera mala crítica, entonces no sabrás a donde será posible que llegues. Aferrarse a eso que sabes que tienes y probar, tal vez la cosa fue la técnica, o el tema, o el desarrollo, siempre hay puntos de mejora cuando existe un crítica.

Y pues a medida que pasa el tiempo te das cuenta de dos cosas, además de saber tomar las palabras de quien vienen, a hacerte la piel un poco más dura para soportar las palabras llenas de veneno. Siempre habrá a quien no le guste lo que escribas. No pretendas gustarle a todos, eso no ocurrirá. Por eso es imprescindible que conozcas para quien va dirigido lo que escribes y conocer quien da la opinión.

En fin, sé que de este tema podríamos hablar y no parar. Pero espero que les sirva un poco la experiencia personal que he tenido si alguien está pensando entrar a un taller y no sabe a qué se enfrentará.~
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter