sábado, 6 de julio de 2013

Escrito por Nicte Yuen en , , | 3:46 p. m. Sin comentarios


Lady Afrodita

Por Nicte G. Yuen 




Ladyafrodita: estoy aquí deseando sentirte muy cerca de mí, imagino hasta el olor que debe desprender tu piel, seguro con aroma de arena revuelto con sal.
 Guerrero´84: no tienes ni que decirlo, pruébame!
Ladyafrodita: lo haría, supongo que tienes CARIBE tatuado en tu piel, y el sol  atrapado en tus pupilas.
Guerrero´84: dónde trabajas mamita? Qué cosas dices!
Ladyafrodita:  trabajo en el lugar más enterado del planeta…jajajaja…Qué le puedes contar a un periódico? Por aquí se sabe todo de todo, hasta lo que jamás quisiera conocer. Pero es bastante monótono: atropellados, encarcelados, asesinados, violaciones, extorsiones, políticos con careta de buenas gentes, la decepción mexicana en primera plana no se porque demonios, el imbécil de nuestro candidato tricolor… y un largo etc. Etc.
Guerrero´84: A B U R R I D O nena…mejor vente para acá, calorcito los 365 días del año.

            Valentina tosió intempestivamente frente al monitor de su computadora, subió un poco más el cierre de su chaqueta y se enredó la bufanda al cuello. Miró molesta directo al aire acondicionado, deseando transformarlo en calefacción.  No comprendió quién necesitaba más aire helado del que ya tenían en pleno diciembre. Fue hasta la cafetera y se sirvió una nueva taza de café, supo que lo necesitaría para el resto de las noticias acumuladas en su escritorio. Unos pasos delante de ella, estallaron risas y carcajadas provenientes de los escritorios contiguos al suyo; sus compañeros capturistas estaban organizando tremenda pachanga para recibir el año nuevo en Vallarta. Samuel, el recién ingresado al periódico hacia apenas ocho días, se comprometió a llevar dos cajas de cervezas, de inmediato recibió una ronda de aplausos y de mentadas de madre por aportar tan buenas ideas. Sin más preámbulo soltó un chiste triple X y otra avalancha de vítores inundaron el lugar. Valentina se encogió en su asiento giratorio y tecleó con evidente ansiedad, al menos para su propia computadora, única testigo de la incomodidad que sentía. Se repitió que ya debería estar acostumbrada, a no ser requerida para las reuniones organizadas en el periódico. Bebió café a sorbos mientras explotaba el griterío de sus compañeros contra sus oídos.  

Ladyafrodita: me encantaría darme una escapadita para allá, pero no tengo vacaciones, al menos no lo que
resta del  próximo año, tú sabes, esto de las malas y peores noticias nunca descansa.
Guerrero´84: no me dejas otra opción, voy a llevarte el sol caribeño hasta tu oficina, afortunadamente yo me tomo vacaciones cuando me viene en gana…privilegios de ser el propio patrón…Qué dices mamita? Me ofreces tu casa cuando ande por tus rumbos?
Ladyafrodita: Cuando te escapes hasta acá, ya sabes adonde llegar, mi casa (cama)te espera, me gustaría ser muyyyyyyyy hospitalaria, especialmente con cierto caribeño!
Guerrero´84: tiéntame mujer, tiéntame que ahora mismo hago las maletas y compró un boleto de avión…pero sin retornó.
Ladyafrodita: eres tan agradable, no conozco a un arquitecto tan simpático como tú…jajajaja eres el único al que conozco…bueno, aún me falta conocerte en persona, pero ya habrá oportunidad.
Guerrero´84: falta de confianza mujer, te sugiero me conozcas en vivo y a todo color, luego pasamos a desnudo y a todo color! Estoy seguro que la foto que te envié ayer no me hace justicia, necesitas palparme. Tú mete mano cuanto quieras.
Ladyafrodita: la próxima foto que me mandes debe ser de cuerpo completo, y al regreso te mandó yo otra, me parece lo justo.

Los pasos alejándose de sus compañeros interrumpieron a Valentina, miró la hora en el reloj, hacia veinte minutos debió checar la salida. El último trago del café ya estaba helado. Volteó hacia la cafetera, ya la habían desconectado, esto le resultó una lastima porque planeaba quedarse una hora más, las noticias seguían a la espera de ser capturadas, porque la conversación con Guerrero´84 la había mantenido alejada de sus labores. Alguien apagó la luz.

Nadie notó su ausencia en los siguientes cuatro  días, sus bronquios terminaron por pedir vacaciones adelantadas, obligándola a permanecer encerrada en su casa. La taza de café que olvidó recoger de su escritorio al retirarse, continuaba ahí cuando regresó ese lunes. Cruzó frente a los capturistas organizadores de la megafiesta en la playa, una incesante tos se escuchaba por encima de las voces, las cuales hablaban del costo de las casetas y de los cuartos de hotel.  Ninguno saludó a la enferma de bronquitis, ni siquiera repararon en ella. Valentina se llevó ambas manos al cuello y comenzó a rascarse por los siguientes cinco minutos, los dedos le temblaban conforme hacia el movimiento arriba y abajo con sus uñas. Se repitió que ya debería estar acostumbrada a la falta del saludo por parte de sus compañeros. Entonces vino una y otra y otra vez esa pregunta, si tuviera otro tono de piel, otras medidas en su cuerpo y un tinte de pelo más a la moda, la saludarían. Negó con la cabeza al tiempo que encendió el monitor. Los miró de reojo, se lamentó no tener tan buen gusto en el vestir, como las chicas que ya hasta  habían comprado bikini nuevo para el  Vallartazo.

Guerrero´84:  Nenita linda! tengo una sorpresa preparada para mi enferma consentida, estoy seguro que te morirás del gusto que te va a dar. Mucho reposo en la cama seguro te quita cualquier malestar. Saludos desde el caribe!
Domingo 9:15 p.m.
Ladyafrodita: Estuve desconectada, una disculpa pero si me sentía algo enferma. Me gustan mucho las sorpresas y la tuya será mi favorita. Saludos desde mi oficina en el periódico. Si, te informó, noticia de última hora, ya regresé al trabajo. 
Lunes 8:05 a.m.
Guerrero´84: Quisiera ver tu cara cuando leas este mensaje en tu compu, quisiera tomarte una foto para ponerla en un marco, compré uno la semana pasada para poner una foto tuya, pero no cualquiera, la que voy a tomarte con mi propia cámara fotográfica en cuanto llegué al periódico para raptarte. Si, nena, acabo de salir del aeropuerto, estoy escribiendo desde el taxi. Te veo muyyyyyyyyyyyyyyyyy pronto!
Lunes 1:30 p.m.

            Valentina leyó el mensaje de Guerrero´84 antes de tomar su debido receso para comer algo,  se paró frente al monitor rígida como una escultura, releyó aquellas líneas con mayor rapidez conforme aplacaba una tremenda comezón en el cuello. Releyó dejándose  caer sobre su silla giratoria. Apagó la computadora, metió un par de juegos de llaves en su bolso, tosió intempestivamente apretando la bufanda, desconectó los cables y salió de la oficina. Atrás quedaron las charlas sobre los antros más IN de Vallarta. Nadie notó su escapé del periódico en horario no permitido para salir de la oficina.    
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter