jueves, 5 de septiembre de 2013

Los griegos y sus cuenta cuentos. 

Una de las cosas que llaman la atención de la Iliada, es que es denominada "poema épico"; así es, en su estructura original (escrita) estaba concebida como un poema (estrofas y versos). 

Sin embargo, no era un poema tal como lo conocemos. Era, esencialmente, una canción y como tal sonaba en las plazas donde se reunían los griegos, a escuchar esa historia acerca de una batalla lejos de sus tierras Aqueas. 

El Homero "original y único" quedó perdido en el tiempo.

Homeros. 

Los "rhapsodas", o cantantes de poemas, eran denominados homeros (así, como unidad no como nombre individual). Lo cual nos da a entender que había muchos "Homeros" a la vez, cuya función era la de cuenta historias. Pero hay un dato curioso acerca de estos personajes. Eran ciegos; y por lo general Espartanos. 

Esparta, con su cultura bélica, no permitía la vida de aquellos recien nacidos que presentaran deformidades físicas (no eran buenos para la guerra, perderían su función en la sociedad). Sin embargo, una vez que el niño nacía, los papás (nada inhumanos, por más espartanos que llegaran a ser) se encariñaban con el infante; y si ese infante resultaba tener un defecto en la vista, su destino no era la muerte, sino el de ser un Homero, un cuenta historias. 

Uno de esos Homeros, decidió juntar varias de las versiones cantadas, cotejarlas y al final poner por escrito una versión "definitiva" de esa canción (Iliada) que llevaba por lo menos 3 siglos cantándose. 

El libro de la Iliada solo narra alrededor de 54 días de una guerra de 10 años.


La Iliada como realidad histórica. 

Ilión, o Troya, fue una ciudad verdadera. Sin embargo, como los propios homeros, hubo varias "Troyas" fundadas y la exactitud geográfica quedó perdida en el tiempo. Es tomada, en general, como una ciudad costera del medio oriente, puerto de comercio, rica, lujosa. Era una potencia económica en su tiempo, con mercancías tan exóticas y valiosas como la seda. 

La guerra de Ilión, históricamente hablando, resulta de la invasión de los pueblos Aqueos a una de estas ciudades costeras. Una invasión, un pillaje y una conquista económica que resulta en una expansión geográfica y de poder de la antigua Grecia. 

Entonces, ¿qué con la "historia" que nosotros hemos leído y los homeros se dedicaron a cantar? El mejor ejemplo en el que puedo pensar es en la propaganda de guerra actual; el país invasor se inventa una agresión, un designio divino, una búsqueda de la justicia y el honor...  ataca al país invadido. 

Sin embargo, algo rescata a la Iliada de ser solamente una "propaganda de guerra"(además de que los bandos involucrados dejaron de existir hace milenios); su valor literario, Homero, utiliza todas las formas literarias que ahora se conocen; concede al pueblo invadido una identidad única, la respeta y la conoce; no hay realmente malos y buenos, la narrativa nos coloca del lado de quien protagoniza la rhapsodia (capítulo o canto) sea Héctor por parte de los troyanos o Aquiles por parte de los Aqueos. 

La locación exacta de la ciudad invadida es un misterio.


La Metaficción dentro de la Iliada. 


Los Homeros se las sabían de todas, todas. Tenían el imaginario colectivo de los Griegos en la punta de la lengua; conocían a la perfección a los dioses, sus relaciones e historias; a los héroes, a los reyes, a las víctimas, las tragedias, las genealogías... la cultura entera de una civilización en las lenguas de unos hombres ciegos; al final de cuentas, Espartanos, en su lucha propia, siempre listos para cantar sobre los conflictos de los dioses y los hombres.

Dentro de los próximos post, me dedicaré a narrar de manera concisa la metaficción que rodea a la Iliada; y esto es, las historias que rodean a los personajes antes de la guerra, los acontecimientos que suceden antes de la guerra, la preparación de la guerra y lo que ocurre después. Cosa que en la historia del libro no pasa (la historia solo cuenta 56 días de lo que es una guerra que duró 10 años). 



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter