martes, 17 de octubre de 2017

Escrito por axlmar en , | 2:08 p. m. Sin comentarios

Machismo o poco talento femenino.



El premio Nobel, nace a raíz de una controversia, el rico empresario Alfred Nobel, después de tener remordimiento de conciencia, por ser inventor de armas, en su testamento dejó especificado que cada año se reconociera la labor de artistas, humanitarios, científicos y médicos, en las categorías de Física, Química, Medicina, Literatura y Paz.

Hay un refrán que reza, “lo que empieza mal, acaba mal”, tal vez debería manejarse con más cautela un premio que nació del remordimiento. Durante los más de cien años que se han entregado las medallas, que además van acompañadas de una fuerte suma de dinero, ha causado muchas controversias, la mayoría de ellas, por la selección de los ganadores.

Uno de los más sonados dentro del premio Nobel de la Paz, fue cuando al ex presidente de EEUU, Barack Obama recibió el premio, el mismo año que manda a la guerra a su ejército, situación que se fue magnificando en el resto de su mandato.

O en el caso del Nobel de Literatura, cuando un cantautor gana el premio sobre escritores reconocidos que han aportado más a la literatura.  O que escritores de la talla de Borges o Cortázar nunca lo ganaron.

Ha habido también rechazos de ganadores, por cuestiones ideológicas, por cuestiones políticas y, tal vez, por cuestiones más banales.

El año pasado, quiero confesar que fui de las que estuvo, primero atónita ante el anuncio del ganador, y después molesta, yo entiendo perfectamente que las letras de las canciones forman parte de la literatura, son poesía acompañadas por música, eso no lo negaré nunca, mi enfado entraba más en… ¿por qué él?, si los letristas entraban en la terna, ¿por qué hasta ahora?, ¿por qué en más de cien años nunca había ganado otro cantautor?, ¿por qué decidieron que después de 115 años debía ganar alguien que no fuera un literato?, ¿por qué si iba a ganar un letrista, tenía que ser estadounidense?, ¿por qué han dejado afuera a miles de compositores, cuya labor ha sido igual o mejor que la que ha hecho Bob Dylan, y que al igual que él, han generado cambios en generaciones enteras?. Sí, la situación era para entrar en controversia, misma que se extendió al grado de que el Sr. Dylan, nunca fue a recibir su premio.

Ahora bien, los premios se han entregado desde hace más de cien años, la mayoría han sido entregados en la época del feminismo, en el siglo en que se le dio la voz y voto a las mujeres, en el siglo de lucha por la equidad de género, de igualdad de derechos, pero esto parece tenerles sin cuidado a la Academia Sueca, pues las mujeres han sido relegadas en cuestión de los premios. En todas las categorías.

De más de 800 premios que se han otorgado, sólo 47 han sido entregados a mujeres, de las cuales, la mayoría pertenecen a la categoría de Literatura, 14 mujeres han ganado, el resto de los premios desde 1901, han sido asignados a hombres. Estamos hablando de algo menor al veinte por ciento de los ganadores. ¿Dónde está la equidad de género?



Es triste, ver que incluso en estos ámbitos la desigualdad se hace presente, que piensen que las mujeres no tienen el talento necesario para ser acreedoras a un reconocimiento.

Así que si dejamos todavía a un lado que si es buen o no escritor, o si tan siquiera puede considerarse escritor quien ha ganado el premio, deberíamos preguntarnos si aún seguimos en la edad media, donde las únicas mujeres que podían estudiar eran las religiosas, o si continuamos en la época en que se tenían que vestir de hombres o escritoras forzadas a utilizar un pseudónimo masculino para ser tomadas en cuenta.

Por allí dicen que nunca estaremos de acuerdo con los ganadores, es posible que así sea, ya que en casi todos los premios sean locales, nacionales o internacionales, habrá quien esté en contra e incluso quienes traten de boicotear algún concurso. Sin embargo, creo que la situación es un reflejo de nuestra sociedad, mientras haya nepotismo, tráfico de influencias, problemas ideológicos, religiosos y políticos, habrá problemas en la selección de ganadores, y sobre todo, mientras siga habiendo desigualdad de género en el mundo,  lo habrá también cuando se otorgue un premio donde hombres y mujeres compiten sin tener categoría especial por género.


Sólo puedo pensar, que tal como reza el refrán, realmente algo que inició mal, ha continuado mal, y a menos que hagan un cambio radical en cómo se escogen a los ganadores, definitivamente terminará mal. 
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter