viernes, 22 de marzo de 2019

Escrito por axlmar en , , , , , , | 11:27 a. m. Sin comentarios




Cuando se lee un libro, si está bien escrito, es entendido que debe provocar algo en el lector, desde una emoción, evocar un recuerdo o invocar algo que estaba escondido en el mismo. 

Obtener este tipo de emociones y sentimientos, es la aspiración máxima de un escritor, pues como autores esperamos que cada lector viva en carne propia lo que se está escribiendo, mantenerlo pegado a las páginas del libro, que se sienta relacionado con la historia, o que bien empatice con alguno de los personajes. 

Entonces, ¿qué pasa cuando un escritor consigue esto? Pues podemos entender que esto sería la buena literatura, no obstante, para el lector puede llegar un mar de sentimientos que a veces no logra descifrar y, en ocasiones, le deja pensando después de la lectura. 

Aquí les dejamos un listado de las principales frustraciones de un lector. 



1. Matan a tu personaje favorito. 
Es bien sabido que los buenos escritores no temen matar a sus personajes, muchas veces como lector, tu peor miedo, sobre todo, cuando ya te encariñaste con un personaje, es que el autor haya decidido matarlo y que a medida que pasan las páginas, compruebes que tu miedo se hizo realidad.

2. La historia no termina bien. 
Somos una generación Disney, por lo tanto, esperamos que las historias terminen con un “y vivieron felices por siempre”, sin embargo, los escritores en sus libros hacen un reflejo de la vida, y recordemos que la vida no siempre es justa. Es muy probable que los personajes no encuentren la felicidad… lo que provoca una frustración a los lectores. 

3. Odias al protagonista.
Muchas veces, cuando nos encontramos un libro que nos evoca muchos sentimientos, tiene un protagonista odioso o incluso repulsivo, te dan ganas de ahorcarlo y desaparecerlo de la historia… y lo peor del asunto, es cuando este tipo de personaje se sale con la suya, entonces aquí entran dos tipos de frustración, no tiene un final que te guste y gana a quien odias. 

4. No te puedes sentir identificado con ningún personaje. 
A veces, hay historias muy buenas, pero no las disfrutas como debería, porque no te puedes sentir identificado con nadie, no sientes empatía por los personajes, ya sea porque son muy distintos a ti, o por la cantidad de equivocaciones que cometen… y sí, sucede, puedes sentir emoción por lo que pasa pero cierta indiferencia por los actores de los sucesos.

5. Tu pareja favorita termina separada.
Ocurre también, que la historia termina bien, no matan a tu personaje favorito, no odias al protagonista y te sientes identificado con más de un personaje, pero tu pareja favorita termina separada, o incluso decidieron no estar juntos, o las circunstancias los aparta… y eso es sumamente frustrante. 

6. La peor pareja termina junta.
Por el contrario del punto anterior, resulta que, en ocasiones, la peor pareja, la que no te agrada para nada, es la que se casa, la que incluso tiene hijos, ese par que tú sabes no saldrían bien librados ni de una cita romántica, pero que el autor se empeñó en juntar y que por hacerlo, viene todavía la peor pesadilla, deja separados a los que si deberían estar juntos. 

7. La historia es una saga no avisada.
Comienzas a leer súper a gusto un libro, pero a medida que lo vas leyendo, te percatas de que hay muchos conflictos, no han resuelto ni la mitad y ya estás a unas páginas del final, entonces, cuando llegas a la última página ves que no hay final. Y más adelante el autor anuncia que es la primera parte de una saga. 

8. La historia no tiene final. 
Todavía peor que leer una saga no anunciada previamente, está el leer un libro sin final, que no tiene continuación, por lo que jamás sabrás qué pasó después de la última página y te dan ganas de ir a buscar al autor para que te diga qué sucede con los personajes. 

9. El libro tiene un final abierto.
Aunque algunos consideran muy elegante el dejar un final abierto, para muchos lectores es una pesadilla, porque la historia no termina ni bien ni mal, simplemente te han dejado confundido como si fuera un examen de opción múltiple. 

10. El libro te encantó, pero no encuentras con quien platicar.
Los puntos anteriores podrían ser malos y aun así, como lectores podemos soportarlo, sin embargo, lo peor que nos puede pasar es haber descubierto una historia, un autor, encontrar el personaje más entrañable y no tener con quien discutirlo, está es una de las razones por las que los clubes de lectura y del libro son creados, porque no hay una insatisfacción más grande que el querer compartir algo maravilloso y no encontrar con quien platicar al respecto. 




En fin, éstas son algunas de las frustraciones de los lectores, aunque hay que entender que provienen de libros bien escritos, por lo general si el libro está mal escrito, la mayor frustración es la de estar corrigiendo la ortografía, la gramática o incluso la sintaxis mal usada, en lo personal, cuando así me pasa, dejo la lectura, porque leer para mí debe ser una delicia, un disfrute, y si me pongo a corregir y a pensar en lo mal escrito que está un texto, pues deja de ser disfrutable o tan siquiera entretenido. ¿Y para ti, cuál es tu peor frustración como lector?

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter