viernes, 8 de marzo de 2019




Una vez que se entra al mundo de las letras, siendo mujer, parece una obligación que tus escritores favoritos sean de tu mismo género, y se llevan una sorpresa cuando alguien te pregunta sobre recomendaciones y les respondes con una serie de autores hombres.




El gusto o el deber.

Para mí ha resultado un problema, tal vez, para un escritor hombre no lo represente de la misma manera, en mi caso, la mayoría de los escritores que me gustan son hombres, pero esto es, en medida, porque crecí leyendo a los clásicos. Y con el entendimiento de que el movimiento feminista tiene un poco más de cien años de iniciado.

Antes del siglo pasado, era difícil que se les permitiera a las mujeres estudiar, mucho menos realizar labores “exclusivas” del género masculino. Aunque bien es cierto que hay textos antiguos escritos por mujeres, la escritura, al igual que otras muchas actividades habían sido dominadas por el hombre.

Otro de los puntos, es que el gusto por la lectura es de cada quien, y que yo como mujer no debería de ser cuestionada si dentro de mis favoritos no apareciera ni siquiera una autora, obligar a una persona que por su género sólo guste de artistas de su propio género, es una discriminación igual, creo que lo que han buscado con el movimiento feminista, no es la superioridad sino la igualdad en derechos y la misma libertad, coaccionar esa libertad es un retroceso.

Las primeras escritoras.

Si hablamos de las autoras clásicas, debo reconocer que sólo conocía a unas cuantas, las hermanas Brönte, Lois May Alcott y Mary Shelley, además de las poetas, tampoco era que tuviera una gama impresionante de dónde escoger. Como ya mencioné en algún momento, a Jane Austen la conocí recientemente.

Durante mucho tiempo me agrado Lois May Alcott, de hecho, ella fue una de las razones por las que yo pensé que podría llegar a ser escritora. Y a veces escucho fuertes críticas sobre los temas tocados superficialmente, por su carácter moralista y la calidad casi autobiográfica de su obra. Sí, es difícil, las críticas la despedazan hoy día, sin embargo, ella fue una de las pioneras, si ella no se hubiera atrevido a escribir en su momento, tal vez, hoy día no habría tantas mujeres que se dedican a las letras.

De Jane Austen, dicen lo mismo, desde que no escribía bien, hasta el hecho de que sólo tocaba temas banales y asuntos ridículos, pero si tenemos en cuenta la época en la que vivió, podemos entenderla, no sólo a ella, sino a las mujeres y los problemas típicos por los que pasaban.

Mis autoras favoritas.

Y sí, aunque en mi lista de favoritos, hay muchos hombres, también hay mujeres, y
mientras más tiempo transcurre, voy descubriendo autoras, algunas que entran dentro de mi gusto y otras que difícilmente entraran, pero que no me quita la idea de seguir descubriendo escritoras y de promocionar cuando encuentro una que considero brillante.

Entre mis autoras favoritas están Jane Austen, Agatha Christie, Maya Angelou, Alfonsina Storni, Rosario Castellanos, Margaret Mitchel, Anne Rice, Margartet Atwood, Rosa Montero, Laura Gallegos Cornelia Funke y JK Rowling. Y deseo que esta lista se haga más grande.

En fin, sé que hay más autoras, no todas las mujeres que escriben me gustan, y tampoco es mi obligación que me gusten, pero siempre apoyaré a las mujeres que lo hacen, porque repito, la idea no es que me gusten, sino que cada quien ejerza la libertad de hacer lo que quieren en la vida, y tal vez, en algún momento el número de escritoras será igual al de escritores que tenga en mi lista de favoritos.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter