jueves, 16 de mayo de 2013

Escrito por axlmar en , | 5:15 p. m. Sin comentarios



La catarsis del escritor.



Escribir es maravilloso; aunque muchas personas no se consideren escritores y que tal vez no tengan ese algo que se necesita para escribir ficción. Todas y cada  una de las personas que han aprendido a leer y a escribir, pueden hacerlo. En cualquier momento pueden tomar un lápiz y escribir sobre un papel, lo que piensan, lo que van a hacer, lo que van a comprar.

Pero si esas personas supieran el valor de las palabras, y más aún de las palabras escritas, se tomarían unos minutos diarios para hacerlo.

Escribir es liberador, es dejar emociones, sufrir y reír al hacerlo. No por nada una de las prácticas más usadas entre los psicólogos es la poner a escribir un diario o una carta a sus pacientes. ¿Por qué? Porque al hacerlo estás dejando ir emociones que te dañan, no con eso quiere decir cosas malas. a veces es el mismo amor. Hay ocasiones en que se ama tanto a alguien que si no lo sacas sientes que te asfixias. Pues es igual. El amor, la alegría, el sufrimiento, todo aquello que nos hace humanos lo podemos dejar plasmado en una hoja de papel.

La gente duda del poder curativo de escribir, pero en verdad es algo que calma. Puedes estar de repente muy enojado con alguien, pero  si en vez de soltar todo lo que piensas directamente lo escribes verás que al hacerlo tienes que ordenar las ideas, que el enojo puede ser algo sin sentido, que las cosas no son como inicialmente las concebimos.

Sucede igual con el dolor, al escribir algo doloroso, en el momento puede tal vez incluso doler más, pero una vez escrito, lo lees y puedes tener otra perspectiva de lo que sucede.

No sé si hayan visto o leído “Harry Potter” , pero en la saga, aparece un elemento “El pensadero” ¿qué es eso? Es un objeto donde los magos pueden colocar sus pensamientos. Y después hundirse o adentrarse en ellos… la explicación que da Dumbledore (dueño del pensadero) es que cuando vez los pensamientos desde otra perspectiva le quitas los prejuicios y ves las cosas más objetivamente… Así tal cual, es escribir de forma catártica.

Pone en un papel los sentimientos de culpa, de dolor, de alegría o de amor… en general cualquier sentimiento que alberguemos en nuestro ser. Lo vemos con una visión distinta, y puede sanar eso que nos molesta. 



Por allí dice uno de nuestros maestros…  por eso los escritores no necesitamos psicólogos… escribir es nuestra propia terapia. Y tiene mucha razón, como mencionó Karla con anterioridad, todos los escritores ponemos algo nuestro en lo que escribimos, al hacerlo nos libramos de aquello que nos ata, de aquello que nos causa culpa, de aquello que nos parece hermoso, en verdad nos hace seres más libres. Desgraciadamente como todos buenos artistas somos más sensibles a las emociones humanas y rápidamente nos volvemos a llenar.

Sin embargo por más llenos que estemos siempre tenemos la escritura para sanar. Si aún no me creen, tomen una pluma, escriban y siéntanse libres de aquello que les daña. Porque escribir como catarsis es mejor que cualquier medicina para alma.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter