sábado, 15 de junio de 2013

Escrito por axlmar en , , , | 6:36 p. m. Sin comentarios


Ejercicios de escritura.

Estando en los talleres de SOGEM te enseñan muchas cosas, una de las principales es que aprendas a dominar las palabras, nunca dejar que las palabras sean las que nos dominen. El idioma español cuenta con una gran gama de adjetivos y de sinónimos, podemos hablar de forma florida o de forma árida.

En uno de los ejercicios la maestra nos pidió dar diez palabras que nos gustaran y diez que no nos gustaran, no por su significado sino por la melodía de la palabra en sí, es decir por la manera en que suena.

Ese listado de palabras las pasaba a otro compañero para que con ellas creara historias, las que no gustaban para escribir una historia de amor y las diez que gustaban para una historia de miedo o terror.

A continuación les dejó mi texto de terror.




El oro del monte.
Por Alejandra Maraveles

Era el sitio correcto de acuerdo a la fotografía que Pablo sostenía en sus manos. Estaban muy lejos del pueblo, a mitad de esa noche de luna nueva, la única luz que se veía provenía de una luciérnaga que se había extraviado camino a su casa. El viento aullaba al pasar dejando un ambiente frío y lúgubre.

 “¿Estás seguro de esto?” dijo Tobías, el otro de los dos amigos que se habían embarcado en semejante expedición. “Esto es lo difícil” respondió Pablo, “mañana regresaremos millonarios”.  Pablo  tomó el mango de la pala y comenzó a excavar, Tobías había prendido una linterna que lo alumbraba tenuemente. De pronto el metal de la pala tocó algo duro. “Parece una puerta” dijo Tobías que sostenía la lámpara. Dándose prisa Pablo buscó  una bisagra y palpando con la mano encontró una aldaba que jaló. Una nube de polvo se esparció en el aire. “Se ve profundo”  observó Pablo “¿Realmente vamos a entrar allí?” Tobías sonrió. “Yo entraré” dijo Pablo mientras se amarraba una cuerda a la cintura “quédate aquí mientras yo lo hago, y estate atento no quiero que me vayas a soltar”.

El muchacho comprobó al nudo de la soga y esperó a que entrara al agujero que había en el piso, la cuerda fue jalándose poco a poco, y él la sostenía con fuerza. La linterna con que había bajado Pablo ya solo le alcanzaba un resplandor azuloso, pero ver ese reflejo y la cuerda que seguía corriendo por sus manos indicaba que su amigo seguía bajando. De repente el movimiento cesó. “¿Estás bien?” gritó desde afuera Tobías. Un débil “sí” se alcanzó a escuchar “hay montañas de oro”. Tobías sonrió al escuchar eso. El nudo que había traído en su estómago se le había soltado un poco. No había comido nada pero recordó la mitad de un chocolate que llevaba en la bolsa de la chamarra. Lo comió con avidez; hizo un puño con la envoltura y  lo aventó lejos. Su amigo ya llevaba varios minutos abajo, el nerviosismo se volvió a apoderar de él. Sacó un cigarrillo, comenzó a fumarlo. Al dar la primera bocanada se imaginó lo que harían con tanto dinero.  Podría lucirse coqueto frente a las chicas en un automóvil nuevo, o mejor aún con una  gran casa como las que sacaban en la televisión. Llevaba varios minutos soñando cuando despertó de sus elucubraciones al escuchar un grito ahogado.

            Se acercó a la boca del agujero y sólo pudo percatarse de un ligero susurro que provenía de abajo. Entonces sintió que la cuerda comenzaba a jalarse. Se deshizo del cigarro y cogió fuertemente la soga, tiró de ella respirando rápidamente. Le estaba resultando muy pesada la tarea,  su amigo no le ayudaba en nada. Por fin después de mucho esfuerzo alcanzó a ver la mano de Pablo. La tomó y lo ayudó a salir. La linterna oscilaba de la cadena amarrada al cinturón. La sostuvo y apuntó a la cara de su compañero. Su cara estaba más pálida que el marfil, ojos muy abiertos y una expresión de horror en el rostro.  “¿Qué pasó?” quiso saber Tobías. “”Un… un Charro… Un charro enorme” balbuceó. “¿Un charro? ¿de qué hablas?” inquirió Tobías. “Era enorme”  continuó Pablo al tiempo que respiraba entrecortadamente “una pierna sobre una montaña de oro, y sobre la otra montaña la otra, el charro, todo vestido de negro, pero sus ojos, eran rojos, ¡Era el diablo!”.  Tobías no comprendía, pensaba que su amigo se había vuelto loco “Voy a bajar” le indicó. “No” gritó con fuerza Pablo, “no, hay que irnos, el diablo está allá abajo, ese dinero está maldito”.

Tobías levantó en brazos a su compañero que no dejaba de temblar y corrió lo más aprisa que pudo hasta llegar con el doctor del pueblo. Todos preguntaban lo sucedido. El pobre Pablo repetía lo mismo una y otra vez, dos días después había dejado este mundo. Y el oro continuaría encerrado en el monte, convirtiéndose en una leyenda más.

¿Pudieron notar las palabras gustadas por mi compañero? Puedes dejar tus comentarios si las lograste ubicar.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter