miércoles, 24 de octubre de 2018

Escrito por Nicky Yuen en , , | 6:59 p. m. Sin comentarios


ESPECIAL DE HALLOWEEN: Cerrando este especial dedicado a la buena literatura de terror, hablaremos de las brujas, la superstición que rodea el tema y en especifico de Las brujas de Salem, la obra de teatro escrita por Arthur Miller. ¿Qué sería de un especial de Halloween sin hablar de brujas?
            En los Estados Unidos y en todo el mundo anglosajón, la superstición  es algo muy persistente, desatando pasiones principalmente en la época de Halloween, la cual se celebra por varios días en torno al 31 de octubre. De hecho es costumbre que la gente se  caracterice como brujos, duendes, fantasmas o cualquier otro ser sobrenatural, jugando a amenazarse unos a otros. Por supuesto esto se hace en un ambiente festivo, y nadie piensa que las brujas pudieran ser otra cosa que las ancestrales ancianas horrendas que volaban en sus escobas, siempre en compañía de un gato negro, pronunciando conjuros, preparando sortilegios y modelando figuras de cera para hechizar a sus enemigos. Si esta clase de personajes estereotipados hubieran existido tal y como se les pinta, hubieran sido un verdadero problema para el pueblo.
            Los juicios de Salem por brujería aluden a un famoso episodio del período de colonización de los Estados Unidos en 1692 en la aldea de Salem, en el actual estado de Massachusetts, en el que fueron condenadas a muerte 19 personas acusadas de brujería, todas mujeres, y se encarceló a un  número  mucho mayor, entre los 200 y 300.  Muchos estudiosos del tema intentan explicar por qué la comunidad de Salem explotó en ese delirio de brujas y perturbaciones demoníacas.  Quizá la más conocida insiste en afirmar que los puritanos, quienes gobernaban la colonia desde 1630 hasta 1692, atravesaban un periodo de alucinaciones masivas e histeria provocada por su propia religión.  


LAS BRUJAS DE SALEM: Es una obra de teatro de Arthur Miller escrita en 1952 y estrenada en 1953, ganadora del Premio Tony. Está basada en los hechos que rodearon a los juicios de brujas de Salem. Miller lo escribió como una alegoría de la fiebre persecutoria y la represión. En prólogo de la obra, Miller señaló que empleo una licencia poética para condensar el número de personas involucradas en los procesos, y que aumento la edad de Abigail de 12 años para que el argumento pudiera salir adelante. Enfatizando que el objetivo es mostrar la naturaleza esencial de uno de  los episodios más extraños y horribles de la historia de la Humanidad.
            La historia trata de un grupo de jovencitas irritadas por la sofocante atmósfera a la que las someten sus padres, se ponen a bailar  desnudas en los bosques, una de ellas, Abigail Williams, bebe una pócima encantada para inducirla a matar a la mujer del granjero John Proctor, con quien ha perdido la virginidad. Y de repente, el diablo parece apoderarse de Salem. Las jóvenes brujas son descubiertas e incitadas por sus terribles acusaciones, todos los habitantes del pueblo son presa fácil de una extraña e incontenible histeria colectiva. Se inicia un juicio, en el que una a una, las víctimas inocentes van cayendo en la trampa de culpas y denuncias.


            La obra Las brujas de Salem o el Crisol, presenta varios temas conectados entre sí, en primer lugar tenemos la histeria de las chicas, al ser sorprendidas bailando por la noche en el bosque por el reverendo Parris, las chicas se asustan y se enferman. Míster Hale, otro reverendo, es requerido para el caso y, sin saberlo, ofrece a las chicas una manera de salir del problema y escapar del castigo: la caza de brujas. El reverendo Hale les dice que si vieron a alguien con el diablo deben decirlo. Esto tiene  un gran impacto en las chicas. Otros temas que se abordan son la intolerancia, el honor y el puritanismo.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter