viernes, 21 de diciembre de 2018

A casi un mes de la Fil,

Han pasado veinte días desde que terminó la trigésimo segunda edición de la FIL Guadalajara, como era de esperarse, hubo editoriales, libros, autores, presentaciones, conferencias y artistas que provenían del país invitado, tal cual sucede cada año, la FIL estuvo repleta de personas que la visitaron.

Debo admitir, que por primera vez tuve la oportunidad de ir, gracias al “Libro Rojo”, ya que obtuvimos pases de prensa, así que les quiero platicar de esa experiencia.

El pase de prensa, al igual que el gafete de profesional que vende la FIL, realmente da muchas ventajas.




¿Qué son los profesionales?

En la FIL, aunque bien es un evento para el público en general, su principal objetivo son los tratos entre profesionales, es decir entre los libreros, editoriales, agentes literarios y autores. Estos tienen acceso libre los días lunes, martes y miércoles, en un horario de 9 a 17 horas, que es cuando dejan entrar al público en general. 

En esos tres días, la gente dedicada al ámbito editorial, hacen conferencias, talleres y abren sus espacios para hacer transacciones. En lo particular, encontré la experiencia maravillosa, poder caminar por los pasillos, cual si fuera Elsa (de la película de Frozen) cantando “Libre soy… libre soy”, porque en efecto es la sensación que da un poco surreal al entrar a una FIL sin pasillos atascados, señoras que te avienten las carriolas, estudiantes interrumpiendo el paso y gente amontonada en los stands, que para acabarla ni siquiera compran libros.

De hecho yo aproveché para mis compras compulsivas, adelanté la compras navideñas, ya que yo cada año regalo libros a mis sobrinos, en efecto, soy la tía ñoña que regala libros. Pero además tomé ventaja de los descuentos que había por toda la FIL, repito todavía estoy maravillada.

La FIL 2018

Algo que me llamó la atención este año es que, en casi todos los stands, estaban colocados letreros con advertencias para los que roban libros. Uno pensaría que la gente que lee no roba, pero al parecer no es el caso, lo que hace lamentable que tengan que poner ese tipo de avisos.

Lo que más me gustó, aparte de la presentación de nuestro libro, lo sé, me gana el sentimentalismo, fue la conferencia magna que tuvo lugar el día domingo 25 de noviembre, en la que asistió Orham Pamuk, premio nobel de literatura, lo acompañó Jorge Volpi, ganador del premio Alfaguara de este año.



Orham, me resultó muy divertido, contó sobre sus experiencias en la escritura, sobre las típicas preguntas que le hacen todos y sobre sus libros. Fue una conferencia agradable que duró un poco más de una hora.

Algo que también sucedió es que este año hubo un día feriado en medio de la FIL, lo que
hizo que la gente se aglutinara de forma impresionante, el sábado primero, hubo casi tanto público como es normal el día de la venta nocturna que siempre es el día viernes, pero en esta ocasión, el sábado había tanta gente que era casi imposible caminar por los pasillos. Aun así, se veían muchas familias, algo agradable a la vista, pues en un país que no lee, con este tipo de eventos puedes tener esperanza de que en futuras generaciones habrá más lectores.

En fin, esta edición fue buena y espero para la siguiente poder disfrutar más, no tener problemas con las transmisiones en vivo y que puedan acompañarnos el día que estemos allí. Hasta entonces… Felices fiestas y muchas lecturas. 
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter