viernes, 5 de abril de 2013

Escrito por axlmar en , , | 4:21 p. m. Sin comentarios



Cómo empezar un cuento o una novela.



Cuando se es escritor, hay algo dentro. Ese algo que te da la necesidad de escribir.  Es una sensación que no es molesta, pero es imperiosa, cómo cuando olvidas algo y te pasas el día entero tratando de recordar que fue lo que se te olvidó. Esta sensación una vez escribiendo, se elimina y a su vez se vuelve liberador. 

Sin embargo, al tratarse de escribir en forma, ya sea un cuento o una novela, el simple hecho de escribir por escribir no funciona acertadamente. 

Esto sucede porque como nos han dicho por allí, no puedes simplemente lanzar toda la verborrea y tratar de crear a partir de allí, eso no es posible, al menos si se trata de un cuento.  Los cuentos tienen sus estructura definida, meter palabras sin sentido le quitarían esa estructura, tal vez el texto terminaría siendo una prosa poética o un anécdota, mas no un cuento.

¿Qué hacer entonces?

Bueno, antes de comenzar a llenar páginas y páginas con oraciones, personajes y demás. Tenemos que realizarnos las siguientes preguntas.

¿Qué es lo que quiero comunicar? ¿Por qué es importante para mí escribirlo? ¿A quiénes deseo que les lleguen mis palabras? ¿Cuál es el propósito de querer decirles eso? y ¿Cómo voy a expresarlo?

Una vez que se tiene el tema, se sabe porque es importante y para quien va dirigido. Además teniendo decidida la forma del texto, si lo haremos poesía, ensayo, carta, cuento o novela.  Se puede empezar a formar el esqueleto de lo que será nuestra obra literaria. 

Si escogemos narrativa (cuento o novela), tenemos que seguir con las siguientes cuestiones.

¿Quiénes serán los personajes? ¿Dónde se desarrollará la historia? ¿Qué elementos necesito saber para poder escribirla? ¿Cuál será el desenlace?

En el caso del cuento, estás preguntas tienen que estar totalmente contestadas antes de escribir, a diferencia de la novela. Esto se debe a la longitud, en el cuento no podemos desviarnos, pero en la novela como dirían nuestros maestros “todo le cabe”.

¿Cómo fue nuestro proceso inicial?

Pues en lo personal, empezamos a planear de qué trataría la novela, desarrollamos los personajes principales y el lugar donde se llevaría a cabo la historia. Inicialmente teníamos una idea (no muy aterrizada) de lo que queríamos comunicar. Pero al paso de los meses de creación, la idea inicial aunque no desechada por completo, ha cambiado a ser complementaria de lo que en verdad tenemos ganas de expresar.

La novela nos da esa ventaja, en un cuento no habríamos podido cambiar nada. Habríamos tenido que aferrarnos a la idea inicial. Al escribir algo más largo, podemos  (y lo hemos hecho) darnos el lujo de modificar muchas cosas, a veces incluso situaciones completas para que la historia cobre vida de forma más lógica y lo más importante, que nos lleve a dónde deseamos.

Tal vez en unos meses volveré a decirles que hemos vuelto a cambiar la idea principal. Realmente es algo que no les puedo prometer, pero sí así es, ya les contaremos como fue ese proceso. ~
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter