miércoles, 24 de julio de 2013


¿Quién fue Arthur Machen?

Fue un periodista Galés que vivió de 1863 a 1947; además fue actor y escritor de cuentos de terror. Curiosamente su característica más sobresaliente (por la que llamó mi atención) es una indirecta a él: Lovecraft, el papá de Cthulu, admiró y en cierta manera mejoró el estilo narrativo de este tal Machen. 


Teniendo esto en cuenta, y siendo fan de los relatos del Cthulu; me llegó la gran curiosidad del "esto es lo que admiraba Lovecraft; ¿de qué rayos trata?"



Serie de cuentos.


Este libro en particular, lleva el cuento bandera de: "el pueblo blanco". Uno de los más famosos del autor; sin embargo, el libro compila otros nueve: Un chico listo, Los arqueros, El gran retorno, La pirámide resplandeciente, Los niños felices, De las profundidades de la tierra, La habitación acogedora, N. y Los niños de la charca (esté último siendo mi favorito).



Estilo. 

Si, el terror u horror es un estilo, sobre todo en su manera de causar ese sentimiento; y la técnica que utiliza Machen queda en claro desde el principio y de manera bastante pragmática a lo largo de su narrativa. El pecado, el ambiente, la psicología, lo prohibido, todos estos factores juegan a lo largo de los cuentos presentados en este volumen. 

Cada cuento tiene su propia línea "terrorifica", por así llamarla. Al inicio del pueblo blanco, por ejemplo, los personajes hablan sobre la verdadera naturaleza del pecado y del pecador; la historia subsecuente narra con estos parámetros. Esto, genera un sentimiento de incomodidad, asombro y al final horror. No hablo de griterías, o que el libro lo suelten por no querer seguir leyendo. El terror viene de la confirmación de estos "pecados" en el personaje de la historia, que por lo general, está lleno de condición humana. 

Terror mágico.

El toque especial en este autor, está en que los seres sobrenaturales y causantes de pánico en los personajes, siempre están relacionados con personajes mágicos (hadas, duendes, y criaturas de cuentos de hadas); pero se presentan como un peligro para el hombre, por su propia naturaleza mística. 



¿Da miedo?

No del que paraliza, tampoco del que te hace gritar. Pero si del que te hiela la espalda, por la realización de que, a veces, el terror está en la propia naturaleza de las cosas, que es parte de la cotidianidad, que está a una sola mirada de atraparnos y arruinarnos el día. 



Si eres fan de Lovecraft lo recomiendo ampliamente.




Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter