sábado, 19 de octubre de 2013

Escrito por Nicte Yuen en , | 6:52 p. m. Sin comentarios

La extraña obsesión de Lewis Carroll por su Alicia



Una de mis historias preferidas desde que era adolescente, ha sido Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo, del escritor Lewis Carroll. Los años han pasado desde aquella primera vez que abrí el libro y quedé fascinada con los personajes: el conejo, el sombrero loco, la falsa tortuga, el gato de Cheshire, y por supuesto con Alicia. La vida me ha dado la oportunidad de visitar en más de una ocasión, el país de las maravillas, y en cada nuevo viaje, he descubierto nuevas cosas, porque la experiencia nunca ha sido la misma. Sin embargo, la historia respecto a cómo surgió esta novela, me resulta tan o más interesante; así como el personaje que era en si  mismo él propio autor de la obra. En esta ocasión, contaré un poco sobre quién fue el escritor y la obsesión tan extraña que sentía por las niñas, en especial por una Alicia.
      Charles Dodgson (Lewis Carroll), diácono en Oxford, profesor de matemáticas y apasionado de la lógica; pasaba infinidad de tardes inventando historias  fantásticas para deleite de las hijas pequeñas del doctor Lidell, el decano de Christ Church en la ciudad de Oxford, hasta un mes de julio del año de 1862, fecha en que la niña Alicia, su preferida, le pidió que escribiría la historia para poder leerla y volver a la lectura cuando quisiera mostrarla a sus amigas. Esa misma noche, comenzó a escribir lo que habría de convertirse en un clásico de la literatura infantil de todos los tiempos.

   
         Lewis Carroll/Charles Dodgson nació un 27 de enero de 1832, fue el tercero de once hermanos, de los cuales ocho eran mujeres. Era un personaje gris, taciturno, introvertido y severo; que logró unir la lógica con el sinsentido, transitar por el terreno de lo irracional y el absurdo. Con los adultos se sentía a disgusto, obligado a participar de las reuniones sociales; pero con las niñas se sentía en su elemento, por lo que tuvo docenas de amigas, con quienes se relacionaba como su igual, como si a través de ellas recuperara su infancia perdida. Su favorita en la década de los sesentas fue Alicia Lidell, en los setentas fue Gertrude Chataway, y en los ochentas fue Isa Bowman; apenas llegaban a la pubertad ya no le interesaban, habían perdido su encanto.

“Por lo general la niña se convierte en un ser totalmente distinto cuando se trasforma en mujer, entonces también nuestra amistad debe adaptarse a esta evolución, lo que se traduce en el paso de una intimidad afectuosa a relaciones de simple cortesía, consistentes en el cambio de una sonrisa o de un saludo cuando nos encontramos”
                                                              Lewis Carroll


Dichas amistades infantiles han sido tema de innumerables conjeturas y especulaciones por parte de los críticos y estudiosos de su obra. Desde cualquier punto de vista eran relaciones anómalas. Incluso con el tiempo, cuando Carroll comenzó a envejecer, él mismo terminó físicamente convirtiéndose en una especie de niña envejecida, las fotografías que le tomaron por aquella época, muestran esa evolución hacia una feminidad más pronunciada.




“Ellas, las niñas, constituyen las tres cuartas partes de mi vida”

            Además tenía un variadísimo repertorio de juguetes para poner a disposición de sus amigas, todo aquello que pudiera interesar a las niñas de los cuatro a los once años. También tenía una colección de trajes y un estudio fotográfico en las habitaciones superiores de su casa, lugar donde las disfraza de gitanas, pordioseras o romanas. Lewis Carroll buscaba situaciones idílicas y marcos muy bellos para retratar a sus amigas, a quienes disfrazaba y leía cuentos, dirigiéndose por carta a sus padres para pedirles permiso para retratar a sus hijas; aunque nunca dijo que alguna vez haría un desnudo, sino “un vestido hecho de nada”. Se sabe que en su legado hay unas cinco imágenes de desnudos infantiles en un sobre cerrado bajo la consigna “quemar antes de abrir”, y que descubrió un investigador en los años 60 del siglo XX.



           

Y como aún hay mucho más por conocer sobre la historia detrás de la novela de Alicia en el país de las maravillas, en la próxima oportunidad continuaré. No dejen de leernos aquí en EL LIBRO ROJO. 
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter