martes, 14 de enero de 2014

Escrito por Nicte Yuen en , , | 8:23 p. m. Sin comentarios
Las Ficciones de Jorge Luis Borges


“Quería soñar un hombre: quería soñarlo con integridad minuciosa e imponerlo a la realidad. Ese proyecto mágico había agotado el espacio entero de su alma”.


Nació en Buenos Aires, Argentina, el 24 de agosto de 1899. Bilingüe por influencia de su abuela paterna, aprendió a leer el inglés antes que en español. En 1914 viajó con su familia a Europa y se instaló en Ginebra, ciudad en la que curso el bachillerato.  Su primera publicación es una reseña de tres libros españoles escrita en francés para un periódico ginebrino. Pronto comienza a publicar también poemas y manifiestos ultraístas en la prensa de España, donde vive de 1919 y 1921, año en que los Borges regresan a la Argentina. El redescubrimiento de su ciudad natal lo mueve a urdir nuevos poemas que reúne en su primer libro, Fervor de Buenos Aires, publicado en 1923, al tiempo que prepara ensayos en los que da a conocer escritores  como James Joyce  o Thomas Browne. Esa tensión entre lo particular y lo general  será la marca registrada de su estilo. Artículos en diarios y revistas, críticas literarias, libros de poemas, de ensayos y de cuentos completan la producción de Borges de esos años y afianzan su nombre en el ambiente literario local.

“El universo (que otros llaman la Biblioteca) se compone de un número indefinido, y tal vez infinito, de galerías hexagonales, con vastos pozos de ventilación en el medio cercados por barandas bajísimas…”
La Biblioteca de Babel

Con Ficciones (1944), obtiene el Gran Premio de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores. Luego dirige la revista  Los anales de Buenos Aires (1946-1948) y preside la SADE desde 1950 hasta 1953. Dos años después se incorpora a la Academia Argentina de Letras y es nombrado  director de la Biblioteca Nacional, cargo que ocupa hasta su retiro.


El asombroso y continuo flujo de ideas se corresponde con la notable variedad temática de sus relatos, algunos de los más famosos son los siguientes:

·         Funes el memorioso: narra la historia de un pequeño dios cimarrón, provisto de un catálogo mental de imágenes que combina desde un catre de campaña.
·         Tlön, Uqbar, Orbis, Tertius: plantea y define la posibilidad de un mundo impersonal regido por el idealismo.
·         El jardín de los senderos que se bifurcan: es la precisa reconstrucción  de una muerte futura.
·         Las ruinas circulares: se trata de una especulación metafísica con la magia.

  


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter