jueves, 3 de octubre de 2013

La promesa de un pueblo. 

Los denominados Aqueos, son todos aquellos pobladores de la región peninsular de la Grecia antigua y las islas subyacentes (sean verdaderas ciudades historicas o inventadas). Así, este último post, se enfocará en tres de los grandes héroes Aqueos; Agamenón rey de Micenas, Menelao rey de Esparta y Ulises rey de Ítaca. 

Anteriormente habíamos comentado la promesa propuesta por Ulises al padre de Helena: todos defenderían el honor de aquel que resultara elegido como esposo de la princesa más bella, así, si alguno de los diversos reyes osaba poner manos sobre la mujer, los demás buscarían vengar la ofensa invadiendo el reino del ofensor. 

En este estado "détente" vivieron los pueblos Aqueos hasta el momento en que Helena fue raptada por Paris. 

Agamamenón, rey de hombres.


Agamenón es durante gran parte de la Iliada, un rey corrupto e insensato.





Agamenon y Menelao fueron expulsados de su reino legitimo, Micenas. Ya estaban en edad adulta y tenían la educación política y militar necesaria para intentar recuperar su reino. La versión de su expulsión es ambigua, pues no se sabe con certeza si estos fueron personajes históricos reales o no. Sin embargo, lo que importa para este relato, es que Agamenón buscó el apoyo militar en Esparta, lo obtuvo y recuperó su reino. Después unió a todos los pueblos Aqueos bajo el reinado de Micenas, algo así como un rey de reyes. 

Se casó con Cliptemnestra y a la hermana (Helena) con Menelao. Quedaron unidos ambos hermanos a las princesas espartanas, lo cual les aportó poder militar. Aquí, que la propuesta de Ulises fuera aceptada por todos los reyes Aqueos. 

Al rapto de Helena, Agamenon no pudo mostrase más contento. Gran parte tuvo que ver la ambición de poseer Troya (capital del comercio con oriente). De inmediato, y algunas fuentes relatan que con Menelao más deprimido que furioso, iniciaron los preparativos para la guerra. 

Lo más destacable en estos preparativos es, que Agamenon, habiendo matado en una de sus cacerías por placer a un siervo de la diosa Artemisa, provocó su ira, con lo que la olímpica decidió quitarle los vientos a las naves Aqueas. 

Un vidente presagió que la única manera en que los vientos regresaran y pudieran iniciar la navegación hacía Troya; era que Agamenon sacrificara a su hija Ifigenia en un templo de Artemisa. Cosa, que mediante la promesa de casarla con Aquiles, cumplió. 

Como en el relato de la Biblia, al momento en que el cuchillo estaba por matar a la joven, Artemisa cambio el cuerpo de Ifigenia por el de un siervo. Dicen que Ifigenia vivió consagrada en un templo de la diosa, otras versiones dicen que quedó libre y vivió plenamente. Lo relevante es que, Agamenon rey de hombres, comenzaría a mostrar desde ese momento conductas codiciosas, avaras, homicidas y de beneficio propio que lo llevarían a su irremediable homicidio después de la guerra. 


Menelao, rey de Esparta. 


Menelao, rey de Esparta, es un personaje en continua evolución.


Este personaje, queda quizá opacado en la metaficción por su hermano Agamenón. Algunas versiones lo pintan, antes de la guerra, como un rey dispuesto más al diálogo que a la guerra (por más rey de Esparta que fuera, no era hijo como tal de ese reinado). Incluso, pintan a Menelao como depresivo y algo resignado al enterarse del patrocinio de Afrodita en el rapto de Helena. 

Sin embargo, ante la promesa de todos los pueblos Aqueos y la labor de convencimiento de Agamenón y Ulises, toma fuerza y lleva a cabo la reunión de su ejército y la partida hacía Ilión. 

Menelao, en la Iliada como tal, ya es un personaje de mucho más peso guerrero que su hermano. Lucha en combate uno a uno contra Paris, lo derrota a pesar de que Afrodita lo salva. Exige justicia a los Troyanos ante la ofensa que le hicieron, y también a los dioses justicia ante la protección sin medida de Afrodita con Paris. 

Durante los últimos días de la batalla contra Ilión, Menelao demostró maestría en el combate y valor singular. Inclusive, en Helena, comienzan a aflorar sentimientos de un amor por su antiguo esposo, prueba de la sobrada ineptitud de Paris. 

Al final (y después de algunas aventuras que se narran en la Odisea), Helena y Menelao vuelven a Esparta juntos. 


Ulises, el más listo de todos. 

Odiseo o Ulises, es un personaje conciliador en la Iliada y el principal héroe de la Odisea. 


También es conocido como Odiseo, de hecho la obra homérica conocida como Odisea es el viaje de regreso a Ítaca de Ulises. 

Este personaje es reconocido por su gran ingenio y habilidad conciliadora. La historia cuenta, que como varios de los héroes griegos importantes, fue discípulo del centauro Quirón. Debido a su gran habilidad mental y diplomática, en el momento en cumplir la madurez, fue proclamado rey de Ítaca por su padre. Muestra buen juicio desde el principio, consagrándose a Zeus y Atenea. 

Con el favor de su reino y los dioses, decide ir a Esparta a conquistar a Helena. Sin embargo, después de un incisivo análisis de sus probabilidades, decide optar por Penélope, hija de un rey de menos importancia y proponer la alianza de todos los pueblos para defender al marido de la espartana. 

Al momento en que Paris se roba a la reina, Ulises tenía ya un hijo y vivía bastante bien en su reino. De hecho, decidió que ir a la guerra no era precisamente su plan para el futuro. Así, cuando llegaron a reclutarlo, fingió estar loco. Se desnudó, corría por el campo, haciendo destrozos, cosas de locos. 

Dudaron de él. Así que le tendieron una trampa al más astuto de los reyes. Colocaron una carreta tirada por caballos, Ulises en su locura fingida la tomó y comenzó a correrla sin ton ni son. Entonces, tomaron a su hijo pequeño y lo colocaron en la ruta de la carreta. Si el rey estaba tan loco como decía, no se detendría por nada del mundo. Se detuvo y aceptó su vergüenza. 

Durante la novela de Homero, este héroe es el encargado de las reconciliaciones entre Aquiles y Agamenon, es el principal estratega y ayuda moral de sus compañeros Aqueos. Es posible que su contribución a la guerra de Troya no fuera tan grande como la de los hermanos Micénicos. Sin embargo, como protagonista de la Odisea, su historia toma relevancia desde el momento en que decide no atropellar a su hijo y embarcarse a Troya.   






Hasta aquí lo que puedo contarles de la Iliada. Los griegos tienen tantos detalles de sus personajes que es imposible explicar cada uno de los orígenes de los participantes Aqueos y Troyanos. Lo que puedo recomendar es; echen un vistazo a la lista de protagonistas, lean sobre ellos y después adentrense a la novela de la Iliada. 



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter