martes, 22 de octubre de 2013

Escrito por Nicte Yuen en , , | 7:09 p. m. Sin comentarios
La extraña obsesión de Lewis Carroll por su Alicia
parte II



Y como lo prometido es deuda, en esta ocasión continuaré contándoles sobre la historia o las historias detrás del clásico infantil: ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS.

Alicia empezaba a sentirse cansada de estar al lado de su hermana, sentada en el banco, y de no hacer nada. Una o dos veces había echado una mirada al libro que su hermana leía, pero no tenía grabados ni diálogos.

Charles Dodgson mejor conocido en el universo literario como Lewis Carroll, regaló a la pequeña Alicia Lidell un manuscrito bellamente ilustrado con el título Alicia en el subterráneo. Dicho manuscrito era algo extraño, alejado totalmente de los cánones que regían la literatura infantil por aquella época victoriana del 1862, donde ninguna de las aventuras estaba rematada con una moraleja, que además estaba siendo ridiculizado por la propia Alicia dentro de la novela, porque la mera idea de una literatura didáctica era disparatada. Sin embargo, la historia gusto a cuantos la leían, empezando por las hermanas Lidell y su padre, el decano de Christ Church hasta los amigos de la familia, entonces surgió la propuesta de imprimirse, sugiriendo la idea al autor. Poco después, el propio Carroll le pidió a ilustrador Tanniel, que gozaba con gran prestigio por aquella época, para que realizará las ilustraciones de su obra, lo cual el mismo pagaría. A partir de ese momento, comenzó a reelaborar la historia, añadiendo nuevos capítulos, ampliando otros, agregando sus famosos poemas humorísticos, para finalmente salir a la luz en el año de 1864, bajo el título que actualmente conocemos. El éxito fue inmediato, todos en Inglaterra lo leyeron, no sólo los niños, también los adultos estaban encantados con la Alicia de Carroll; además la propia reina Victoria estaba entusiasmada con la historia, pese a que muchos la identificaban con la reina de baraja a quien tanto gustaban las decapitaciones.
            
Pero la crítica de aquellos años, no consideraba como un autor serio a Carroll, para ellos no tenía ningún prestigio, especialmente porque se apartaba de todas las convenciones literarias. No había alguna corriente o escuela al cual ascribirlo, pues no encajaba con ninguna. Y no fue hasta después de la primera guerra mundial cuando la obra de Carroll comenzó a reconocer la importancia literaria, sobre todo por el uso y creación de un nuevo lenguaje, y por  implementar los más revolucionarios experimentos literarios.
            

La obra permitió al autor evadirse de ciertas manías y obsesiones profundas; al crear un mundo donde el absurdo era el único principio aplicable, y la incomunicación la regla. Con esto Carroll exorcizaba el absurdo de su tiempo y la incomunicación de su propia vida. La excentricidad de Charles Dodgson encontró la válvula de escape que necesitaba, a través de la creación de Lewis Carroll y sus obras infantiles.

O el pozo era muy profundo o ella caía muy lentamente, porque tuvo tiempo suficiente, mientras caía, de ver todo cuanto había en su derredor y de preguntarse qué sucedería después.

            En el mundo que encontramos al leer las obras de Carroll, encontramos los opuestos, lo grotesco y lo tierno, existe una mezcla de elementos lógicos con elementos oníricos, es una realidad distinta a la real. Además sus obras pueden leerse de varias maneras, y tener múltiples interpretaciones. Los críticos amantes de las teorías psicoanalíticas parecen coincidir en que el viaje de Alicia es un intento por reintegrarse al seno materno, donde los encuentros con los diferentes personajes grotescos del relato, representan los impedimentos que el mundo real le anteponen para poder regresar a la raíces de la vida; incluso dicen que el lago de las lágrimas representa el líquido amniótico. Porque bajo el disfraz de la locura, el autor nos muestra lo efímero.


           


Y como aún no terminó de contarles, la próxima semana continuaré hablándoles sobre las drogas y las sustancias alucinógenas dentro de la novela de Alicia. No dejen de leernos aquí en el LIBRO ROJO.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter