jueves, 9 de enero de 2014

A orillas del cuento me senté y lloré.


La pregunta que da título a esta entrada la hice tiempo después de haber visto la película "la increíble vida de Walter Mitty"; filme recomendado por muchísimas personas y que, al finalizar, me dejo con una sensación extraña.


La historia de Mitty ya había aparecido una vez en pantalla grande y otras cuantas en teatro.

La respuesta vino con una broma; me preguntaron si la historia estaba basada en algún hecho real, contesté: "Sí, en la vida de Paulo Coelho". Allí mi extraña sensación, la historia y la ejecución de la narrativa me pareció altamente cargada de eso que llaman "superación personal". 


¡Oye, tranquilo viejo alquimista! 


Hay un estigma marcado en estas historias o narrativas de superación; es cierto que la sociedad y sobre todo el consumidor hacen de este tipo de libros un nicho vende unidades, situación que sustenta su popularidad. Aún así, hay una marca en estas historias que no termina de atraparme, es lo que en mi fuero interno conozco como el "síndrome del protagonista". Es decir, al protagonista le rodea un aura protectora que, a pesar de todo, sabes dentro de ti que nunca le pasará nada y no solo eso, además, el escritor intenta enseñarte una lección moral a través de la narración. Si el protagonista puede.... tú también.



Claro que se requiere habilidad para crear un libro de superación, si fuera fácil está imagen los sacaría de sus problemas y los motivaría a seguir adelante. 

He leído libros de superación personal, por necesidad, por exploración, por la desesperación de no saber que hacer. "Más Platón y menos Prozac" me ayudó a salir de una depresión (sin medicina incluida), "el manual del guerrero de la luz" hizo que pensara en algunas reacciones que tenía ante la vida, es decir, todo sirve sabiéndolo usar. Al final, si el libro te queda, lo lees. 

Pero, ¿y la narrativa? 


La literatura decide morir. 


Esa situación llamado narrativa siempre sufre las consecuencias en un libro de superación personal. En el caso de la película de Mitty la historia original la escribió un tal James Thurber. Sobra decir que la trama es totalmente distinta y el objetivo, también. 



James Thurber es el autor del cuento "la vida secreta de Walter Mitty" publicado en 1939.
Descubrí, después de este post charlatán, que la sensación rara que me deja la superación personal y la película de Walter Mitty es; no me creo lo que me están diciendo. Es algo que la literatura cuida muchísimo, la verosimilitud, todo tipo de literatura (incluida la fantástica y la ciencia ficción, cosa rara ¿no?).


Al final, lectores, lo que realmente importa es que se queden con algo en su interior, una sensación, una sorpresa, una idea y eso lo pueden lograr de muchísimas maneras. 




Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter