viernes, 14 de febrero de 2020



Cuando entramos a clases de escritura nos dicen que ya se han escrito de todos los temas sobre los cuales podían escribirse. Que los griegos abarcaron cada uno de ellos.

Es una fuerte desilusión cuando esperas crear algo novedoso y atractivo para la gente de tu generación y las posteriores. Sin embargo, si desde los inicios de la literatura se ha escrito sobre amor, entonces, por qué seguimos buscando historias de este tema.

Tengo la creencia que es uno de los principales temas de la condición humana, aún en las novelas de ciencia ficción o de terror, podemos encontrar romance entre los personajes secundarios o, incluso, los protagonistas. La gente solitaria ansía ese romance, para vivirlo a través de ellos, y los que tienen pareja, se sienten empáticos con ellos.

Entre todos los sentimientos que podemos tratar en un escrito, el odio, la venganza, el miedo, la tristeza, lo más probable es que esté ligado al amor de alguna manera, odiar alguien porque quiere a la misma persona que tú, querer venganza porque alguien te traicionó, miedo a estar solo y no ser querido por alguien, tristeza por perder a quien a amas.

Como escritores, es un trabajo difícil, un amigo me comentaba que era injusto que los lectores pidieran romance cuando la historia era interesante por sí sola, estaba escribiendo de detectives y los talleristas donde estaba revisando la historia le habían pedido más emociones, de hecho, le pedían que creara un romance entre una de las detectives (personaje secundario) y el detective principal (el personaje principal).

He pasado parte de este año analizando doramas, he visto de múltiples tópicos, de guerra, de lucha de poder, de fantasía, de ciencia ficción, policíacos o realistas, en cada uno de ellos aparece la pareja principal, en algunos casos está algo velado si habrá romance, pero inevitablemente aparece.

Esto me resulta interesante, porque son historias que ocurren al otro lado del mundo, lo que
me hace pensar que el tema es universal y no cuestión racial o regional.

Ciertamente, hay libros donde el tema de amor romántico queda relegado a segundo planto, de forma casi obligatoria tiene que aparecer la amistad. Es decir, otra forma de amor. Y podríamos seguir analizando libros y eventualmente encontraríamos: Amor a uno mismo, amor filial, amor a Dios, amor a las mascotas, amor al dinero…

Tal vez los románticos empedernidos sentirán que siempre han tenido la razón, pero es evidente que el amor es el principal sentimiento que mueve al ser humano, entonces, para escribir una historia con carácter universal, tendremos que manejar ese tema y sí, será difícil, porque ya se ha escrito tanto de eso, que habrá que buscar la forma de escribir algo novedoso sobre este tema que parece tan trillado, pero que en definitiva, mueve al ser humano y al mundo mismo.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda

Comparte esta página

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter